Carmen, corazón misionero - Alfa y Omega

Carmen, corazón misionero

Este martes 19 de julio falleció a los 80 años Carmen Hernández, una mujer fuerte de categoría cuajada en la Biblia

José Luis Restán

Este martes 19 de julio falleció a los 80 años Carmen Hernández, una mujer fuerte de categoría cuajada en la Biblia

Carmen Hernández fue una mujer fuerte, una categoría cuajada en la Biblia. Fuerte por una fe esencial que no dejaba nada de lo humano fuera de su radio. Mujer de coraje, con una lengua de fuego para anunciar a Cristo muerto y resucitado, el único a la altura del corazón del hombre que busca siempre, a veces por caminos sombríos y llenos de rebeldía.

Dios llama siempre a través de encuentros y circunstancias, y la vocación de Carmen está inseparablemente unida a su encuentro con Kiko Argüello. Juntos iniciaron una de las experiencias más bellas y fecundas que ha dado a luz la madre Iglesia en la segunda mitad del siglo XX, el Camino Neocatecumenal. En su carta a los miembros del Camino, Kiko Argüello ha subrayado el genio grande de esta mujer apasionada, su amor incondicional al papa y a la Iglesia, su corazón misionero. El Señor, que a veces resulta irónico en su modo de conducir la historia, ha querido reservar una caricia última para la aventura de estos dos grandes amigos en la fe, al permitir que se abrazaran antes de que Carmen emprendiera su último viaje, llena de la misma certeza que siempre ha brillado en su rostro y en su palabra.

El pasado 1 de julio, ya muy deteriorada, recibió la llamada confortadora del papa Francisco. Ella siempre habló a los papas con la desenvoltura del hijo que se sabe amado, y por eso corregido y acompañado. La Iglesia es siempre joven gracias al sí de personas como Carmen, dispuestas a llegar al fin del mundo sin alforja ni sandalias, sin otra riqueza que la de Cristo resucitado.

José Luis Restán/ABC