El cobijo de la antigua casa del cura - Alfa y Omega

El cobijo de la antigua casa del cura

Varias familias vulnerables, entre ellas dos venezolanas, se han mudado a pueblos de León para habitar casas rectorales convertidas en viviendas sociales gracias al acuerdo entre Administración e Iglesia

Fran Otero
Yenifer y sus hijas posan en el exterior de la casa de Arcahueja, donde viven. Foto: cedida por Yenifer Carrero

La familia que forman Rafael, su mujer y sus dos hijas y la de Yenifer Carrero y sus tres hijas se parecen. Las dos son venezolanas y han tenido que emigrar a España por la situación social y económica del país, pero también por verse perseguidos por sus ideas políticas, como es el caso de la de Rafael [por eso no aparecen en las fotos y prefieren omitir apellidos]. En los dos casos migró primero un integrante de la familia y luego el resto. Y las dos –más coincidencias–, viven en pueblos de León, en antiguas casas rectorales rehabilitadas gracias a un convenio firmado entre la Junta de Castilla y León y el Obispado dentro del programa Rehabitare. Una iniciativa que, a la vez que ayuda a familias vulnerables con hijos, da vida a los pueblos de la España vaciada.

Según explica Pedro Puente, vicario de Asuntos Económicos y Sociales de la diócesis leonesa, en los últimos años se han puesto a disposición de las autoridades ocho casas. Cinco ya están ocupadas, una se está terminando y otras dos están en proceso de reforma.

Exterior de la vivienda habilitada en Cimanes del Tejar, que gestiona Accem León. Foto: cedida por Rafael

Rafael y su familia llegaron a la de Cimanes del Tejar, a media hora en coche de León, hace menos de un año. Concretamente, el 18 de mayo. Tienen la fecha grabada a fuego, pues partieron en una furgoneta barata recién comprada rumbo a una nueva vida aún en Estado de alarma y tras pasar el confinamiento, el matrimonio y sus dos hijas, en una habitación alquilada en Madrid. En aquel espacio de 20 metros cuadrados vivió Rafael solo durante unos meses –él llegó a Madrid el 31 de diciembre de 2018 y se mudó ahí en agosto– y desde el 8 de diciembre de 2019, cuando viajó el resto, vivieron los cuatro.

Como esos días encerrados en una habitación, todo el proceso migratorio fue un ejercicio de superación personal. Rafael se estudió la Ley de Extranjería española y, nada más llegar, solicitó asilo. Admitieron su solicitud a trámite y fue derivado a Accem Madrid, donde entró en el programa de acogida. Lo sostuvieron económicamente durante unos meses, en los que no podía trabajar por ley, tiempo que aprovechó para formarse, pese a tener título universitario y haber desempeñado trabajos relevantes en Venezuela. Así se convirtió en contratable: estudió electricidad, fibra óptica, riesgos laborales… «Esto me permitió, una vez me notificaron que denegaban el asilo, pero me otorgaban la residencia por razones humanitarias, trabajar en una empresa de electricidad, mudarme a una habitación y, más adelante, comprar los billetes para el resto de la familia», explica.

La habitación de las niñas de la familia que habita la casa de Cimanes del Tejar. Foto: cedida por Rafael

Una experiencia inesperada

La posibilidad de trasladarse a un pueblo de León llegó gracias a la experiencia de otra familia, también venezolana, que los puso en contacto con Accem León, entidad, junto con Cáritas, encargada de buscar familias para ocupar estas casas rectorales del programa Rehabitare. Entrar en la casa fue la primera experiencia inesperada: «Nos encontramos con una vivienda maravillosa. Con nevera, lavadora, menaje, termo nuevo, caldera de pellets y de madera, televisión, armarios, ropa de cama, toallas, mantas… Tuvimos que quitar hasta los plásticos a los colchones. También había comida y productos de limpieza e higiene personal».

La segunda la protagonizó el pueblo, que se volcó con ellos. Los vecinos se fueron acercando –«siempre con las medidas de distanciamiento por la pandemia», explica Rafael–, para saludar o llevar pan, tortas, frutas, hortalizas… «Fue extraordinario», reconoce.

No es para menos, porque la presencia de esta familia venezolana, además de revitalizar la zona, ha hecho posible que el colegio del pueblo siga abierto. Fue gracias a su hija pequeña: «Si no hubiese sido la quinta alumna de la escuela, la hubiesen cerrado». Además, Rafael ha encontrado trabajo en el mismo Cimanes del Tejar. «A fecha de hoy –concluye–, esta familia de venezolanos está totalmente integrada en la sociedad española».

En Arcahueja, un pueblo del Camino de Santiago, con 200 habitantes empadronados y a apenas ocho kilómetros de León, viven Yenifer Carrero y sus tres hijas desde octubre de 2018. También en la antigua casa del párroco, que tiene tres habitaciones, dos baños, cocina, salón y un amplio terreno donde cultivar hortalizas y verduras y criar unas pocas gallinas. En este caso fue Cáritas Diocesana de León la que gestionó la entrada de la familia en esta vivienda. Yenifer se lo pensó mucho –«me lo preguntaron hasta cinco veces», cuenta– y, finalmente, decidió cambiar la capital por el pueblo. Y ha merecido la pena.

Y eso que, a los pocos meses de llegar a la casa, tuvieron un problema con la electricidad que las obligó a alojarse durante un mes en el hostal de peregrinos de al lado. Una circunstancia que, lejos de ser un problema, las ayudó a conectar más con la gente de Arcahueja. Luego llegaron las visitas, las comidas compartidas –unas veces con paella y otras con arepas– y los consejos de los vecinos para sacar el mayor partido a la huerta y a los animales. «El pueblo nos ha cobijado fenomenal. Igual que Cáritas y el Obispado de León. Ahora puedo decir que no llevo a mis hijas sola, pues tengo a mucha gente detrás», reconoce.

La familia cultiva verduras y hortalizas en el terreno que tiene la vivienda. Foto: cedida por Yenifer Carrero

Conseguido este mismo año el permiso de residencia, Yenifer y su hija mayor son las que sostienen con su trabajo a la familia. A pesar de ser profesora de Educación Infantil, trabaja como auxiliar de geriatría cuidando a una pareja de personas mayores. «Aunque tengo mi profesión, me he enamorado mucho del cuidado de pacientes. Te haces muy humano y descubres el valor de la vida. Además, estoy escribiendo la historia de cada persona que cuido; es una manera de conocer a la sociedad», explica.

Atrás quedaron las dudas a la hora de afrontar el proceso migratorio y meter toda la vida en una maleta de 23 kilos, de romper el cordón umbilical con su patria y la familia, o de la renuncia de su hija mayor a una beca para estudiar Medicina y poder llegar a España como avanzadilla, trabajar y alquilar una habitación para cuando llegase el resto. O los tres años en situación irregular, los trabajos mal pagados o las dificultades para cubrir todas las necesidades.;

Defiende que los pueblos son una buena opción y que necesitan gente con ganas de trabajar y de dar vida. Por ellas no va a quedar. Tienen toda la intención de seguir creciendo y emprendiendo. Hoy son ya parte del alma de Arcahueja. Yenifer no lo dice, pero sonríe cuando se le deja caer.