Comunicado del Arzobispado de Granada

Tolerancia cero con los abusos, ayuda a las víctimas y cooperación con las autoridades. Son los principios que ha aplicado el Arzobispado de Granada ante un caso de presuntos abusos sexuales a menores…

Colaborador

Tolerancia cero con los abusos, ayuda a las víctimas y cooperación con las autoridades. Son los principios que ha aplicado el Arzobispado de Granada ante un caso de presuntos abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes, según un comunicado hecho público el pasado lunes. El texto desmiente lo publicado en algunos medios, que denunciaban que la diócesis no estaba colaborando con lo que se le había pedido desde Roma. «Desde el momento en que se tuvo noticia fehaciente de la acusación presentada ante la Santa Sede por un joven granadino», el Arzobispado «ha seguido escrupulosamente el procedimiento previsto para estos casos por la disciplina canónica». Tras verificar la verosimilitud de la acusación, el Arzobispado «impuso las medidas cautelares a los sacerdotes directamente acusados de los abusos, retirándolos del ejercicio del ministerio sacerdotal», a la espera de la resolución judicial. Además, puesto que sólo la víctima podía presentar una denuncia, «una vez se supo que ésta había sido interpuesta, el Arzobispado se puso a disposición de la autoridad judicial», que está investigando a diez sacerdotes -siete por encubrimiento-, y dos seglares.