Así es el apoyo de Inditex al proyecto textil de Cáritas

El acuerdo de 8,5 millones de euros firmado entre Inditex y Cáritas servirá para reforzar el programa de empleo con el que 2.500 personas ya han encontrado trabajo y consolidar Moda re–, el proyecto textil de esta entidad benéfica que ya ha recaudado 48.000 toneladas de ropa para repartir en tienda a sus usuarios

Rodrigo Moreno Quicios
Trabajadores de la planta integral de Koopera, en Bilbao. Esta empresa de inserción de Cáritas recicla residuo textil. Foto: Koopera

El acuerdo de 8,5 millones de euros firmado entre Inditex y Cáritas servirá para reforzar el programa de empleo con el que 2.500 personas ya han encontrado trabajo y consolidar Moda re–, el proyecto textil de esta entidad benéfica que ya ha recaudado 48.000 toneladas de ropa para repartir en tienda a sus usuarios

Desde hace siete meses, Alejo trabaja en una de las 35 empresas de inserción que Cáritas ha puesto en marcha para dar una segunda vida a las prendas que recoge en sus contenedores. «Antes estaba en una asociación de barrio que tenía un programa parecido, pero el proyectó cerró y me quedé desempleado», cuenta a Alfa y Omega. Ahora, es una de las 800 personas implicadas en Moda re–, un proyecto de Cáritas que pretende, por un lado, sustituir los roperos parroquiales entregando ropa en tienda a sus usuarios. Y por el otro, vender prendas de segunda mano en estos locales para financiar proyectos sociales.

Esta iniciativa, que ya ha recaudado 48.000 toneladas de ropa, ha animado a compañías como Inditex, quien apoya a Cáritas desde 2011, a mantener su compromiso con la entidad benéfica. Así, Pablo Isla, presidente de la compañía, califica esta colaboración como una de las «más importantes tanto por su contenido social como por su relevancia medioambiental». Y gracias al convenio que la ONG y este gigante empresarial acaban de renovar, Cáritas seguirá dando una alternativa al excedente textil y creando empleo de inserción hasta 2022.

La ayuda que Cáritas recibe de Inditex permitirá «dar un fuerte empujón a un proyecto de éxito que viene caminando desde hace mucho», explica Manuel León, coordinador nacional de Moda re–. Así, de los 8,5 millones de euros en que está cifrada la ayuda, cinco millones irán destinados al programa de empleo de la ONG y otros 3,5 millones se usarán directamente para la consolidación del proyecto textil.

Según adelanta León, una de las primeras medidas que va a tomar Moda re– tras esta inyección de liquidez es aumentar su número de locales. Actualmente cuenta con 80, pero confía en «superar la centena de sobra». Una expansión que supondrá, además, «un gran repunte en la contratación». En concreto, el responsable de este proyecto textil cree que el número de incorporaciones puede acercarse a las 350, que fue el número de trabajadores que Cáritas contrató con la firma del último convenio con Inditex, en 2017.

Estos nuevos puestos de trabajo se sumarán a los 800 que ya ha generado este proyecto textil. «De ellos, 450 son de inserción y los estamos formando para entrar al mercado laboral», apostilla Manuel León.

300 nuevos contenedores

Más allá de la apertura de nuevas tiendas de Moda re– y sus consiguientes contrataciones, la donación de Inditex a Cáritas también servirá para la instalación de nuevos contenedores de recogida de ropa. De los 4.500 contenedores que actualmente hay repartidos por los colegios y parroquias de más de 30 diócesis, «Inditex ya financió 1.800 con el convenio anterior», explica Manuel León. Según sus cálculos, con esta nueva entrada de liquidez la cifra se podrá ampliar en 300 unidades.

Además, los responsables de Moda re– planean aumentar la «trazabilidad» de los contenedores para «profesionalizar más el reporte de datos sobre lo que recogemos». A través de la instalación de sensores volumétricos, aspiran a saber en todo momento cómo se encuentran de llenos y «planear las rutas y saber si está habiendo robos de las donaciones».

Pero no solo hay contenedores en los colegios y parroquias. Inditex también colabora con Cáritas a través de su proyecto Closing the loop (Cerrando el ciclo), una iniciativa que anima a sus clientes a donar en los establecimientos de esta empresa la ropa que ya no quieran. «Hay un pequeño contenedor blanco que suele estar cerca del mostrador y cuando alguien va, por ejemplo, a Zara, puede depositar su ropa allí», explica Manuel León.

Después, cuando los camiones de reparto llegan a las tiendas para descargar sus productos, se llevan de vuelta las donaciones a las plantas integrales que Cáritas tiene en Barcelona, Valencia y Bilbao. Allí, sus trabajadores clasifican estas prendas para enviarlas a las tiendas de Moda re– o, en el caso de que no sean aprovechables, reciclarlas.

Rodrigo Moreno Quicios


Una apuesta por el empleo

De los 8,5 millones de euros que Inditex ha donado a Cáritas, un total de cinco irán destinados al programa de empleo de la entidad caritativa de la Iglesia. Un servicio que ya ha conseguido ubicar en el mercado laboral a 2.500 personas y que es especialmente útil para perfiles como Alejo, quien cuenta con un certificado de exclusión social.

A través de la Vicaría IV de la archidiócesis de Madrid, Alejo accedió al programa de empleo de Cáritas, donde realizó pruebas de lectura, escritura, informática y recibió apoyo institucional. «Cuando vas allí, les explicas que estás buscando trabajo, cuál es tu situación, los recursos que tienes y a través de servicios sociales te hacen un seguimiento con una trabajadora social del Ayuntamiento», narra.

Gracias a este seguimiento, pudo completar varios cursos de creación de currículos y prevención de riesgos laborales. Además, ha encontrado trabajo en Textil Empleo, una empresa de inserción de Cáritas Diocesana de Madrid ligada al proyecto Moda re– donde permanecerá hasta el próximo junio. Después, entrará a competir en el mercado libre y, como cuenta con título y experiencia de carretillero, espera acabar trabajando en un supermercado.