Crece en España el número de inmigrantes rescatados; en el Mediterráneo, la tensión - Alfa y Omega

Crece en España el número de inmigrantes rescatados; en el Mediterráneo, la tensión

En España hay más rescatados que el año anterior, al contrario de lo que sucede en aguas internacionales. Lo que aumenta en el Mediterráneo es la tensión. La ONG española Proactiva Open Arms denunció que su barco fue secuestrado durante horas por los guardacostas libios

José Calderero de Aldecoa
Los guardacostas libios en el momento del secuestro denunciado por una ONG española. Foto: Reuters/Yannis Behrakis

En tan solo 24 horas, 439 inmigrantes fueron rescatados por Salvamento Marítimo en las costas españolas. La operación se produjo este miércoles cuando numerosas embarcaciones intentaron cruzar el estrecho de Gibraltar para llegar a suelo europeo. En lo que va de año, según Salvamento Marítimo, son más de 8.000 personas las que han sido rescatadas en aguas territoriales españolas.

Hasta el mes de julio, eran 403 pateras y 7.642 personas las rescatadas. Hasta entonces también se habían producido 19 muertes y 79 inmigrantes habían desaparecido. Esta cifra es superior a la facilitada por los guardacostas españoles en el mismo periodo del año 2016, en el que se produjo el rescate de 2.763 personas, un fallecido y dos desaparecidos. El mes de junio ha sido el que más número de rescates ha registrado en lo que va de año, con 113 pateras y 2.121 personas salvadas, seguido del mes de julio con 99 pateras y 1.741 personas.

Durante el 2016, un total de 464 pateras y 6.726 personas fueron rescatadas por Salvamento Marítimo, con seis fallecidos y 30 desaparecidos. En junio del año pasado, fueron rescatadas 33 pateras y 625 personas y en julio 36 pateras y 352 personas.

Menos rescatados en aguas internacionales

En aguas internacionales el número de personas rescatadas se dispara, aunque los datos son inferiores a los registrados en el mismo periodo de 2016.

En lo que va de año más de 118.000 migrantes han sido rescatados por distintas organizaciones y trasladados a puertos europeos. En el mismo periodo han sido 2.408 personas las que perdieron la vida en el Mediterráneo según el último balance de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Estos datos contrastan con los de 2016, año en el que –hasta agosto– fueron rescatadas más de 265.000 personas y hubo más de 3.200 fallecidos.

Una parte importante de los migrantes han podido salvar la vida gracias a las labores de salvamento desarrolladas por distintas ONG que trabajan en la zona, entre ellas, la española Proactiva Open Arms.

Amenazas de los guardacostas libios

En los últimos días, las labores de salvamento se están viendo afectadas por el hostigamiento de los guardacostas libios. Desde Trípoli se anunció recientemente una ampliación extraordinaria del radio de acción de la marina del país que comenzó a controlar una parte de las aguas internacionales en las que antes operaban las ONG.

Tras el anuncio, Médicos Sin Fronteras, See Eye y Save the Children cesaron temporalmente sus actividades de rescate en el Mediterráneo hasta que se aclare la situación y se garantice la seguridad de sus equipos.

«No está claro si entrando en esa área la operación de rescate de Save the Children puede estar en peligro. De lo que no hay duda es de que la confusión generada por esta nueva situación va a reducir la capacidad de rescate en la zona, lo que puede aumentar la pérdida de vidas», decía la ONG en un comunicado.

Secuestro en aguas internacionales

Uno de los primeros incidentes lo protagonizó el barco Golfo Azzurro, que pertenece a Proactiva Open Arms.

La ONG española denunció este martes que su barco fue secuestrado durante dos horas por los guardacostas libios, que amenazaron con disparar si la tripulación no acataba las órdenes.

«Secuestro #GolfoAzzurro Aguas Internacionales por guardacostas libios. Amenazan con disparar si no seguimos órdenes», publicó inicialmente la organización en su cuenta de Twitter. El fundador de Proactiva, Óscar Camps, informó de que los guardacostas querían llevar el barco a aguas territoriales libias: «Es un secuestro en toda regla».

Un fotógrafo de la agencia Reuters que viaja a bordo del Golfo Azzurro explicó que los guardacostas contactaron por radio con el buque, al que acusaron de navegar «durante meses» en aguas libias y de «causar problemas» a la soberanía del país norteafricano. «Por tanto, os pido que variéis el rumbo y os dirijáis al puerto de Trípoli. Si no obedecéis las órdenes ahora mismo, seréis atacados», advirtió.

La organización finalmente dio por concluido el «secuestro» tras dos horas de «duras amenazas y órdenes» por parte de los agentes libios.

Agencias / J. C. de A.