El Papa nombra a monseñor Becciu delegado especial para la Orden de Malta

El sustituto para Asuntos Generales de la Secretaría de Estado vaticana será el responsable de preparar el capítulo extraordinario de la Orden que deberá celebrarse en los próximos tres meses

Colaborador

El sustituto para Asuntos Generales de la Secretaría de Estado vaticana será el responsable de preparar el capítulo extraordinario de la Orden que deberá celebrarse en los próximos tres meses

El Papa Francisco ha nombrado a monseñor Giovanni Angelo Becciu, sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, delegado especial para el Capítulo extraordinario de la Orden de los Caballeros de Malta. El nombramiento llega «al comienzo del camino de preparación en vista del Capítulo extraordinario que deberá elegir el nuevo Gran Maestro de la Soberana Orden militar y hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta».

En la carta de nombramiento, fechada el 2 de febrero, el Papa explica que su delegado «actuará en estrecha colaboración» con el Ludwig Hoffmann von Rumerstein, lugarteniente interino de la Orden, «para el mayor bien de la Orden y la reconciliación entre todas sus componentes religiosas y laicales». El delegado acompañará y sostendrá al lugarteniente en la preparación del capítulo extraordinario: juntos decidirán «las modalidades de un estudio en vistas de la oportuna actualización de la Carta Constitucional de la Orden y del Estatuto Maltés».

En concreto – escribe el Papa – monseñor Becciu está llamado a ocuparse de todo lo que concierne a la renovación espiritual y moral de la Orden, especialmente de los miembros profesos, para que se realice plenamente el fin de «promover la gloria de Dios mediante la santificación de los miembros, el servicio a la fe y al Santo Padre y la ayuda al prójimo». Hasta el término de su mandato, es decir, hasta la conclusión del Capítulo extraordinario que elegirá al Gran Maestro, el delegado –precisa el Pontífice– será su «exclusivo portavoz en todo lo que concierne a las relaciones entre esta Sede Apostólica y a la Orden». «Por lo tanto, le delego todos los poderes necesarios para decidir las eventuales cuestiones que pudieran surgir en relación con la ejecución del mandato que le ha sido confiado».

El nombramiento del delegado tiene lugar después de la crisis en la cual se encuentra la Orden de Malta con la renuncia del Gran Maestro Fray Matthew Festing y la reincorporación del Gran Canciller, Albrecht von Boeselager, licenciado el pasado mes de diciembre. El jueves, en conferencia de prensa, el Gran Canciller expresó su gratitud al Papa por haber llevado a una rápida solución de la crisis, afirmando que «la fidelidad de la Orden de Malta al Sucesor de Pedro es una elección irrevocable».

El Gran Canciller explicó también que «la intervención del Pontífice no ha sido una interferencia ni una violación de la soberanía de la Orden, ya que se ha interesado en su dimensión religiosa y no estatal». La elección del nuevo Gran Maestro tendrá lugar en los próximos tres meses, como previsto por la Constitución, pero la fecha no ha sido aún fijada.

RV