Cáritas Venezuela advierte a la ONU de «la tasa sin precedentes de suicidios, prostitución y esclavitud» en el país - Alfa y Omega

Cáritas Venezuela advierte a la ONU de «la tasa sin precedentes de suicidios, prostitución y esclavitud» en el país

En una comunicación pública dirigida a Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, con motivo de su reciente visita al país, Cáritas Venezuela se hace eco de «un clamor que ya excede la llamada de socorro que hemos pedido durante varios años y de la voz de nuestra gente, vulnerada y disminuida en su dignidad». Advierte del aumento de niños con gran retraso en el crecimiento, una diáspora masiva de venezolanos que está provocando una fuga de cerebros sin precedente y el incremento de las «nuevas formas de esclavitud», que provocan «tasas sin precedentes de suicidios, prostitución y hermanos atrapados en redes de trata o trabajos forzados»

Redacción
Foto: REUTERS/Ueslei Marcelino

En una comunicación pública dirigida a Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, con motivo de su reciente visita al país, Cáritas Venezuela se hace eco de «un clamor que ya excede la llamada de socorro que hemos pedido durante varios años y de la voz de nuestra gente, vulnerada y disminuida en su dignidad». Advierte del aumento de niños con gran retraso en el crecimiento, una diáspora masiva de venezolanos que está provocando una fuga de cerebros sin precedente y el incremento de las «nuevas formas de esclavitud», que provocan «tasas sin precedentes de suicidios, prostitución y hermanos atrapados en redes de trata o trabajos forzados»

En la nota enviada a Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Cáritas Venezuela detalla a los desafíos humanitarios urgentes a los que se enfrenta el país. El primero se refiere al retraso en el crecimiento infantil a causa de la desnutrición crónica. «Después de evaluar a más de 30.000 niños en estos últimos tres años, Cáritas puede hablar de todos estos niños pequeños que están entrando a su edad escolar con retraso de su crecimiento físico, con el agravante cognitivo, afectivo y social que eso significa para ellos y para el capital humano con el que nos tocará restaurar nuestra nación. Más de un tercio de los niños que estamos atendiendo están ya en esta situación».

La segunda cuestión se refiere a la diáspora masiva de venezolanos. «Uno de cada 13 venezolanos se ha ido ya, buscando un lugar donde la vida sea posible. Estamos perdiendo el alma de nuestro pueblo: se nos están yendo madres, padres, maestros, médicos, investigadores, hermanos, personal humanitario, nuestros ancianos. Estamos perdiendo capacidades, cuidado, memoria y todos los vínculos sociales y afectivos que sostienen la institución familiar».

Las nuevas formas de esclavitud son el tercer aspecto en el que incide Cáritas ante Bachelet, al alertar sobre las lacras «del trabajo precario, la trata de personas y la prostitución que merman la integridad física, espiritual y moral». Como se afirma en el escrito, «son miles los venezolanos a los que se les agotaron los medios y están hipotecando su vida con lo único que les queda, su propia integridad». La situación «nos está asfixiando hasta llevarnos a tasas sin precedente de suicidios, de prostitución y de hermanos atrapados en redes de trata de personas, en el tráfico ilegal, en situación de esclavitud».

La crisis del sistema educativo es otro de los problemas citados por Cáritas Venezuela. «La deserción de nuestro sistema educativo, tanto de alumnos como de maestros y profesores, está desmantelando el futuro del país. Venezuela tiene, ahora mismo, más de la mitad de sus aulas en escuelas y universidades, vacías», se señala.

Asimismo, la nota hace referencia explícita a un serio problema que está pasando desapercibido para la opinión pública internacional, como es «la depredación del medio ambiente por el extractivismo de la riqueza mineral y sobre todo humana. Poblaciones indígenas diezmadas por las epidemias y por una cultura de explotación asociada a la minería ilegal están acabando con una selva que es de toda América».

Alfa y Omega