El arte de evangelizar con «los iconos de hoy» - Alfa y Omega

El arte de evangelizar con «los iconos de hoy»

Tres ilustradores ponen en marcha el proyecto Crealive «para poder evangelizar con nuestros dibujos»

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Babanguda con el iPad con el que realiza sus diseños. Foto cedida por Babanguda.

«El dibujo y la ilustración son un buen modo de evangelizar. De hecho, durante mucho tiempo la Iglesia se ha servido de los iconos para transmitir la fe, por ejemplo», afirma Babanguda, una joven ilustradora madrileña que acaba de lanzar junto a dos amigos el proyecto Crealive. «Los dibujos son como los iconos de siempre en un lenguaje de hoy. Me imagino que dar una catequesis o una homilía también será complicado. Lo importante es que seamos ese instrumento que Dios quiere y estemos disponibles para él. Lo que hagamos llegará a quien tenga que llegar en el momento en que Dos quiere que llegue», añade.

Crealive es una iniciativa de creación artística que quiere divulgar la obra de otros artistas que buscan mostrar su fe a través de sus ilustraciones. El nombre hace referencia a la intención de «crear vida» a partir de trazos y colores, y así «evangelizar con nuestros dibujos», dice Babanguda. Hasta el momento, esta joven, que trabaja como profesora de Religión en un colegio madrileño, ha creado junto a Álex Rooney y Felipe de la Vega el libro Moisés (ed. Bendita María), que cuenta la historia del patriarca de un modo visual y original.

Alex Rooney trabaja en uno de sus dibujos. Foto cedida por Álex Rooney.

Después de lanzar a las redes hace apenas un mes el proyecto Crealive, «nos han llovido las solicitudes y los mensajes, estamos muy asombrados por la respuesta que estamos recibiendo», afirma Rooney. «En realidad, todos necesitamos el apoyo de personas que piensan como nosotros y están en la misma onda, para luego dar el salto de profesar la fe en público. Si Dios te ha tocado de alguna manera, enseguida quieres expresar tu relación con Dios. Es algo natural. Y cuando mucha gente se anima, eso te da mucho ánimo y mucho vigor para seguir trabajando».  

Son ya cerca de 60 los artistas que han mostrado su interés en formar parte del proyecto. «Hemos visto trabajos de todo el mundo y es espectacular la creatividad de la gente para aportar su mensaje de una manera muy sencilla. Lo realmente interesante es que la forma de dibujar de cada uno es muy personal. Cada uno puede aportar un matiz diferente para un mismo motivo», destaca Rooney. 

Ambos empezaron a pintar desde pequeños, algo muy común en los artistas que se dedican al dibujo. «Al principio pintaba de todo y sobre cualquier cosa —dice Babanguda—. Luego estuve una temporada dibujando para algunos artistas musicales, pero hace unos pocos años tuve una crisis personal y me refugié mucho más en Dios. Al final, todo aquello que viví salió en forma de dibujos como una forma de expresar todo lo que me pasaba por dentro». 

No es algo solo para niños

Una nueva generación de ilustradores está empujando fuerte para hacer del dibujo un lenguaje más a la hora de proponer la fe en el mundo de hoy. El dibujante Tomás de Zárate explica las encíclicas y el ángelus del Papa Francisco a través de cómics; otro ilustrador, Francisco Marín, vendió su casa tras un proceso de conversión para crear una editorial y evangelizar así con su arte. En el caso de Patri Trigo (@pati.te en Instagram), su popularidad llegó al viralizarse una imagen de la Virgen de Fátima con una niña. Desde entonces se dedica en cuerpo y alma a dibujar a la Madre de Dios y a Jesús de un modo muy cercano.

Trigo se desmarca del tópico que señala al dibujo como algo orientado solo al público infantil: «Es cierto que para los niños es un lenguaje más intuitivo. Walt Disney decía que dibujaba no para niños, sino para el niño que cada uno lleva dentro. Creo que si damos a las imágenes religiosas un tono de ternura y muy humano, es algo que reconocemos todos: niños, jóvenes y adultos».

Fue «un regalo de Dios» que después de todo aquello tuviera la oportunidad de trabajar en Moisés, un proyecto al que pronto seguirán otros dos libros dedicados al Génesis y a Abrahán. «Yo no soy buena hablando ni dando testimonio», reconoce Babanguda, quien se manifiesta «agradecida por poder llevar de esta manera la Buena Noticia de la salvación de Dios. Creo que Él se ha valido de esto que hago desde niña para poder llegar a otros». 

Para Rooney, «evangelizar con imágenes es complicado. En general, evangelizar no es fácil, eso para empezar, pero dibujar conlleva una pedagogía que necesita un carisma especial». En el caso del dibujo, esta disciplina «te permite mostrar mejor tu vivencia personal de Dios; tu fe, en definitiva. Es una conexión más intuitiva, menos racional, que llega a todo el mundo. De alguna manera, es un lenguaje más fácil».

Moisés
Autor:

Varios autores

Editorial:

Bendita María

Año de publicación:

2022

Páginas:

92

Precio:

9,80 €