El Arzobispado de Madrid ante las palabras de Santiago Martín: «No hay más culpables que los terroristas»

Alfa y Omega

El Arzobispado de Madrid ha salido al paso de las declaraciones del sacerdote de la diócesis Santiago Martín, que rápidamente se han hecho virales y en las que el presbítero aseguró que la alcaldesa de Barcelona tiene «una parte de culpa» en los ataques terroristas al no haber instalado bolardos en las ramblas tal y como sugirió el Ministerio del Interior. Aunque, matizó, «los culpables son los asesinos, por supuesto».

«No hay más culpables que los terroristas», ha expresado el Arzobispado en un comunicado emitido poco después de que se conociera públicamente las declaraciones de Martín. Son estos «quienes solo buscan generar miedo y odio y cuyo comportamiento es intrínsecamente perverso, como señaló el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, en la Eucaristía de La Almudena» celebrada este domingo por las víctimas del atentado.

Asimismo, en el comunicado se subraya la necesidad, «en estos momentos», de «estar unidos», tal y como pidió el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, en la Misa por las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils y a la que acudieron un nutrido grupo de representantes políticos de todo signo político, así como los reyes de España.

Las declaraciones de Santiago Martín se produjeron este domingo al finalizar la Misa que celebró en la parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles, de Madrid. En ellas, también afirmó que «si yo fuera abogado de las víctimas estaría ya planteando una denuncia contra el Ayuntamiento de Barcelona por cooperación».

El sacerdote se refirió igualmente a la alcaldesa de Madrid [Manuela Carmena], a la que tildó, como «la de Barcelona, de «comunistas radicales». Las palabras contra la regidora madrileña fueron justificadas por Santiago porque, según relató durante la homilía, el sábado estuvo paseando por la Puerta del Sol y la Plaza Mayor, que estaban «abarrotadas de gente» y «si un asesino hubiese querido hacer una matanza, la habría hecho».

A este respecto, el Arzobispado recuerda en su comunicado una cita bíblica: «No he venido para juzgar al mundo, sino para salvarlo»; y señala que «frente a la lacra del terrorismo, la tarea de la Iglesia es estar al lado de las víctimas y del pueblo que sufre, y recordar la dignidad de todo ser humano».

Alfa y Omega