Cáritas Española: «La vulneración de derechos laborales se ha normalizado»

La organización caritativa de la Iglesia alerta en un informe de la gran precariedad laboral en el sector agrícola, la hostelería y los empleos del hogar, y denuncia «posibles situaciones de trata» detrás de muchos temporeros

José Calderero de Aldecoa
Foto: José Calderero

La organización caritativa de la Iglesia alerta en un informe de la gran precariedad laboral en el sector agrícola, la hostelería y los empleos del hogar, y denuncia «posibles situaciones de trata» detrás de muchos temporeros

Cerca del 60 % de los trabajadores del sector de la hostelería o de los trabajos en el hogar han sufrido algún tipo de vulneración económica. En el sector agrícola este porcentaje se dispara hasta casi el 90 %. Así se desprende del informe Vulneración de derechos laborales en el sector agrícola, la hostelería y los empleos de hogar elaborado por Cáritas Española a partir de 917 entrevistas a personas acompañadas por la institución.

Para Paco Cristóbal, director del Área de Comunicación de Cáritas Española, estos datos reflejan que «la vulneración de derechos» en estos tres sectores «está normalizada». Con palabras de Hilde Daems, experta del equipo de Inclusión de Cáritas Española y encargada de presentar el informe este jueves en la sede madrileña de la institución, «lo normal es no cumplir la norma».

En el campo de la vulneración económica, Cáritas también denuncia que el 30 % de los trabajadores de estos tres sectores cobran menos del salario que les correspondería legalmente; que el 24 % realiza horas extra no remuneradas, y que el 50 % de los temporeros cobran todo o parte del salario en negro.

Sin embargo, la vulneración de derechos que más preocupa en Cáritas no es la que tiene que ver con lo económico, sino las posibles violaciones de tipo penal. En este campo, la organización caritativa de la Iglesia constata que uno de cada 20 entrevistados ha recibido amenazas (13 % en el sector agrícola), que un 4 % vio retenida su documentación (el 12 % de los temporeros), y que otro 12 % reconoce haber recibido un trato humillante, porcentaje que en el sector agrícola se dispara al 22,5 %.

Miedo a denunciar

Ante estas violaciones cabría interponer una denuncia, pero este paso solo lo ha dado un 5 % de los encuestados. «El 70 % de los trabajadores de estos tres sectores no denuncia por miedo a perder el trabajo o porque creen que la denuncia no va a servir para nada», ha asegurado Daems.

Como soluciones, Cáritas insta al Gobierno a ratificar el Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos de 2011 o a modificar el Código Penal para tipificar como delito autónomo el trabajo forzoso, la esclavitud y la servidumbre, diferenciándolos de la explotación laboral.

Asimismo, la entidad pide flexibilizar el sistema de renovación de las autorizaciones de residencia y trabajo, y desvincular dicho permiso a aun territorio concreto o la actividad que la persona pueda desarrollar.

Por último, Cáritas considera urgente impulsar una Ley Integral para todas las formas de trata que incluya y establezca mecanismos adecuados para la protección, recuperación y restauración de las víctimas. Esto acabaría con las «posibles situaciones de trata con fines de explotación laboral o trabajo forzoso que hay detrás del 22 % de las vulneraciones graves de naturaleza penal que se constatan en el sector agrícola», ha afirmado Hilde Daems.

José Calderero de Aldecoa @jcalderero