Alfa y Omega

Miles de libaneses piden, con el patriarca Raï, la intervención de la ONU

Una manifestación frente a la sede del Patriarcado maronita defendió el sábado la neutralidad del Líbano frente a los intentos de Hizbulá de controlar el país

Redacción

La sede del Patriarcado maronita, en Bkerké (Líbano), fue escenario el sábado de un hecho inusual. En un país que desde hace más de un año es testigo de continuas manifestaciones de protesta, miles de libaneses (15.000 según el Patriarcado) se congregaron en apoyo de la petición del cardenal Bechara Boutros Raï de organizar una conferencia internacional bajo el patrocinio de la ONU para salir del punto muerto en el que se encuentra el país. En medio de una grave crisis económica desde 2019, Líbano no tiene Gobierno desde agosto, cuando el primer ministro Hassan Diab dimitió como consecuencia de la explosión del día 4 del mismo mes en el puerto de Beirut. 

Desde su sede, Raï agradeció a los manifestantes haber «venido para salvar al Líbano». Una intervención de la comunidad internacional como la que pedían, añadió, contribuiría también a preservar la neutralidad del país «para que no vuelva a convertirse en víctima de conflictos y guerras y divisiones», subrayó Raï dirigiéndose a la multitud. «No hay dos estados en una tierra, ni dos ejércitos en un Estado», prosiguió el patriarca. 

«Fuera Irán»

Aunque no aludió al grupo chiita proiraní Hizbulá, entre los manifestantes se escucharon gritos de «Fuera Irán», informa Reuters. Sin presencia de líderes políticos para no politizar la convocatoria, esta contaba con el apoyo de partidos cristianos contrarios a este movimiento, a caballo entre grupo armado y fuerza política. También estaban presentes, añade Naharnet, líderes religiosos chiitas, sunitas y drusos. 

Hizbulá intenta desde hace décadas arrastrar al país de los cedros al ámbito de influencia iraní, lo que lo ha alejado del apoyo de los países árabes del Golfo, sunitas. Dentro de este juego de poder, está siendo uno de los obstáculos que impiden constituir su gabinete al primer ministro designado en octubre, Saad al Hariri. Al mismo tiempo, su creciente influencia ha alejado las inversiones occidentales, claves para salir de la crisis, y frenado las reformas que la comunidad internacional exige a cambio de ayuda económica. 

Nuevo rumbo a la revolución

En su homilía del domingo (el púlpito semanal desde el que desde hace meses intenta arrojar luz sobre la crisis institucional del país), Raï subrayó la alegría de los manifestantes del día anterior, que se marcharon «con los corazones llenos de esperanza y valor». «La llama de la revolución» que se vive en el país desde octubre de 2019 «tomó un rumbo nuevo y diferente», recoge Naharnet

La neutralidad, insistió el patriarca, permitiría al Líbano «llevar adelante su mensaje como patria del diálogo de culturas y religiones y tierra de la unión, de una convivencia igual e integrada, y de respeto mutuo entre cristianos y musulmanes». Además, permitiría al país «vacunar» su soberanía interna y externa «por medio de sus propias fuerzas armadas», en oposición al protagonismo de milicias como Hizbulá.

«Una declaración de guerra»

Fue precisamente un domingo, el 7 de febrero, cuando Raï pidió por primera vez que se convocase una conferencia internacional encargada de consolidar los cimientos institucionales y políticos de la nación. La propuesta, como era de esperar, se encontró con el rechazo de Hizbulá. Su líder, Hassan Nasrallah, afirmó el día 16 que cualquier intento de internacionalizar la crisis equivale a «una declaración de guerra» que abriría la puerta a injerencias internacionales bajo el patrocinio de Naciones Unidas para inmiscuirse en los asuntos internos el país, informa Fides

Otros partidos, sin embargo, dieron la bienvenida al llamamiento. La semana pasada, Bkerké acogió de representantes de las Fuerzas Libanesas (liderado por el líder cristiano Samir Geagea), el Partido Socialista Progresista (encabezado por el líder druso Walid Jumblatt), y la Corriente Patriótica Libre (CPL), el partido fundado por el actual presidente del Líbano, el exgeneral maronita Michel Aoun, y actualmente aliado de Hizbulá. Los dos primeros apoyaron abiertamente la iniciativa, mientras que el tercero manifestó su «no oposición» y agregó que esta propuesta debe ser objeto de un «consenso interno» antes de ser presentada a la ONU. 

Por su parte, el exministro de Trabajo Sejaan Azzi, en declaraciones concedidas a la prensa libanesa, explicó que el proceso que propugna el Patriarca para la convocatoria de una conferencia internacional solo se puede lograr con paciencia y con mucho tiempo, y que el objetivo a largo plazo del Patriarcado maronita es el de una «conferencia comparable a la que llevó a la neutralidad de Austria o Suiza».

Benedicto XVI, sobre su renuncia: «Fue una decisión difícil, pero creo que hice bien»

En una entrevista al periódico italiano ‘Corriere della Sera’, el Papa emérito asegura que algunos de sus amigos «algo fanáticos siguen enfadados» y «no han querido aceptar mi decisión»

Redacción

Ocho años después del 11 de febrero de 2013, cuando Benedicto XVI anunció al mundo su decisión de renunciar –decisión que hizo efectiva el 28 de ese mismo mes–, el Papa emérito ha asegurado que «fue una decisión difícil pero la tomé en conciencia y creo que hice bien».

Ratzinger se ha expresado de este modo en una entrevista concedida al periódico italiano Corriere della Sera, y recogida por Europa Press, en la que también asegura que «algunos de mis amigos algo fanáticos siguen enfadados» y «no han querido aceptar mi decisión».

Durante la entrevista, el Papa emérito reconoce que piensa en «las teorías conspirativas» que siguieron a su renuncia: «Algunos decían que era por el escándalo Vatileaks, otros que era por un complot del lobby gay, otros que era por el caso del teólogo conservador lefebvriano Richard Williamson». No quieren creer «en una decisión tomada conscientemente, pero tengo la conciencia tranquila», confiesa.

El peligroso viaje a Irak

Benedicto XVI también ha sido preguntado por el Papa Francisco, tema sobre el que ha querido aclarar que «no hay dos Papa», sino «solo uno».

Asimismo, se ha pronunciado sobre el próximo viaje del Pontífice a Irak: «En muy importante» aunque «desgraciadamente, cae en un momento muy difícil que también lo convierte en un viaje peligroso: por razones de seguridad y por la COVID-19». Por todo ello, «acompañaré a Francisco con mi oración».

Domingo sangriento en Myanmar: «Es como un campo de batalla»

El cardenal Charles Maung Bo lamenta que «las calles han visto demasiado dolor y sufrimiento», y subraya el heroísmo de una religiosa en Kachin

Redacción

«Myanmar es como un campo de batalla. Los católicos rezan en público», compartía desde su cuenta de Twitter este domingo el cardenal Charles Maung bo, en el día más sangriento desde el golpe de Estado del 1 de marzo. La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció que al menos 18 personas murieron, más de 30 resultaron heridas y 85 fueron detenidas por la Policía durante las protestas en seis ciudades del país

Al menos 30 personas han muerto a raíz de la violencia desatada tras el golpe, según la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP), que computa al menos 1.132 detenidos (500 de ellos solo el sábado pasad), incluidos 299 ya en libertad. Las protestas continúan este lunes, con centenares de personas saliendo a la calle.

Munición real

En un comunicado, la agencia de la ONU decía tener «información creíble» de que las fuerzas de seguridad birmanas usaron munición real contra los manifestantes en Rangún, Dawei, Mandalay, Myeik, Bago y Pokokku, además de gases lacrimógenos y granadas de conmoción. «Condenamos enérgicamente la escalada de violencia y pedimos al Ejército de Myanmar que suspenda inmediatamente el uso de la fuerza contra los manifestantes pacíficos», declaró la portavoz Ravina Shamdasani. 

También el Alto Representante de la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Josep Borrell, manifestó su rechazo a la represión: «Al disparar a ciudadanos desarmados, las fuerzas de seguridad han demostrado una falta de respeto flagrante por el Derecho Internacional y deben rendir cuentas». Al tiempo, anunciaba que la Unión Europea está ultimando las medidas que va a tomar. 

El heroísmo de una religiosa

En su cuenta de Twitter, el cardenal Bo, principal líder cristiano del país, se hacía eco del heroísmo de la hermana Ann Nu Thawng, hermana de San Francisco Javier, que en Kachin «suplicó con lágrimas en los ojos» y se arrodilló delante de la Policía para evitar que arrestaran a los manifestantes. «Unos 100 pudieron escapar por ella». 

La hermana Nu Thawng frente a la Policía. Foto: @CardinalMaungBo

Antes de conocerse el alcance de la represión, en su homilía dominical, el cardenal Bo lamentaba que las calles del país «han visto demasiado dolor, sufrimiento y resistencia» y pedía que «no se derrame sangre inocente en esta tierra». «Todos somos hijos de la misma tierra, de la misma madre Myanmar, y necesitamos ejercitar la paciencia y la tolerancia». 

Odio en las calles y en las redes

El liderazgo en una nación, subrayó, «no viene como resultado de la violencia», sino por «el sacrificio, la obediencia a la voluntad de la mayoría». Por ello, «los líderes necesitan alimentar la libertad de renunciar» al poder. Al mismo tiempo, el cardenal advertía de cómo «lentamente el odio parece que se está infiltrando en las marchas pacíficas». También sobre las redes sociales, «un infierno virtual donde el odio gobierna» como rey supremo, haciendo que «incluso personas buenas se vuelvan violentas». 

«El odio nunca expulsa al odio», insistía como respuesta; «solo el amor». Después de recordar que el Papa ha pedido para Myanmar una «resolución de las diferencias mediante el diálogo», insistía en que «la paz es el único camino». Y en que quienes «piden confrontación no desean el bien de esta nación». Aprovechando el Evangelio del día, Bo terminaba pidiendo oraciones por «la transfiguración de esta nación y de cada uno de nosotros de los conflictos por el poder, el prestigio y estatus a ser una nación de democracia, fraternidad e igualdad». 

El Papa acepta la renuncia de Esteban Escudero, obispo auxiliar de Valencia

El prelado, que lleva en Valencia desde 2015, cumplió el pasado 4 de febrero 75 años

Redacción

El Papa Francisco ha aceptado la renuncia de Esteban Escudero Torres como obispo auxiliar de Valencia por motivos de edad. El prelado había cumplido el pasado 4 de febrero los 75 años.

Nacido en Valencia, Escudero es obispo desde el año 2000 cuando Juan Pablo II lo nombró auxiliar de Valencia, recibiendo la consagración episcopal el 13 de enero de 2001. El 9 de julio de 2010 se hacía público su nombramiento como obispo de Palencia, sede de la que tomó posesión en agosto de ese mismo año y que ocupó hasta 2015, cuando volvió como auxiliar a Valencia.

En estos momentos, Esteban Escudero era miembro de la Comisión Episcopal de Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. Una tarea que ocupaba desde hace justo un año.

Antes de convertirse en obispo, se formó en el seminario de Moncada, obtuvo la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y fue ordenado sacerdote en enero de 1975.

Francisco: «Que nadie tenga que sufrir por falta de pan o soledad»

El Papa ha recibido este lunes en el Vaticano a una delegación del Centro Franciscano de Solidaridad de Florencia

Redacción

El Papa Francisco ha recibido este lunes en el Vaticano a una delegación del Centro Franciscano de Solidaridad de Florencia, una entidad que, según el propio Pontífice, realiza «un valioso servicio de escucha y cercanía a las personas que se encuentran en condiciones económicas y sociales difíciles». Entre ellas, familias, personas con discapacidad y mayores que viven en soledad.

«En un mundo que tiende a correr a dos velocidades, que por un lado produce riqueza pero por otro desigualdad, vosotros sois una obra eficaz de asistencia, basada en el voluntariado, y, a los ojos de la fe, estáis entre los que siembran las semillas del Reino de Dios», les ha dicho el Papa en su alocución.

En este sentido, ha recordado que «Dios es un Padre que quiere custodiarnos a todos; defender y promover la dignidad de cada uno de sus hijos e hijas» y que, además, nos llama «a construir las condiciones humanas, sociales y económicas para que nadie se excluido o pisoteado en sus derechos fundamentales, para que nadie tenga que sufrir por falta de pan material o por soledad».

Por este motivo, ha puesto en valor el trabajo del centro inspirado por el testimonio de san Francisco: «Desde hace 40 años, tratando de seguir su ejemplo, lleváis a cabo este servicio, que es un signo concreto de esperanza y también un signo de contradicción en la ajetreada vida de la ciudad, donde tantos se encuentran solos con su pobreza y sufrimiento».

También les ha dicho que esta labor «despierta conciencias adormecidas e invita a salir de la indiferencia, a tener compasión por los heridos, a inclinarse con ternura sobre los aplastados sobre el peso de la vida».

Y ha concluido: «Hemos dicho las tres palabras que son el estilo de Dios: cercanía, compasión y ternura. Este es el estilo de Dios y debe ser vuestro estilo. ¡Seguid adelante con valentía en vuestro trabajo!».

Francisco condena el «cobarde» secuestro de 317 niñas en Nigeria

Francisco ha asegurado que reza por estas niñas para que «pronto» puedan volver a casa. «Estoy cerca de sus familias y de ellas mismas. Recemos a Nuestra Señora para que las guarde»

Redacción

El Papa ha condenado este domingo el «cobarde» secuestro de 317 niñas en Nigeria. «Sumo mi voz a la de los obispos de Nigeria para condenar el cobarde secuestro de 317 niñas, sustraídas de su escuela, en Jangebe, en el noroeste del país», ha señalado el Pontífice en el tradicional Ángelus de este domingo.

Francisco ha asegurado que reza por estas niñas para que «pronto» puedan volver a casa. «Estoy cerca de sus familias y de ellas mismas. Recemos a Nuestra Señora para que las guarde», ha afirmado.

Enfermedades raras

Por otro lado, el Papa ha mandado un saludo a los miembros de algunas asociaciones implicadas contra las enfermedades raras, que han estado presentes en la Plaza de San Pedro justo cuando se celebra el Día Mundial de las Enfermedades Raras.

«En el caso de las enfermedades raras, la red de solidaridad entre familiares, impulsada por estas asociaciones, es más importante que nunca», ha aseverado Bergoglio, ya que «ayuda a no sentirse solo e intercambiar experiencias y consejos».

Así, ha animado a impulsar iniciativas que apoyen la investigación y la atención de estas enfermedades, y ha expresado su «cercanía» a los enfermos, a sus familias y, especialmente, a los niños. «Permaneced cerca de los niños enfermos, de los niños que están sufriendo, orar por ellos, hacerles sentir la caricia del amor de Dios, la ternura, sanando a los niños con la oración también, cuando hay estas enfermedades que no sabemos qué son o hay una predicción algo mala», ha implorado.

Ser luz

Antes de pronunciarse sobre ambos asuntos, el Pontífice ha explicado que la misión del cristiano es «ser lámparas del Evangelio». Francisco ha dicho lámparas, no luz, porque «la luz» es Jesús y los cristianos, durante la Cuaresma, estamos llamados a «contemplar» la «anticipación de luz» de Jesús.

Pero hay que tener cuidado de que esa contemplación no se convierta «en pereza espiritual». Jesús mismo, tras haberse mostrado, «devuelve al valle» a los discípulos. Y así, también nosotros debemos volver a nuestra vida cotidiana, entre nuestros hermanos y hermanas, para que, iluminados por su luz, «podamos llevarla y hacerla brillar en todas partes».

Ayunar de murmuraciones

Por último, el Santo Padre recomendó «un ayuno que no les hará pasar hambre» y que «podemos hacer todos»: ayunen de chismes y murmuraciones. “En esta Cuaresma no hablaré mal de los demás, no cotillearé”».

«Moriré como Papa, en Roma. No volveré a Argentina»

En un libro del periodista Nelson Castro sobre la salud y los Papa, Francisco habla sobre su muerte o sobre los seis meses que una psicoanalista «me ayudó a orientarme sobre cómo afrontar los miedos» durante la dictadura militar.

Redacción

Hace dos años, el 16 de febrero de 2019, el Papa concedió una entrevista al periodista y médico Nelson Castro para un libro sobre la salud de los Papas. Durante la conversación Castro le pregunta a Francisco si pensaba en la muerte: «Sí», responde el Pontífice. ¿Y el Papa le tiene miedo a la muerte?: «No, en absoluto». ¿Y cómo la imagina?: «Como Papa, en funciones o emérito. Y en Roma. No volveré a Argentina». El diario argentino La Nación ha publicado ahora un extracto.

Francisco afirma sentirse bien y lleno de energía, según Vatican news. Recuerda el «momento difícil» en 1957, a los 21 años, cuando le extirparon el lóbulo superior del pulmón derecho a causa de tres quistes. «Cuando me recuperé de la anestesia, el dolor que sentía era muy intenso», dice. «No es que no estuviera preocupado, pero siempre tuve la convicción de que me recuperaría».

Y la recuperación fue completa. «Nunca sentí ninguna limitación en mis actividades». Incluso en los distintos viajes internacionales -explica- «nunca he tenido que limitar o cancelar» ninguna de las actividades previstas. «Nunca he sentido fatiga ni falta de aire (disnea). Como me explicaron los médicos, el pulmón derecho se ha expandido y ha cubierto todo el hemitórax ipsilateral».

El Papa y el psicoanálisis

Durante la entrevista, Castro también le pregunta al Papa si se ha sometido alguna vez a un psicoanálisis. Y Francisco contesta: «Te diré cómo fueron las cosas. Nunca he sido psicoanalizado». Pero «cuando fui provincial de los jesuitas, en los días terribles de la dictadura, cuando tuve que llevar a personas a la clandestinidad para sacarla del país y salvar sus vidas, tuve que enfrentarme a situaciones que no sabía cómo afrontar. Fui a ver a una señora -una gran mujer- que me había ayudado a leer unos test psicológicos para novatos. Así que, durante seis meses, la consulté una vez a la semana».

Durante esos seis meses, «me ayudó a orientarme sobre cómo afrontar los miedos de aquella época. Imagínense lo que fue transportar a una persona oculta en el coche -solo por una manta- y pasar tres controles militares en la zona de Campo de Mayo. La tensión que me generaba era enorme».

El psiquiatra también le ayudó, se lee en la entrevista, a aprender a gestionar su ansiedad y a evitar tomar decisiones precipitadas. Habla de la importancia de estudiar psicología para un sacerdote: «Estoy convencido de que todo sacerdote debe conocer la psicología humana».

Crisis de fe

Otro diario, en este caso el italiano Corriere della Sera anticipa extractos del nuevo libro-entrevista de Marco Pozza con el Papa dedicado a los vicios y las virtudes: «Las crisis de fe revelan la necesidad de entrar cada vez más en la profundidad del misterio de Dios», asegura el Santo Padre.

La original iglesia de San Vicente en el alavés valle de Arana

Esplendorosa en el siglo XVI, la localidad vasca de San Vicente de Arana, construida bajo la protección del rey, cuenta hoy con 100 habitantes y un templo parroquial único en la zona

Cristina Sánchez Aguilar

«Cuando conocí este templo, hace ya algunos años, me impresionó mucho», asegura Susana Aréchaga, delegada de Patrimonio Artístico y Documental de la diócesis de Vitoria. La unidad de estética renacentista de San Vicente de Arana, que data de finales del siglo XV –el gótico permaneció en nuestra tierra hasta el XVII–, y su original retablo hacen de esta edificación de una de las cuatro localidades que componen el valle de Arana un tesoro escondido en una diócesis cuya territorialidad se extiende hasta el burgalés Treviño y la alavesa Orduña. El patrimonio «que pertenece a las zonas más rurales de Vitoria, y sobre todo el de los valles cerrados, se conoce menos, incluso para los de aquí», sostiene la delegada. 

El retablo, de estructura doble, es una de las piezas más características de la iglesia de San Vicente de Arana, además de su cronología renacentista. Foto: Turismo Álava

El origen de la villa de San Vicente de Arana se encuentra en un pueblo, ya desaparecido, situado a pocos kilómetros de la actual localidad. Era una población de importancia entre los siglos XII y XIII, pero sus moradores estaban sometidos al dominio del señor y sujetos al pago de tributos, por lo que a finales del siglo XIII decidieron abandonar en masa el lugar para escapar de los abusos y establecerse unos kilómetros hacia el norte, donde constituyeron una nueva población en torno a una iglesia preexistente, la de San Vicente, y bajo protección real. «Por eso vemos en el templo el escudo de los Reyes Católicos en el baptisterio, o también los emblemas de doña Juana y Felipe el Hermoso», explica Aréchaga. Fue la reina Juana la que «sentenció en 1505 que la villa era realeña, y la que liberó en 1513 a San Vicente de un tributo». 

La localidad que fuera esplendorosa antaño ahora no tiene más de 100 vecinos, y el centro es esta iglesia parroquial, cuyo sacerdote encargado es el párroco de Santa Cruz de Campezo. «En el siglo XVI el templo estaba atendido por seis clérigos y se mantuvo así hasta el XVIII», detalla la delegada, que cita para ofrecer este dato el Catálogo Monumental de la diócesis, recopilado por la historiadora Micaela Portilla.

Las diablas son seres monstruosos arrodillados que sostienen el retablo. Foto: Parroquia San Vicente

Un particular retablo

Además de una cronología uniforme, «el templo tiene una planta diferente a lo que estamos acostumbrados. Es recogida, casi formando una cruz griega». Otro de los detalles que la hacen única es la estructura doble de su altar mayor, con «dos cuerpos con dos altares superpuestos del siglo XVI». El retablo inferior está presidido por una talla de Cristo crucificado y dos imágenes laterales de dos santos de gran devoción en la zona, san Emeterio y san Celedonio. «El retablo alto es plateresco, con gran cantidad de imágenes y relieves policromados. Preside san Vicente y hay muchas escenas del ciclo de la pasión», añade Aréchaga. Como curiosidad, en el retablo aparecen cabezas talladas de hombres y mujeres con indumentaria de la época «que no sabemos a quienes corresponden, y sosteniendo el conjunto en los extremos están las diablas, monstruos arrodillados que sostienen el retablo y lo apean del suelo».

Cabezas de hombres y mujeres con indumentaria de la época. No se sabe con certeza quiénes son. Foto: Parroquia San Vicente

«La asociación cultural Uralde realizó en 2003 una publicación para dar a conocer su patrimonio religioso insertado con las tradiciones locales», añade la delegada. «Quiero destacar este esfuerzo e interés de los vecinos por dar a conocer la zona».  Dentro de este patrimonio, además del templo parroquial, sobresale el tradicional Levantamiento del mayo, un acto que consiste en levantar y colocar el haya más grande y recta del monte en un extremo del pueblo. En el tronco se colocan el corporal del Jueves Santo, una cruz de cera, un pañuelo blanco, dos espadas de madera en forma de aspa y una veleta. El árbol permanece allí hasta el 14 de septiembre, cuando es derribado en medio de una fiesta.

Santa Catalina Drexel. La amiga del gran jefe sioux Nube Roja

Heredó de su padre millones de dólares que invirtió en ayudar a los parias de su tiempo: los indios y los negros. Catalina Drexel cogía fuerzas de la Eucaristía y fue pionera de los derechos raciales en Estados Unidos

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo

San Juan Pablo II dijo de Catalina Drexel que fue un excelente ejemplo de «caridad práctica», algo que aprendió de su padre: los bienes que uno posee proceden de Dios y han de ser puestos al servicio del prójimo.

Francis Anthony Drexel fue un banquero reconocido que heredó de su familia un floreciente negocio financiero. Él mismo sabía lo que costaba el dinero, pues empezó a trabajar como conserje y vigilante nocturno en el negocio familiar. 

Cuando se casó con Hannah Langstroth en 1854, ya era una de las personas más adineradas de Filadelfia. Catalina fue su segunda hija, pero su madre apenas sobrevivió cinco semanas al parto. Drexel se volvió a casar seis años más tarde con Emma Bouvier.

Catalina creció en un hogar de mucha fe y muy volcado en los demás. Emma abría las puertas de su casa a los pobres tres veces por semana para atender sus necesidades y, a medida que fueron creciendo sus hijas, las involucró en toda su actividad caritativa: Catalina y sus hermanas aprendieron pronto a repartir ropa, alimentos, medicinas y dinero para necesidades básicas.

Además de la oración familiar, los Drexel empleaban cerca de 30.000 dólares al año en sus obras de caridad, financiando la labor de incontables hospitales, escuelas y orfanatos en Filadelfia, y pagando el alquiler a cientos de familias.

Cuando tenía 21 años, la madre adoptiva de Catalina cayó enferma y ella se colocó al lado de su cama durante tres años para cuidar de su salud. En enero de 1883 Emma falleció y, cuando, tres años más tarde, murió su padre, Catalina heredó una gran fortuna.

Siguió con sus obras de caridad y emprendió un viaje por Estados Unidos en el que conoció la miseria en la que vivían los nativos norteamericanos. En ese periplo entabló una duradera amistad con el gran jefe indio Nube Roja, el primer y único indio que logró vencer al ejército de Estados Unidos. Junto a él, Catalina conoció de primera mano los estragos que la fiebre del oro había causado en su territorio, y la miseria que había provocado en la comunidad nativa. Así empezaron las donaciones de la heredera de los Drexel para la construcción de escuelas para los niños indios americanos.

Necesitada de misioneros que pudieran ejercer su labor con los nativos, emprendió un viaje a Roma en el que se pudo entrevistar con el Papa León XIII. Al escuchar las demandas de Catalina, el Pontífice le contestó: «¿Y por qué no tú, hijita, te conviertes en misionera?».

Catalina Drexel en su juventud. Foto: CNS

Primera universidad de negros

Catalina siempre había albergado el deseo de consagrarse y, dentro de la vocación, sentía una fuerte llamada a la vida contemplativa. Así se lo hizo saber en varias ocasiones a su director espiritual, su párroco, James O’Connor, que luego sería obispo de Filadelfia. Al principio, él la animó a seguir con sus obras de caridad porque así podría hacer un mayor bien, pero en 1888 le sugirió fundar una nueva congregación dedicada a los indios y a los negros de Norteamérica. El 19 de marzo de ese año, día de san José, dio el primer paso para la creación de las Hermanas del Santísimo Sacramento en Nuevo México.

En el proceso de creación de la nueva congregación intervino también santa Francisca Javiera Cabrini, otra estadounidense dedicada sobre todo a la pastoral con los inmigrantes, que le sugirió a pedir la aprobación del Vaticano, lo que consiguió en 1913. Durante los años siguientes, la orden se extendió por todo el país y se fundaron 145 misiones católicas, doce escuelas para los nativos americanos y 50 escuelas para los afroamericanos. En 1942 creó la Universidad Xavier en Nueva Orleans, la primera universidad en Estados Unidos para personas de raza negra, lo que le causó no pocas incomprensiones.

En todas estas obras invirtió parte de la fortuna heredada de su padres, pero al morir, el 3 de marzo de 1955, cedió todo su dinero a 29 instituciones benéficas a las que solía ayudar su padre, para que sus hermanas de congregación vivieran libremente su confianza en la Providencia.

Los últimos 20 años de su vida, después de un ataque al corazón, los pasó retirada de la vida activa y viviendo de una oración que no dejaba de recomendar a sus hermanas: «Para ser productiva, la vida activa debe tener contemplación. Cuando llega a cierta altura, la oración fluye a la vida y recibimos fuerza del corazón de Dios. Así es como los santos produjeron tanto fruto».

Como dijo san Juan Pablo II en su canonización, Catalina Drexel vivió «una espiritualidad basada en la unión con el Señor en la Eucaristía», que la impulsó «al servicio solícito a los pobres y a las víctimas de la discriminación racial». Gracias a ello, su labor contribuyó en sus compatriotas «a aumentar la conciencia de la necesidad de combatir todas las formas de racismo a través de la educación y los servicios sociales».

Bio
  • 1858: Nace en Filadelfia
  • 1883: Su director espiritual le pide esperar para hacerse religiosa
  • 1886: Muere su padre y hereda cinco millones de dólares
  • 1887: Visita la reserva Rosebud y conoce al jefe Nube Roja
  • 1887: el Papa León XIII la anima a ser misionera 
  • 1891: Funda las Hermanas del Santísimo Sacramento, dedicadas a los indios y negros
  • 1895: Comienza su misión con los navajos
  • 1935: Un ataque al corazón la retira de la vida activa
  • 1955: Muere en Pensilvania 
  • 2000: Es canonizada por san Juan Pablo II

Encuentros para una nueva era. Claves para un tiempo nuevo

Isidro Catela

En una televisión saturada de discursos frívolos, que exaltan a los narcisos contemporáneos, enamorados de su propia imagen, supone todo un oasis encontrar un programa que ponga en práctica la que el Papa Francisco denomina «cultura del encuentro», para escuchar y enriquecerse con lo que tiene que decir el que no necesariamente piensa como tú. Por eso hay que marcar en la agenda los Encuentros para una nueva era que ha estrenado recientemente TRECE y que, coproducidos con la Fundación Pablo VI, se emiten cada viernes a las 22:00 horas.

Los encuentros recogen los foros realizados por la propia fundación, están presentados por Jesús Avezuela, el director de la Pablo VI, y cuentan con personalidades relevantes del mundo de la educación, la ciencia o la cultura, gente que se junta no para hablar de todo, sino sabiendo muy bien de lo que habla, para pensar juntos las preguntas y las posibles respuestas, tan inciertas como apasionantes, con las que nos asalta el tiempo que nos ha tocado vivir: ¿Será verdad que todo va a salir bien y que saldremos reforzados de esta pandemia?, ¿vamos a ser sustituidos por máquinas o se generarán nuevos empleos?, ¿no nos estaremos enredando en las redes hasta convertirnos en personas a una pantalla pegadas?

Desde el pasado 12 de febrero, y durante 13 semanas seguidas, podemos sumarnos a este  foro y disfrutar de un formato televisivo que a algunos les recordará a la mítica Clave de Balbín y que se enriquece estirando la programación con los Encuentros de cine, una selección de grandes títulos recientes, directamente relacionados con el tema que se acaba de tratar en el foro de debate y que nos permite rematar el viernes con una película de calidad, recuperar la fe en la que llamábamos caja tonta y darnos cuenta, al fin, de que, tal vez, la tonta no fuera exactamente la caja a la que estábamos mirando.