El Papa Francisco vuelve a telefonear a las Carmelitas Descalzas de Lucena

Las Carmelitas Descalzas de Lucena (Córdoba) han vuelto a recibir una llamada telefónica del Papa Francisco, quien se puso en contacto este pasado sábado con dicha comunidad de religiosas de clausura, dada la amistad que mantiene Su Santidad con la priora del convento, sor Adriana de Jesús Resucitado, que es de nacionalidad argentina, al igual que el Sumo Pontífice

Colaborador

Las Carmelitas Descalzas de Lucena (Córdoba) han vuelto a recibir una llamada telefónica del Papa Francisco, quien se puso en contacto este pasado sábado con dicha comunidad de religiosas de clausura, dada la amistad que mantiene Su Santidad con la priora del convento, sor Adriana de Jesús Resucitado, que es de nacionalidad argentina, al igual que el Sumo Pontífice

Según han confirmado a Europa Press fuentes del Obispado de Córdoba, esta nueva llamada es la cuarta que realiza al convento lucentino el Papa Francisco en los últimos dos años, y en esta ocasión ha querido transmitir, a través de las religiosas, dos mensajes, siendo el primero una advertencia general para los creyentes de que «el demonio entra por el bolsillo» y el otro un llamamiento a la necesaria unidad de los cristianos.

Así, según han avanzado ABC Córdoba y Diario Córdoba, el vicario episcopal de la Campiña y párroco de San Mateo en Lucena, David Aguilera, ha detallado que a las 16:00 horas del pasado sábado el Papa Francisco telefoneó a la clausura lucentina, sin embargo, las monjas no cogieron el teléfono, ocupadas en alguno de sus menesteres cotidianos, y Su Santidad les dejó su saludo en el contestador.

Tan solo unos minutos más tarde, la llamada de Su Santidad fue acogida con júbilo por las religiosas y las cinco monjas que actualmente residen en el convento de San José, pudieron conversar con el Papa Francisco por espacio de unos 20 minutos.

Según el relato del párroco lucentino, «les pidió que recen por la unidad de los cristianos y de las familias y que vivan la austeridad y la pobreza», ya que el Papa «sabe que las monjas de clausura se dedican a la oración y cuando tiene especial interés en que se rece por algo contacta con alguna de ellas». En esta ocasión, la frase que más subrayó el Sumo Pontífice en su conversación fue la ya mencionada de que «el demonio entra por los bolsillos».

Anteriores llamadas

Con esta ya son cuatro las llamadas del Papa Francisco a las monjas lucentinas. La primera fue hace dos años y felicitó a las monjas y al pueblo de Lucena, dándose la circunstancia de que en un par de ocasiones, al igual que ahora, el papa dejó un mensaje previo en el contestador telefónico.

En uno de estos mensajes el Papa pidió a las monjas que rezasen por la unidad de los cristianos y de las familias y que vivan la austeridad y la pobreza, y también ha querido felicitar en otras ocasiones a las Carmelitas Descalzas con motivo del fin de año.

En una de las ocasiones lo intentó y como le salió el contestador automático, dejó grabado un mensaje diciendo: «que estarán haciendo las monjas que no me pueden atender. Soy el Papa Francisco y las quería saludar con motivo de este fin de año. Voy a ver si un poco más tarde las puedo llamar, que Dios las bendiga».

Europa Press