Benedicto XVI: «Rezad por mí en estos días difíciles»

«Os agradezco las múltiples muestras de cercanía y las oraciones por mí en estos días difíciles. Os pido también vuestra cercanía a la curia romana y a mí, durante nuestros Ejercicios anuales», dijo Benedicto XVI, tras el rezo de su penúltimo Ángelus dominical como Papa, al saludar en alemán

Colaborador

«Os agradezco las múltiples muestras de cercanía y las oraciones por mí en estos días difíciles. Os pido también vuestra cercanía a la curia romana y a mí, durante nuestros Ejercicios anuales», dijo Benedicto XVI, tras el rezo de su penúltimo Ángelus dominical como Papa, al saludar en alemán

Son días de grandes emociones, y cada palabra y cada gesto del Papa son escrutadas al detalle. «Al mismo tiempo, de corazón agradezco a todos su oración y afecto en estos días, os suplico que continuéis rezando por mí y por el próximo Papa, así como por los Ejercicios espirituales, que empezaré esta tarde junto a los miembros de la Curia Romana», dijo Benedicto XVI al saludar a los peregrinos de lengua española.

Como es habitual, Benedicto XVI comentó el evangelio del día, que entronca con uno de los temas centrales de su pontificado: ¿Buscamos al Dios verdadero, o queremos hacernos un Dios a nuestra medida?

El Papa alertó del peligro de «instrumentalizar a Dios para los propios fines, dando más importancia al éxito o a los bienes materiales». Y añadió: «De este modo, Dios se vuelve secundario, se reduce a un medio, en definitiva se hace irreal, no cuenta más, desvanece… En los momentos decisivos de la vida, pero si vemos bien, en todo momento, nos encontramos frente a una encrucijada: ¿Queremos seguir al yo o a Dios? ¿Al interés individual o al verdadero Bien, lo que realmente es bien?»

[w8_toggle margin_bottom=»10px» title=»Texto completo de su intervención:»]

Queridos hermanos y hermanas: el miércoles pasado, con el tradicional Rito de las Cenizas, hemos entrado en la Cuaresma, tiempo de conversión y de penitencia en preparación a la Pascua. La Iglesia, que es madre y maestra, llama a todos sus miembros a renovarse en el espíritu, a re-orientarse decididamente hacia Dios, renegando el orgullo y el egoísmo para vivir en el amor. En este Año de la fe, la Cuaresma es un tiempo favorable para redescubrir la fe en Dios como criterio-base de nuestra vida y de la vida de la Iglesia. Esto implica siempre una lucha, un combate espiritual, porque el espíritu del mal, naturalmente, se opone a nuestra santificación, y trata de hacernos desviar del camino de Dios. Por esta razón, en el primer domingo de Cuaresma se proclama cada año el Evangelio de las tentaciones de Jesús en el desierto.

En efecto, Jesús, después de haber recibido investidura como Mesías –ungido de Espíritu Santo- en el bautismo en el Jordán, fue conducido por el mismo Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. En el momento en que inicia su ministerio público, Jesús debió desenmascarar y rechazar las falsas imágenes de Mesías que el tentador le proponía. Pero estas tentaciones también son falsas imágenes de hombre, que en todo tiempo insidian la conciencia, disfrazándose como propuestas convincentes y eficaces, e incluso buenas.

Los evangelistas Mateo y Lucas presentan tres tentaciones de Jesús, que se diversifican parcialmente sólo por el orden. Su núcleo central consiste siempre en instrumentalizar a Dios para los propios fines, dando más importancia al éxito o a los bienes materiales. El tentador es falso: no induce directamente hacia el mal, sino hacia un falso bien, haciendo creer que las realidades verdaderas son el poder y lo que satisface las necesidades primarias. De este modo, Dios se vuelve secundario, se reduce a un medio, en definitiva se hace irreal, no cuenta más, desvanece. En último análisis, en las tentaciones está en juego la fe, porque Dios está en juego. En los momentos decisivos de la vida, pero si vemos bien, en todo momento, nos encontramos frente a una encrucijada: ¿Queremos seguir al yo o a Dios? ¿Al interés individual o al verdadero Bien, lo que realmente es bien?

Como nos enseñan los Padres de la Iglesia, las tentaciones forman parte del descenso de Jesús a nuestra condición humana, al abismo del pecado y de sus consecuencias. Un descenso que Jesús recorrió hasta el final, hasta la muerte de cruz y hasta el infierno de la extrema lejanía de Dios. De este modo, Él es la mano que Dios ha tendido al hombre, a la oveja perdida, para salvarla. Como enseña san Agustín, Jesús ha tomado de nosotros las tentaciones, para darnos su victoria. Por tanto, no tengamos miedo de afrontar, también nosotros, el combate contra el espíritu del mal: lo importante es que lo hagamos con Él, con Cristo, el Vencedor. Y para estar con Él, dirijámonos a la Madre, María: invoquémosla con confianza filial en la hora de la prueba, y ella nos hará sentir la poderosa presencia de su Hijo divino, para rechazar las tentaciones con la Palabra de Cristo, y de este modo volver a poner a Dios en el centro de nuestra vida.

em>RV

[/w8_toggle]