Cinco días de fiesta, oración y encuentro

173 parroquias y miles de familias de Madrid van a tener estos días navideños una actividad extra: acoger a los cerca de 13.000 jóvenes de toda Europa que desde este viernes hasta el martes 1 de enero participan en el Encuentro Europeo de Jóvenes que organiza la Comunidad de Taizé

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Foto: Maciej Biłas

173 parroquias y miles de familias de Madrid van a tener estos días navideños una actividad extra: acoger a los cerca de 13.000 jóvenes de toda Europa que desde este viernes hasta el martes 1 de enero participan en el Encuentro Europeo de Jóvenes que organiza la Comunidad de Taizé.

Durante estos días, Madrid va a ser una mini JMJ, un lugar de encuentro para jóvenes de multitud de países y de diferentes credos, o incluso de ninguno. «Esta semana va a ser el lugar de comunión de los jóvenes de Europa. Se van a romper todas las fronteras y nos vamos a unir al que de verdad nos une a todos: Jesucristo», dice el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, en el vídeo de bienvenida con el que la Comunidad de Taizé invita a los jóvenes a participar en este evento.

Fiesta de las naciones

El encuentro comienza el viernes con la llegada de los jóvenes a la parroquia y a la familia que los acoge, para compartir a partir de las 18:00 horas una cena en el pabellón del IFEMA a la que seguirá la oración de la tarde. Después, volverán a las familias y lugares de acogida a descansar para seguir el sábado, domingo y lunes una rutina con el siguiente programa: oración de la mañana en sus parroquias de referencia (el domingo 30 se sustituye por la liturgia habitual de las parroquias) y participación en grupos de reflexión y testimonios preparados para ellos. Luego acudirán al centro de Madrid para comer de pícnic por las calles y participar a las 13:30 horas en la oración del mediodía en varios templos y parroquias: la catedral de la Almudena y las iglesias de la Santa Cruz, del Carmen, San Ginés, San Isidro, San Francisco el Grande, San Millán y San Cayetano, San Miguel, San Sebastián y San Andrés.

A las 15:00 horas comenzarán los talleres en diferentes parroquias y otros lugares en los que se tratarán temas bíblicos, de espiritualidad, de compromiso social, o cuestiones actuales relacionadas con el arte, la cultura o la historia. A las 18:00 horas volverán al IFEMA a tomar la cena y a participar en la oración de la tarde. Todo este programa se repite sábado, domingo y lunes, día este último que finaliza con una vigilia por la paz a la que sigue una fiesta de las naciones en las parroquias de acogida.

Finalmente, el martes 1 de enero, se invita a los peregrinos a acudir a las celebraciones litúrgicas de sus parroquias y luego se pide a las familias de acogida que celebren la comida de Año Nuevo con ellos, para por la tarde encaminarse ya hacia sus países de origen.

Para todos los madrileños

Desde la organización se insiste en que no se trata solo de un evento que tiene lugar en Madrid, sino que se invita a los fieles de toda la diócesis a participar de modo activo durante estos días de oración, talleres y actividades, pues el encuentro está abierto a todo el mundo.

Así, todos estos jóvenes podrán disfrutar de la experiencia de ser acogidos por miles de familias madrileñas, que les han dejado una cama, un colchón o incluso el suelo para extender allí la esterilla y pasar la noche en un saco de dormir. Cada mañana, después de un rápido desayuno, se despedirán hasta la noche, cuando los jóvenes podrán contar las experiencias vividas durante el día.

Además de ello, los madrileños podrán participar en el encuentro en alguna de las 173 parroquias que organizan la oración, las reflexiones y los testimonios de la mañana, así como en los templos que acogen la oración del mediodía a las 13:30 horas, y en los talleres sobre diferentes ámbitos que tienen lugar en la ciudad.

Por último, todo el mundo está también invitado al IFEMA para compartir con los jóvenes la oración de la tarde. En todos estos ratos de oración se entonarán los cantos típicos de la Comunidad de Taizé, alternados con momentos de silencio y de reflexión.

La cruz de Taizé en uno de los últimos Encuentros Europeos de Jóvenes. Foto: Florian Bieser

Las propuestas del hermano Alois

Como siempre en cada Encuentro Europeo, el prior de la Comunidad de Taizé elabora una serie de propuestas para que las trabajen los jóvenes por las mañanas en las parroquias. En esta ocasión, el documento versa sobre ¡No olvidemos la hospitalidad!, y en él el hermano Alois destaca que «la experiencia de la hospitalidad es la que deja más huella, tanto en los jóvenes participantes como en quienes les abren sus puertas» en estos encuentros, e invita a «descubrir en Dios la fuente de la hospitalidad», que «nos lleva a cuestionarnos la imagen que nos hemos hecho de Dios», pues «Él nunca excluye sino que acoge a cada persona», algo que implica tanto a cristianos como a creyentes de otras religiones, e incluso a no creyentes.

Por eso, el prior de Taizé lanza estos días una propuesta de vida tanto a los jóvenes como a todos los madrileños: «En medio de las dificultades de este momento, cuando la desconfianza parece a menudo estar ganando terreno, ¿tendremos todos juntos el valor de vivir la hospitalidad y así hacer crecer la confianza?».

Durante estos días, los jóvenes serán invitados a responder a esta pregunta, un desafío al que tendrá que dar respuesta también la comunidad cristiana en Madrid todavía con más intensidad a partir de ahora, para que este encuentro no se quede en el recuerdo de un bonito evento sino que dé a Madrid y a los fieles madrileños una orientación decisiva.

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo


Talleres para todos

Durante los días del encuentro van a tener lugar, a las 15:00 horas, en diferentes lugares de la ciudad una serie de talleres sobre multitud de temas: bíblicos, espiritualidad, compromiso social, economía, Europa, arte, cultura, historia…, abiertos de manera gratuita a cualquier persona que desee asistir.

Por ejemplo, la parroquia de San Millán y San Cayetano permanecerá abierta sábado y domingo para ofrecer a los peregrinos un rato de silencio y oración personal, y la posibilidad de ser escuchado o de recibir el sacramento de la reconciliación. Por su parte, el cardenal Osoro y el hermano Alois hablarán sobre la oración el sábado 29 en la catedral.

El salón de actos de Alfa y Omega acoge el sábado el taller Imagen de Dios, imagen del hombre: una meditación sobre la fe cristiana a partir de los iconos, por el padre Andrey Kordochkin de la Iglesia ortodoxa rusa. Y el domingo tendrá lugar el taller Dios, ¿anfitrión acogedor o juez todopoderoso? En situaciones de desesperanza o dolor, ¿qué imágenes de Dios pueden prevalecer?, a cargo de Katharina Opalka, una joven teóloga protestante.

El itinerario de fe de Miguel de Unamuno; una conversación a tres bandas entre una mujer musulmana, una judía y una cristiana; la economía según el Evangelio, o la coexistencia entre fe y ciencia son otros talleres que se podrán atender durante estos días.

La lista completa, aquí.


La oración

Los cantos que acompañan la oración de la Comunidad de Taizé son uno de los principales atractivos de este encuentro. La partitura con la letra de las canciones más destacadas se puede encontrar aquí.