El Papa escribe una carta al presidente de Nicaragua y le habla de reconciliación y paz - Alfa y Omega

El Papa escribe una carta al presidente de Nicaragua y le habla de reconciliación y paz

En la misiva, Francisco pide al Señor que conceda al país «los dones de una fraterna reconciliación y una pacífica y solidaria convivencia». El presidente Ortega, por su parte, ha rechazado reanudar el diálogo nacional

Redacción
Foto: REUTERS/Oswaldo Rivas

En la misiva, Francisco pide al Señor que conceda al país «los dones de una fraterna reconciliación y una pacífica y solidaria convivencia». El presidente Ortega, por su parte, ha rechazado reanudar el diálogo nacional

El Papa Francisco ha escrito una carta al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en la que apela a la paz y la reconciliación para solucionar la grave crisis que vive el país. El Pontífice ha escrito al mandatario a través de la nunciatura apostólica con motivo de la fiesta en la que el país latinoamericano celebra sus 197 años de independencia.

«Con motivo de la fiesta nacional de Nicaragua, hago llegar a todos los hijos e hijas de ese amado país un cordial saludo, asegurándoles mi oración para que Jesucristo, príncipe de la paz, les conceda los dones de una fraterna reconciliación y una pacífica y solidaria convivencia», escribe el Santo Padre en el mensaje.

No es la primera vez que Bergoglio hace un llamamiento por la paz dirigido al país. Ya el 3 de junio el Papa expresó su dolor por los actos violentos en Nicaragua, llamó a que se encuentre una solución a la crisis por medio del diálogo, pidió que se respete la libertad y la vida de las personas y afirmó que reza por las víctimas y sus familiares.

Acusaciones contra la Iglesia

Paralelamente, la Iglesia católica de Nicaragua, testigo y mediador del diálogo, sigue a la espera de una respuesta positiva por parte del Gobierno para reanudar el diálogo con el que se espera encontrar una salida pacífica a la crisis.

El diálogo comenzó a mediados de mayo pasado, pero se ha desarrollado de forma intermitente y permanece suspendido desde el 25 de junio, cuando celebró su última sesión.

El presidente Ortega ha calificado a los obispos de «golpistas» y cómplices de las fuerzas internas y de los grupos internacionales que, a su juicio, actúan en Nicaragua para derrocarlo.

El 7 de junio, la Conferencia Episcopal propuso a Ortega que adelantara a marzo de 2019 las elecciones fijadas para 2021 y que renunciara a presentarse a la reelección, pero el presidente lo rechazó y opinó que la propuesta mostraba que los obispos estaban «comprometidos con los golpistas», según dijo el 19 de julio.

No al diálogo

Sin embargo, Ortega ha descartado retornar al diálogo nacional por considerar que «sencillamente no funcionó», y ha dicho ahora su Gobierno está trabajando en conversaciones «desde la base» con la misma población de las comunidades y de los barrios. El presidente hizo estas declaraciones en una entrevista con el canal alemán Deutsche Welle en Managua.

«¿Pero no va a haber un diálogo con las partes sentadas en una mesa redonda, con alguien como mediador?», insistió la periodista del canal alemán, a lo que el mandatario respondió: «No. Estamos trabajando desde la base, que es lo más importante».

Alfa y Omega/Agencias