El cavernícola: reír sin parar con verdades como puños de hombres y mujeres - Alfa y Omega

El cavernícola: reír sin parar con verdades como puños de hombres y mujeres

hoyenlacity

Nancho Novo da vida a un gran troglodita cómico que se ha representado en 30 países. El Teatro Fígaro acoge el monólogo más veces representado en Broadway.

“Iria, cariño, ¿sabes que me han nominado a los Goya? ¿Y qué te vas a poner?, me contesta”. Este breve diálogo, tras el que estallan las carcajadas entre el público, es uno de los cientos, miles, que se pueden escuchar en el monólogo El cavernícola, una representación que lleva tres años en cartel en Madrid y que en cada función en el Teatro Fígaro se llena a rebosar. Y no es para menos.

Nancho Novo lo hace bien, desde luego que sí, no hay duda. Pero gran parte de la culpa de su buen hacer la tiene su ancestro cómico, el actor estadounidense Rob Becker, que a finales de los ochenta escribió Defending the Caveman, una comedia desternillante sobre los miles de malentendidos que surgen entre hombres y mujeres en nuestro viaje juntos de la vida. Sobre la escena, un Nancho Novo que sabe llevar con mucho tino los estereotipos más estereotipos que definen la forma de ser de hombres y mujeres. Y todos ellos entremezclados en situaciones de la vida misma para llorar de reír. Además, Novo juega hasta la saciedad con la interactividad con el público, que se siente un personaje más. Es verdad que las recreaciones son blanco o negro. Yo no soy así, clamarán ellas y ellos al ver la obra. Y es que los fogonazos de luz aturden, ciegan, pero son tan nítidos como la blancura que desprenden; no more.

La obra de Rob Becker –para la que el actor realizó estudios informales de antropología, prehistoria, psicología, sociología y mitología– ha sido representada en una treintena de países y ha sido traducida a más de 15 idiomas. Sólo en EE UU fue vista por más de dos millones de espectadores. Y es el monólogo más veces representado en Broadway.

Novo habla del gen recolector de la mujer y del cazador del hombre. Un elemento nuclear y cíclico de un monólogo divertidísimo de 90 minutos de duración para presenciar en pareja.

Javier Táuler

★★★★☆
Qué: El cavernícola
Dónde: Teatro Fígaro
Calle: Doctor Cortezo, 5
Metro: Tirso de Molina
ESPECTÁCULO FINALIZADO