El Papa enviará 150.000 dólares de ayuda humanitaria a México - Alfa y Omega

El Papa enviará 150.000 dólares de ayuda humanitaria a México

Mientras en Oaxaca todavía hay 200.000 personas afectadas por el terremoto del 8 de septiembre, «el del martes en Ciudad de México se robó toda la atención», lamenta el responsable de Comunicación de Cáritas Mexicana. La capacidad de respuesta de la Iglesia en el país se ha visto afectada. La ayuda de Cáritas de otros países y los 150.000 dólares que enviará el Papa apuntalarán sus esfuerzos

Redacción
Foto: Cáritas Mexicana

El Papa Francisco enviará una primera donación de 150.000 dólares para dar asistencia a los damnificados del terremoto que asoló México el pasado martes y que ha causado más de 250 muertos.

La ayuda del Santo Padre se tramitará a través del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral y será distribuida en colaboración con la Nunciatura Apostólica entre las diócesis más afectadas.

Concretamente, el dinero se empleará en «obras de asistencia para las víctimas del terremoto y quiere ser una expresión inmediata del sentimiento de cercanía espiritual y aliento paterno hacia las personas y los territorios afectados», ha explicado la oficina de prensa del Vaticano.

Oración a la Virgen de Guadalupe

Esta contribución «acompaña a la oración, especialmente dirigida a la Virgen de Guadalupe, en apoyo de la amada población mexicana». El Pontífice ya aseguró su solidaridad y oración «por toda la querida población mexicana en este momento de dolor» durante la audiencia general de este miércoles.

La ayuda del Pontífice, así como la de Cáritas Internacional y otras entidades católicas, es especialmente bienvenida ya que el seísmo del 19 de agosto ha sorprendido a la Iglesia volcada en la ayuda a los damnificados por el terremoto del 8 de septiembre en los estados de Oaxaca y Chiapas, al sur del país.

Fondos y personal divididos

«El terremoto de Ciudad de México se robó toda la atención –explica a Alfa y Omega Alberto Asiniega, responsable de Comunicación de Cáritas Mexicana–. Ayer mismo el obispo de Cuernavaca, que también ha sufrido muchísimo por este segundo seísmo, dijo que tenían que quedarse con la ayuda que habían recogido para enviar acá». Las diócesis que no se han visto afectadas por ninguno de los dos terremotos tenderán –prevé Asiniega– a dividir sus ayudas.

La ayuda se puede ver limitada también por la falta de personas para atender dos zonas golpeadas por separado. «Aquí en Oaxaca tendríamos que pasar ya pronto a la fase de rehabilitación. Este semana tendríamos que estar entregando los papeles para ello». Sin embargo, no cree que puedan por «capacidad humana nuestra. No tenemos mucho personal, como pueda haber en Cáritas Española».

Afortunadamente, también en esto la Iglesia en otros países se está volcando. «Se trasladó un compañero de Cáritas Honduras que es el referente de Medio Ambiente y Emergencias en América Latina, y este mismo jueves va a llegar personal de campo de Catholic Relief Services», el equivalente a Cáritas en Estados Unidos. Su ayuda es muy necesaria, pues solo en Oaxaca «hay unas 200.000 personas sin techo o cuyas casas o fuentes de ingresos se han visto afectadas. Y sigue habiendo temblores, acaba de haber una réplica de grado 5 de magnitud».

J. C. de A. / M. M. L.