El Papa y tres palabras de la Pasión: gloria, Abbá y perdón - Alfa y Omega

El Papa y tres palabras de la Pasión: gloria, Abbá y perdón

Francisco recuerda una vez más durante la audiencia general el incendio de Notre Dame y agradece el trabajo de aquellos que, incluso poniendo en riesgo su vida, han logrado salvar la catedral

Redacción
Foto: REUTERS/Vatican Media

Francisco recuerda una vez más durante la audiencia general el incendio de Notre Dame y agradece el trabajo de aquellos que, incluso poniendo en riesgo su vida, han logrado salvar la catedral

El Papa Francisco dedicó este miércoles su reflexión durante la Audiencia General a la Pasión de Jesús, que estamos a punto de rememorar. Y, para ello, se centró en tres frases que pronuncia Jesús en su últimos momentos.

La primera, «Padre, ha llegado la hora: glorifica a tu hijo». «La gloria significa la revelación de Dios como signo de su presencia salvadora entre los hombres. En la cruz, Jesús manifiesta su gloria porque es allí donde está realizando de forma definitiva la salvación de los hombres. La verdadera gloria es la del amor. En la Pascua comprobamos cómo el Padre glorifica al Hijo, mientras el Hijo glorifica al Padre. Ninguno se glorifica a sí mismo, sino al otro. Así, el actuar de Dios nos tiene que interpelar, para que no busquemos nuestra propia gloria sino la de Dios y la de los demás».

La segunda es Abbá, es decir, papá. El Papa Francisco se refiere a la angustia y la soledad que experimentó Jesús en Getsemaní, momento en el que se dirige a Dios. «Nos enseña a tratar a Dios como un padre, porque en Él se encuentra la fuerza para seguir adelante en el dolor. En la desolación, Jesús no está solo porque está con el Padre. En cambio, nosotros, cuando nos encontramos en situaciones difíciles preferimos muchas veces la soledad antes que decir «Padre» y confiar en Él.

La última alocución de Jesús a la que se refiere Francisco tiene que ver con el perdón: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». Así lo explica: «Era el momento más agudo del dolor; pero es allí donde se llega al culmen del amor, en el perdón, que rompe el círculo del mal. Jesús reza por nosotros al Padre, para que nos envuelva con su misericordia, que transforma y sana el corazón».

Recuerdo para Notre Dame

El Papa habló también del terrible incendió que sufrió la catedral de Notre Dame de París y deseó que su reconstrucción sea «una obra coral, para la alabanza y la Gloria de Dios».

«Aprovecho esta oportunidad para expresar a la comunidad diocesana de París, a todos los parisinos y a todo el pueblo francés mi gran afecto y mi cercanía tras el incendio en Notre Dame», dijo Francisco, según recoge Efe.

Del mismo modo, el Pontífice agradeció a todos los que trabajaron por salvar la catedral, «incluso poniendo en riesgo su vida». «Que la Virgen os bendiga y sostenga la reconstrucción».

Saludó a Greta Thunberg

Al término de la audiencia, el Papa Francisco saludó a la joven activista sueca contra el cambio climático, Greta Thunberg, con la que dialogó durante unos minutos. Esta le mostró un cartel con el eslogan en inglés Únete a la huelga del clima, y el Papa Francisco le contestó: «Sigue adelante. Dios te bendiga».

Alfa y Omega