Arranca la campaña #Invulnerables contra la pobreza infantil

Con el lema Contra la pobreza infantil, contigo somos más fuertes, la campaña #Invulnerables busca financiación para acabar con la transmisión de la pobreza de padres a hijos

Rodrigo Moreno Quicios
Foto: Rodrigo Moreno Quicios

Con el lema Contra la pobreza infantil, contigo somos más fuertes, la campaña #Invulnerables busca financiación para acabar con la transmisión de la pobreza de padres a hijos

«A veces vemos hoy día una falta de valores, pero cuando en la sociedad vamos a una somos imparables», opina el exjugador de baloncesto Sergi Grimau. Lo ha hecho durante la presentación de #Invulnerables, la mañana del miércoles en el CaixaFórum de Madrid. Esta iniciativa pretende recaudar fondos a través de microdonaciones de la ciudadanía para acabar con la pobreza infantil.

Grimau ha recordado que uno de cada tres niños está en situación de vulnerabilidad social y uno de cada diez sufre riesgo de pobreza extrema. Una realidad incómoda que el exjugador ha intentado visibilizar junto al padre Ángel, uno de sus acompañantes en la presentación del evento. «Hace unos años, el Gobierno negaba que existieran, pero en el siglo XXI sigue habiendo niños en riesgo de pobreza», comenta el presidente de Mensajeros de la Paz.

También ha acompañado a Grimau sor Lucía Caram, quien acude a la Biblia para explicar la importancia de trabajar por los más pequeños. «Hay un momento en el que los discípulos de Jesús se pelean por los primeros puestos, repartiéndose las carteras. Y Jesús, viendo lo que hacían, pone en el centro un niño», cuenta la dominica.

Es una de las prioridades de la institución que dirige, Fundació Convent de Santa Clara, que comenzó «repartiendo bocadillos en un convento en 2008». Tras pasar doce años sobre el terreno, la religiosa lamenta seguir viendo caras conocidas y analiza el carácter hereditario de la pobreza. «Al ver a jóvenes con los que hemos trabajado cuando eran niños, nos damos cuenta de que hemos perdido una generación. Sus padres antes no podían trabajar y ahora ellos tampoco».

Para romper esta tendencia, y con ayuda del Programa CaixaProinfancia, la Fundació Convent de Santa Clara lucha «por la igualdad de oportunidades para que los niños puedan ser niños y lo que quieran de mayores». Así, organiza actos de concienciación y busca la colaboración de otras empresas para garantizar derechos que «no están garantizados».

Un ejemplo de esta labor es la campaña que la fundación desarrolla actualmente en Cataluña para abastecer a los niños con los que trabaja de gafas y aparatos bucodentales que sus padres no pueden permitirse. «No hay que esperar a que la pobreza infantil entre en la agenda política, la sociedad civil tenemos que implicarnos porque es un tema de responsabilidad social», opina su directora.

La Fundació Convent de Santa Clara también hace hincapié en la educación y organiza clases de refuerzo para que sus usuarios disfruten de forma plena del derecho a la educación y mejoren su situación. Un empeño que David Velasco, responsable del programa de La Caixa que financia esta labor social, explica. «Llevamos más de diez años trabajando con este programa porque queremos ayudar a los colectivos vulnerables y no hay nada más vulnerable que un niño en situación de pobreza». A su juicio, «invertir en la educación de los hijos es el mejor ascensor social para romper la transmisión de la pobreza que se hereda de los padres».

Todos aquellos interesados en colaborar con la campaña #Invulnerables pueden hacerlo visitando somosinvulnerables.org o mandando un SMS con el texto SOMOSINVULNERABLES al 28014.

Rodrigo Moreno Quicios