Alfa y Omega
a

Shevchuk: «Es una pena, pero ahora mismo no podemos defendernos sin armas»

El arzobispo mayor de la Iglesia grecocatólica ucraniana y el nuncio en el país han alertado del empeoramiento de la situación

María Martínez López

«Si alguien tiene alguna idea de cómo podemos parar a las tropas rusas sin armas, que por favor nos lo diga». El arzobispo mayor de Kiev y primado de la Iglesia grecocatólica ucraniana, Sviatoslav Shevchuk, se ha mostrado tajante este miércoles con las voces que critican que Ucrania use y pide armas.

En una rueda de prensa online organizada por Ayuda a la Iglesia Necesitada, Shevchuk afirmó que «no puedo apoyar la petición de armas» y de aviones de combate que el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha reiterado durante su visita a Reino Unido. Sí ha querido subrayar que «es una pena, pero ahora mismo no podemos defendernos sin armas». También agradeció el constante apoyo de Gran Bretaña «de distintas maneras», incluidas las visitas del rey Carlos a la catedral grecocatólica de Londres.

En el encuentro con periodistas ha estado también presente el nuncio apostólico en el país, Visvaldas Kulbokas. Sobre esta cuestión, ha incidido en que la pregunta sobre si se apoyaba moralmente o no la petición de armamento se tendría que hacer con representantes rusos presentes. «Que contestaran ellos primero», pues son «quienes introdujeron a sus soldados» en Ucrania, ha sugerido.

«Cuando el Santo Padre y los responsables de la Secretaría de Estado hablan de armas, siempre mencionan un uso proporcionado», ha explicado. Por otro lado, aunque la situación no es exactamente igual, «nunca he oído que se pregunte a la Iglesia si la Policía puede tener armas para defender a los civiles». En otro momento de la rueda de prensa, ha confesado que encuentra «chocante que no todo el mundo esté contra esta guerra».

Comentando otro de los aspectos más políticos o geoestratégicos de la situación actual, el primado ha justificado que se hable de la liberación de los territorios ocupados como primera condición en cualquier plan de paz. Al hacerlo, «lo central no son los territorios, sino la gente que sufre en ellos».

«La situación se deteriora»

La cita con periodistas tenía como objetivo analizar la situación de Ucrania y de la Iglesia en el país casi un año después de la invasión rusa y el comienzo de la guerra a gran escala. «La situación se está deteriorando», ha lamentado Shevchuk: los bombardeos en el frente se agravan, hay 15 millones de desplazados y refugiados, y se han destruido las fuentes del 50 % del suministro eléctrico. «Los apagones son normales; en Odesa la semana pasada hubo cuatro días de apagón total».

Con todo, ha proseguido, «gracias a Dios hemos podido gestionarlo y nadie ha muerto de hambre o de frío». El nuncio ha subrayado que la mayoría de los 800.000 generadores eléctricos importados por el país en 2022 han llegado de la mano de organizaciones religiosas.

Por otro lado, como síntoma de lo desesperada que es la situación en algunas zonas, ha relatado que cuando cerca del frente llega ayuda humanitaria «y hay pan, la gente empieza a comérselo en cuanto se lo dan». Además, sigue haciendo falta ropa de abrigo y mudas «porque no hay agua para lavar las que tienen».

Solidaridad cristiana

Al principio de su intervención, Shevchuk comentaba que «no sé cómo hemos podido sobrevivir». Pero luego ha afirmado que ha sido posible, no solo sobrevivir sino ayudar a los afectados, «por la solidaridad cristiana del mundo entero. Muchas personas están unidas a nosotros en la oración y la generosidad».

60.000 kilómetros cuadrados sin sacerdotes

Una realidad que preocupa a la Iglesia es la atención pastoral sobre todo en los territorios ocupados. «Hay tres grandes zonas sin ningún sacerdote católico: las zonas ocupadas de Donetsk, Lugansk y Zaporiyia», ha enumerado Kulbokas. Suman 60.000 kilómetros cuadrados, más que Croacia».

Los sacerdotes de estos territorios han sido expulsados o están detenidos. Es el caso de Ivan Levystky y Bohdan Heleta, redentoristas de Berdiansk apresados en noviembre por las autoridades rusas. «Están siendo torturados cada día, acusados de ser casi los líderes de los partisanos de la resistencia», ha denunciado Shevchuk. Hasta ahora ha habido varios intentos de mediar para su liberación, todos infructuosos.

La gente, con todo, «no espera de la Iglesia solo comida y ropa, sino una palabra de esperanza». Por eso «intentamos serlo, ayudarles a resistir y a encontrar fuerza interior para sobrevivir y ver sentido a esta situación sin sentido». De hecho, una de las prioridades que se subrayó en el último Sínodo de obispos grecocatólicos, celebrado los días 1 y 2 de febrero, es poner en marcha programas de sanación de traumas físicos y psicológicos. Hasta un 80 % de la población los necesita, ha apuntado.

«Sin vuestra asistencia no sobreviviremos», ha concluido el arzobispo mayor. Pero «tenemos esperanza: si hemos conseguido sobrevivir un año, que es un milagro, creo que Ucrania prevalecerá». En concreto, ha compartido su deseo «de que la guerra acabe este año. ¿Es realista? No lo sé, pero a veces ocurren milagros».

CEU y One of Us en Bruselas: «El aborto no puede ser un derecho en Europa»

Eurodiputados, juristas y filósofos participan este miércoles en el acto El aborto no es un derecho fundamental de la UE. «Se blanquearía algo grave y violento» si se incluye en la Carta Europea de Derechos Fundamentales, denuncian los organizadores

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo

Políticos e intelectuales de más de una decena de países europeos participan este miércoles en una conferencia organizada por la Fundación Universitaria San Pablo CEU, junto a One of Us y más de 50 organizaciones civiles en Bruselas, contra la introducción del aborto en la Carta Europea de Derechos Fundamentales.

«En Europa hay varias iniciativas que persiguen considerar el aborto como un derecho», afirma Ana del Pino, coordinadora general europea de One of Us, «y recibieron un impulso del presidente Emmanuel Macron al poco de estrenar la presidencia francesa de la Unión Europea», en enero del año pasado.

La del presidente galo «fue una declaración contra la vida humana en Europa, y por eso muchas organizaciones nos hemos movilizado para decir que el aborto no puede ser un derecho reconocido en Europa», añade Del Pino.

Si el aborto se incorporara a la Carta de Derechos Fundamentales, «la Carta caería en una contradicción interna con su artículo primero, que defiende el derecho a la vida» de los europeos. Además, «el aborto no es competencia de la UE, y de hecho hay algunos países que no lo contemplan en sus legislaciones», concluye Ana del Pino.

En este sentido, Álvaro Silva, subdirector del el Instituto de Estudios Europeos CEU San Pablo, abunda en que «técnicamente» esta inclusión del aborto en la Carta de Derechos Fundamentales «no tendría un gran impacto», porque «al fin y al cabo solo se puede invocar la Carta para revocar un acto de las instituciones europeas, o un acto de una legislación nacional en aplicación de una norma europea».

Sin embargo, «hay que mirar más allá para comprender la gravedad de este asunto», dice Silva, pues «habría un gran perjuicio en términos de conciencia pública». Así, si la Unión Europea lo adopta como un derecho, «se crearía la sensación de que el aborto es algo bueno, que debe ser protegido por todas las legislaciones nacionales, y hasta exigible. Se blanquearía así algo que en realidad es grave y violento».

Aterrizando en nuestro país, en España «sería un aval» para quienes quieren hacer avances legislativos en este campo. «Sin duda impulsaría y animaría a las fuerzas políticas que contemplan el aborto como un derecho», asegura Silva.

Francisco denuncia que la trata crece «a un ritmo alarmante»

Constata con motivo de la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas que afecta sobre todo a la población migrante

Redacción

El Papa ha denunciado que el crimen de la trata de personas «crece a un ritmo alarmante», sobre todo entre la población migrante, porque se «aprovecha de injusticias e iniquidades» que obligan a millones de personas a vivir en «condiciones vulnerables», informa Europa Press.

«Desgraciadamente, la trata está creciendo de forma preocupante, afectando sobre todo a migrantes, mujeres y niños, jóvenes como vosotros, gente rica en sueños y en ganas de vivir dignamente», ha denunciado el Papa en un videomensaje enviado a los participantes en un maratón de oración online que se desarrolla con motivo de la IX Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas, que la Iglesia celebra este miércoles con el lema Caminando por la dignidad.

Francisco se ha dirigido en especial a los jóvenes, a los que invita a «cuidar la dignidad, la vuestra y la de cada persona» que vayan encontrando. «Lo sabemos, vivimos en un tiempo difícil, pero precisamente en esta realidad todos nosotros, especialmente los jóvenes, estamos llamados a unir nuestras fuerzas para tejer redes de bien, para difundir la luz que viene de Cristo y de su Evangelio», ha agregado.

El Pontífice también ha señalado que la trata «desfigura la dignidad». «La explotación y el sometimiento limitan la libertad y convierten a las personas en objetos de uso y descarte. Y el sistema de trata se aprovecha de injusticias e iniquidades que obligan a millones de personas a vivir en condiciones vulnerables. De hecho, las personas empobrecidas por la crisis económica, las guerras, el cambio climático y tanta inestabilidad son fácilmente reclutables», ha concluido.

A las puertas de la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, cuando en Madrid celebramos la Jornada Diocesana de Pastoral de la Salud y arranca la Campaña del Enfermo, deseo acercarme a todos los enfermos a través del Evangelio. En las descripciones de la intensa vida pública de Jesús, quiero contemplar sus palabras y obras de curación. Para poneros un ejemplo, me fijo en el Evangelio de Mateo: «Jesús recorría toda Galilea enseñando en sus sinagogas, proclamando el Evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo» (Mt 4, 23). A la Iglesia se le ha confiado la tarea de prolongar en el tiempo y en el espacio la misión de Jesucristo. Nunca podrá desatender estas dos obras esenciales: la evangelización y el cuidado de los enfermos en el cuerpo y en el espíritu. Y aunque esto ha de ser obra y acción de todos los discípulos de Cristo, a través de los tiempos han surgido congregaciones que, en la hondura de su carisma, tienen el cuidado de los enfermos. Además, en todas las peregrinaciones que se hacen a santuarios marianos —entre otros, el de Lourdes— es invocada y venerada como la salus infirmorum (salud de los enfermos).

Por unos momentos voy a profundizar en el misterio del sufrimiento. En los viajes que, durante mi ministerio episcopal, he hecho con enfermos a Lourdes he visto en sus vidas y en las de quienes los acompañan la fe y la fortaleza que los sostiene en medio de las dificultades. En todas las ocasiones los he invitado a encontrar en el Señor el apoyo y el consuelo, con la intercesión de nuestra Madre la Virgen María. Veo en sus ojos y en las palabras que salen de sus corazones que encuentran fuerzas para vivir en la confianza y en la esperanza. Y siempre me vienen al corazón deseos inmensos de situarme y de situar a los enfermos ante el misterio de Dios. Pensemos en Cristo que nos asocia a su cruz; quiere que, a través de los enfermos, llegue una palabra de amor a quienes se cierran a vivir en un egoísmo vacío y no entienden que la vida verdadera está en Dios.

Es muy importante que en nuestro mundo, en nuestra cultura, descubramos que el esfuerzo por curar se ha de extender a todo ser humano, a toda su existencia. ¡Cuánto hemos de aprender sobre el concepto de atención sanitaria que hemos de tener! Tiene muchas dimensiones: va desde el cuidado del enfermo hasta los tratamientos preventivos, buscando el mayor desarrollo humano y favoreciendo un ambiente familiar y social adecuado. Por eso, la presencia de la capilla en los centros hospitalarios es importante tanto para los enfermos como para las familias que los acompañan. Es verdad que esta realidad se valora más cuando hay fe viva, pero, a lo largo de los años, me he encontrado con hombres y mujeres que tenían la fe dormida o que incluso no la tenían y, aun así, valoraron la presencia de un lugar de silencio y de compañía. ¿Por qué? Entre otras cosas porque la enfermedad es un momento de crisis y de seria confrontación con la situación personal para el enfermo y para su familia. Me atrevo a decir que, en los hospitales y clínicas, la capilla es corazón palpitante: para los creyentes lo es porque ahí está Jesús que se ofrece al Padre para la vida de la humanidad; para los que dudan o no creen lo es porque en el silencio encuentran paz y atrevimiento para hacerse preguntas.

El Papa llama a la solidaridad ante la «calamidad devastadora» en Turquía y Siria

Las autoridades han elevado la cifra de muertos hasta los 11.100. «Con conmoción rezo por ellos y expreso mi cercanía a estos pueblos, a las familias de las víctimas y a todos los afectados», ha dicho el Pontífice durante la audiencia

José Calderero de Aldecoa

El Papa ha aprovechado la audiencia general de este miércoles para expresar su pésame y asegurar su oración por Turquía y Siria, «duramente golpeadas por el terremoto que ha causado miles de muertos y heridos». Hasta el momento, ambos países han contabilizado 11.100 muertos. El seísmo, que Francisco no ha dudado en calificar de «calamidad devastador», ha provocado además que más de 380.000 personas hayan perdido su hogar.

«Con conmoción rezo por ellos y expreso mi cercanía a estos pueblos, a las familias de las víctimas y a todos los afectados», ha dicho el Pontífice, que también ha animado a la comunidad internacional a solidarizarse «con estos territorios, algunos de ellos ya martirizados por una larga guerra».

Por último, ha instado a los fieles a rezar para que «estos hermanos nuestros» puedan seguir adelante ante esta tragedia. «Pidamos a la Virgen que los proteja». Acto seguido, el Santo Padre ha rezado un avemaría junto con todos los que abarrotaban este miércoles el Aula Pablo VI, donde se ha celebrado la audiencia general.

Antes de concluir, el Papa ha vuelto a acordarse de Ucrania y ha pedido no olvidar el sufrimiento de este pueblo, tan martirizado «por el frío», una situación que afrontan «sin luz, sin calefacción y en guerra». En su repaso internacional también se ha referido a Chile y ha encomendado a las víctimas y afectados «por los incendios» que en la actualidad sufre «esta querida nación».

Recuerdo de su viaje pastoral

Además de Turquía, Siria, Ucrania o Chile, Francisco ha hablado sobre la República Democrática del Congo y Sudán del Sur, de donde acaba de llegar de viaje. Durante la catequesis, ha recordado su periplo por ambos países y ha vuelto a clamar: «¡Basta de explotar a África!».

Sobre R. D. del Congo, el Pontífice ha dicho que es «una tierra rica de recursos y ensangrentada por una guerra que no termina nunca porque siempre hay quien alimenta el fuego». Sudán del Sur, sin embargo, «es víctima de la vieja lógica del poder y de la rivalidad, que produce guerra, violencias, refugiados y desplazados internos».

Se ha escrito mucho sobre el santo cura de Ars, pero no sobre el o los motivos que dieron origen a las enormes dificultades que Juan María Vianney tuvo que afrontar para llegar a ser sacerdote. Y que solo gracias a su perseverancia, al apoyo incondicional del padre Balley, su mentor, y a la gracia de Dios logró superar para alcanzar tan ansiada meta: el sacerdocio, que abrió la puerta a todo lo que ahora sabemos de él.

Para llegar a ser un sencillo sacerdote, Juan María Vianney se vio obligado a sortear muchas dificultades: adversidades derivadas de un tiempo en el que la creencia religiosa era mal vista y estaba perseguida por el Estado; una escolarización tardía y una enseñanza en una lengua que no era la suya, el latín, durante su preparación para el seminario y después de entrar en él en 1813. En este largo aprendizaje era habitual que sus compañeros se burlasen de él por sus dificultades para comprender y, por tanto, responder a las preguntas que le hacían, sobre todo cuando era en latín. Como apenas lo comprendía, permanecía en silencio y cuando se expresaba lo hacía con balbuceos.

Ya en el seminario mayor de Lyon, donde las clases se impartían en latín, lo consideran «demasiado lento» y con «una terrible falta de memoria». Esto le lleva a decir de sí mismo: «No consigo grabar nada en esta mala cabeza mía». Tanto es así que el rector le plantea: «“Juan Bautista [sic] los profesores no creen que usted esté hecho para la sagrada ordenación del sacerdocio. Algunos incluso le consideran un burro que no sabe nada de teología. ¿Cómo podríamos aprobarle para la recepción del sacramento del sacerdocio?”. La respuesta de Vianney se hizo famosa: “Monseñor, Sansón mató a mil filisteos con la quijada de un burro. ¿Qué cree que haría Dios con un burro entero?”».

Es por ello que a él y a otros seis alumnos con dificultades para el latín se les termina haciendo un grupo aparte y se les enseña en francés. En contraste con el concepto académico que parece que se tenía de Juan María, uno de sus biógrafos lo describe como «un joven inteligente, astuto y extraordinariamente intuitivo, dado a la más elevada meditación espiritual y dotado de una imaginación generosa y ardiente».

Finalmente, para lograr el tan ansiado orden sacerdotal, y gracias al padre Balley, le permiten examinarse en francés fuera del seminario. Eso le posibilita demostrar todo su gran conocimiento teológico y su elevada preparación. Logró ser ordenado sacerdote menos de dos años después de su ingreso en el seminario, ya con 29 años. Comentar que en un estudio grafológico realizado a una de sus cartas, escrita ya en su madurez sacerdotal, se mencionan las «faltas de ortografía» con las que aún escribe nuestro santo.

Ahora, con el paso del tiempo, podemos concluir que todas esas dificultades que hemos mencionado bien podrían corresponder a una dislexia. ¿Qué es la dislexia? Una dificultad específica del aprendizaje que se presenta al afectarse zonas del cerebro que participan en el proceso del lenguaje. Esto hace complejo asociar un sonido, un fonema o una sílaba, con un grafema. El estudio se ralentiza, ya que pequeños cambios en los sonidos que la persona disléxica debe interpretar suponen algo diferente que debe ser nuevamente descifrado. Se trata, en definitiva, de una pérdida de información, que conlleva una desorientación en ese momento.

Hay pues dificultades naturales en reconocer las palabras oídas que deben, forzosamente, asociarse a una imagen. En cualquier lectura, para reconocer el significado o el sentido de lo que lee, cada letra, verbo o sustantivo, un disléxico debe vincularlo a una imagen para en su conjunto formar una unidad. De ahí que los idiomas ajenos al materno sean muy difíciles de aprender; y mucho más cuando no existe concordancia entre la palabra escrita y su pronunciación.

La atención que hay que prestar a la información que se recibe, sobre todo cuando es verbal, es mucho mayor que para una persona no disléxica,  por lo que al cabo de un rato el disléxico que atiende en una clase o en una charla pierde con facilidad el sentido de lo que se le quiere transmitir y termina desentendiéndose de la información. Por eso los niños disléxicos tienen dificultades para seguir al profesor en clase, para expresarse verbalmente… En definitiva para el aprendizaje a través de un código escrito, donde al disléxico le cuesta mucho visualizar la imagen de lo que se le quiere enseñar. De ahí la dificultad para asimilar el contenido de muchas materias impartidas.

Sin embargo, nada impidió que san Juan Maria Vianney ejerciera en una muy pobre parroquia con gran inteligencia espiritual y capacidad para reconducir las almas de los feligreses del lugar, y de otros muchos fuera de su rectorado, que lo buscaban para asesorarse y limpiar su alma de todas aquellas manchas que pesaban sobre ellos. Esa capacidad para ver, para entender, para aconsejar a la persona desde el sacerdocio de una parroquia, ha sido reconocido en la persona de Juan María Vianney, párroco de Ars.

Vianney nació en 1786. Cuando inició su escolarización, nada se sabía de lo que ahora conocemos como dislexia. La andadura hacia su conocimiento y reconocimiento comenzó un siglo más tarde, en 1877, cuando se identificó la dificultad de una persona para ver las palabras, para expresarlas verbalmente. Todavía, a día de hoy, continuamos estudiando esta particularidad en el aprendizaje que parece afectar a entre un 5 % y un 17 % de la población; y que en ocasiones resulta tan difícil de identificar hasta por el propio profesorado.

Juan Santos Suárez
Médico de cuidados paliativos

Los obispos de la UE exigen a Nicaragua la liberación del obispo Rolando Álvarez

Afirma que el prelado como los sacerdotes, los seminaristas, el diácono y el cámara encarcelados son «víctimas de acusaciones falsas»

Fran Otero

El presidente de la Conferencia de Obispos de la Unión Europea (COMECE) y arzobispo de Luxemburgo, cardenal Jean-Claude Hollerich, ha enviado una carta al presidente de la Conferencia Episcopal del Nicaragua, Carlos Henrique Herrera Gutiérrez, para solidarizarse con la Iglesia en ese país «por la persecución a la que está siendo sometida» y exigir la liberación del obispo Rolando Álvarez y de varios sacerdotes, dos seminaristas, un diácono y un cámara, «víctimas todos ellos de acusaciones falsas».

«Nos unimos a la voz que clama por la injusticia a la que están siendo sometidos nuestros hermanos en Nicaragua y exigimos su inmediata liberación. No de que como COMECE haremos todo lo que está en nuestra mano ante las instituciones europeas para su libración y para que se promueva la libertad, el estado de derecho, la justicia y la democracia en su amado país», explica en la misiva.

Además de las detenciones, el purpurado reprueba que se hayan cerrado emisoras de radio católicas, se haya impedido el acceso a las iglesias y hayan tenido lugar «actos graves que perturban la libertad religiosa y el orden social». Con todo, reconoce que «resultan admirables y no pasan desapercibidos los testimonios de compromiso con nuestra fe en el Evangelio y el bien común social de nuestra amada Iglesia en Nicaragua».

También añade: «Su fidelidad al mensaje de Jesucristo y su entrega por el bien del prójimo es un vivo ejemplo y modelo a seguir en tantas otras situaciones de persecución que, desgraciadamente, se multiplican por diversas partes del mundo».

La libertad del hombre

Miércoles de la 5ª semana del tiempo ordinario / Marcos 7, 14-23

Carlos Pérez Laporta

Evangelio: Marcos 7, 14-23

En aquel tiempo, llamó. Jesús de nuevo a la gente y les dijo:

«Escuchad y entended todos: nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre». Cuando dejó a la gente y entró en casa, le pidieron sus discípulos que les explicara la parábola.

Él les dijo:

«¿También vosotros seguís sin entender? ¿No comprendéis? Nada que entre de fuera puede hacer impuro al hombre, porque no entra en el corazón sino en el vientre y se echa en la letrina». (Con esto declaraba puros todos los alimentos).

Y siguió:

«Lo que sale de dentro, eso sí hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los pensamientos perversos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, malicias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro».

Comentario

«Escuchad y entended todos: nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre». Nada externo al hombre puede hacer impuro al hombre porque nada de lo que ha sido creado está en oposición a Dios. Todo ha sido creado por Dios como don para los hombres, de tal modo que cada criatura ha sido hecha para llevarnos a Dios. Cada cosa de la naturaleza ha sido puesta como tránsito a Dios, como casi un sacramento de su presencia: para ocultarle y mostrarle al mismo tiempo. Si Dios hubiera estado inmediatamente ante nosotros nos habría abrumado con su presencia, pero se oculta tras el mundo creado para hacerse presente a través de dicho mundo, que lo significa. De ese modo su presencia está a la medida del hombre, que libremente puede entonces dar su sí a Dios.

Pero, por lo mismo, también puede dar su no: «Lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre». El hombre, en la intimidad, puede contravenir a Dios. Es la única criatura que puede. Ese es el sentido del árbol prohibido: «Puedes comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol del conocimiento del bien y el mal no comerás, porque el día en que comas de él, tendrás que morir». Como dice san Ireneo, el árbol del bien y del mal, el árbol prohibido no es más que un símbolo de la decisión del hombre de decidir por sí mismo qué está bien y qué está mal; el hombre debía identificar en la voluntad de Dios —plasmada en el orden natural y en sus mandatos revelados— con el bien. Tomar de aquel árbol significaba la insolencia de decidir él de qué manera servirse de las criaturas, volviéndolas impuras: «Lo que sale de dentro del hombre, eso sí hace impuro al hombre. Porque de dentro del corazón del hombre salen los pensamientos perversos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, malicias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro».

La trata se oculta en pisos y en internet

Las redes criminales adaptan su modus operandi para limitar la identificación de las víctimas y su atención

Fran Otero

Dice María Francisca Sánchez Vara, directora del Departamento de Trata de la Conferencia Episcopal Española (CEE), con motivo de la Jornada de Oración y Reflexión contra la Trata que se celebró el 8 de febrero, que esta realidad, además de una violación de los derechos humanos, es «un grave delito y un gran negocio instalado en nuestros barrios y ciudades». Está, pero apenas se ve. Ni a las víctimas, en su mayoría mujeres utilizadas para la explotación sexual, ni a los tratantes. Según las últimas cifras oficiales, de 2020, un total de 269 personas fueron reconocidas como víctimas de trata. Un dato a todas luces insuficiente para mostrar la verdadera magnitud del problema.

La cuestión es que, por su complejidad y características, siempre ha sido un fenómeno oculto, aunque en los últimos años, por diversas situaciones, se ha vuelto todavía más oscuro. Y esto tiene consecuencias en la identificación de las víctimas y en la persecución de los delincuentes. «Es un problema muy cambiante, que se adapta a las circunstancias», explica Sánchez Vara, que achaca el aumento de la opacidad, entre otras causas, al incremento de las relaciones a través de internet. «Tanto los diversos proyectos como la Policía han detectado el aumento de la captación a través de la red. Es un medio muy adecuado, pues se pueden utilizar el anonimato o las identidades falsas», agrega.

«Es un problema cambiante que se adapta a las circunstancias»
María Francisca Sánchez Vara
Departamento de Trata de la CEE

Esto mismo le sucedió a Diana, una mujer boliviana que se abrió un perfil de Facebook para promocionar su carrera profesional como cantante. Un hombre de su misma nacionalidad la contactó desde España para ayudarla a trabajar aquí. Le pagó los gastos del viaje y, una vez en nuestro país, la encerró en su casa sometiéndola a servidumbre y explotación sexual. El hombre no era quién decía ser y la oferta tampoco. Consiguió salir gracias a la colaboración de unos vecinos y fue atendida por el Proyecto Esperanza Adoratrices.

Según explica a Alfa y Omega la teniente de la Guardia Civil Elena Colás, jefa de la Sección de Trata de Seres Humanos de la Unidad Técnica de Policía, en más de la mitad de las operaciones que desarrollaron en materia de trata con fines de explotación sexual en 2022 la captación se hizo a través de las redes sociales. Y la mayor parte de las mujeres procedía de América Latina. «Antes, eran los propios familiares los que llevaban a cabo la captación en los lugares de origen, pero desde la pandemia vemos que se está haciendo a través de anuncios en las redes», explica.

Desde Proyecto Esperanza, su coordinadora de Sensibilización e Incidencia, Marta González, explica que, además de para captar, las redes sociales se utilizan para coaccionar y someter a las víctimas. Se las amenaza con suplantar su identidad e incluso con ponerse en contacto con sus amigos. Otro foco, añade, es la explotación sexual que tiene lugar a través de las plataformas online. Como nota positiva, apunta que las nuevas tecnologías también ofrecen la posibilidad de acceder a las víctimas más fácilmente. Ahora ya no solo llaman por teléfono, sino que se informan por las páginas web y por servicios como el de WhatsApp. «Para algunas mujeres es complicado hacer una llamada de teléfono y, así, pueden contar lo que les pasa, dónde está y qué necesita en un chat. Esto nos está ayudando a llegar a muchas víctimas», agrega.

«Lo que está oculto favorece que se pueda ejercer más violencia»
Cristina Ramírez
Oblatas

Otro fenómeno que también se ha visto acrecentado es, como afirma Cristina Ramírez, responsable de Trata de Personas de la provincia de Europa de las Hermanas Oblatas, la deslocalización de la prostitución, pues la explotación sexual aglutina la mayor parte de la trata de personas en nuestro país. «Nos hemos encontrado una mayor tendencia a la utilización de pisos clandestinos. Esto implica la invisibilización de las mujeres y dificultades para acceder ellas», explica Ramírez en conversación con Alfa y Omega. La tendencia es, según Marta González, llevar el ejercicio de la prostitución de lugares abiertos y públicos a espacios cerrados a los que solo se puede acceder con una orden judicial.

La teniente de la Guardia Civil confirma este hecho, sobre todo, a raíz de la COVID-19. «Como muchos clubes tuvieron que cerrar, la actividad pasó a desarrollarse en pisos particulares. La Guardia Civil no puede acceder a ellos a no ser que tenga una orden de entrada y registro emitida por un juez y el juez no la puede emitir si no tiene pruebas de que se está cometiendo un delito dentro. Pero para tener pruebas necesitamos entrar», explica.

Es un problema, constata, que existe en España y también a nivel europeo y que impide que la actividad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sea más efectiva. En cualquier caso, la Guardia Civil ya ha llevado operaciones en lugares como estos gracias a la colaboración con las entidades especializadas, a través de escuchas o la denuncia de la víctima.

Más obstáculos: la rotación de mujeres por clubes y pisos con mayor frecuencia, de modo que sea más difícil identificarlas y acompañarlas. «Antes las movían cada 21 días. Ahora lo hacen mucho antes. Esto complica el acompañamiento y el seguimiento, así como la respuesta a largo plazo», agrega la responsable de las oblatas. En la congregación han creado un grupo de trabajo a nivel internacional para abordar estas nuevas realidades y ver qué posibles respuestas pueden dar. Además, según Ramírez, la invisibilidad no solo tiene efectos en la capacidad de contacto con las víctimas, sino también en el trato: «Lo que está oculto favorece que se pueda ejercer más violencia».

También se han producido cambios importantes en la trata con fines de explotación laboral. Como explica la teniente Colás, antes las víctimas solían ser hombres que trabajaban en la agricultura, ahora lo son mujeres que se dedican al servicio doméstico. De nuevo la pandemia ha tenido mucho que ver. «La modalidad de trata mayoritaria en las intervenciones de la Guardia Civil es la laboral. El ámbito es el doméstico. Y las víctimas, de nuevo, las mujeres», confirma.

Se trate de explotación sexual, laboral o cualquier otra, la prioridad de la Guardia Civil, concluye, son las víctimas. Para ello y para desarticular las redes criminales está empleando «muchos más medios, efectivos y esfuerzos» y se están llevando a cabo «operaciones muy buenas».

La jornada de oración y reflexión contra la trata de personas se celebró, además, con la música de fondo de la nueva ley integral sobre trata, cuyo primer anteproyecto fue presentado por el Gobierno a finales de noviembre del año pasado. Una vez que las entidades interesadas y otros organismos han enviado sus aportaciones, el Consejo de Ministros tendrá que aprobar un nuevo texto para remitirlo al Congreso de los Diputados. La mayor parte de las organizaciones consultadas, entre ellas la CEE, ven con buenos ojos esta norma, aunque temen que el ciclo electoral, que comienza en mayo con las autonómicas y municipales y que se cerrará a final de año con las generales, pueda echar a perder la iniciativa. Para que sea aprobada en esta legislatura, explican desde Proyecto Esperanza, su tramitación en la Cámara Baja debería estar «muy avanzada» en junio.

Diez consejos que seguir cuando nuestros hijos tengan móvil

Propone establecer un contrato con compromisos por ambas partes y un control periódico de los padres

Redacción

En el Día de Internet Segura, la Asociación Española de Protección de Datos y Unicef proponen la Guía que no viene con el móvil, con diez claves que debes tener en cuenta antes de regalar a tus hijos un teléfono móvil.

1
Planifica la llegada del móvil

Para dárselo, valora el grado de madurez para su edad. Puedes utilizar un contrato familiar para establecer un compromiso por ambas partes.

2
Supervisa y pon normas y límites

Asegúrate de que el móvil no les quite tiempo de otras actividades clave en su desarrollo (dormir, estudiar, jugar offline, etc.). Al principio puedes ayudarte de algún software de control parental, pero no te relajes, en tu mano está la mejor supervisión.

3
Cuidad los datos en redes sociales

Guíales en las redes sociales, cuáles pueden utilizar y cuáles no. Conversa sobre los peligros que se pueden encontrar en internet y las redes sociales y sobre el manejo de sus datos, que quizás pueden ver más personas de las que esperan. Configurad juntos el perfil de la red social para que no todo el mundo pueda ver lo que se publica.

4
Interésate por sus videojuegos

El dispositivo que más se usa para jugar es el móvil. Los videojuegos ofrecen entretenimiento, socialización
y aprendizaje. La mayoría ya no son una fuente de ocio solitaria sino conectada con otras personas, lo que conlleva las ventajas y riesgos de las redes sociales y, por lo tanto, aplicar las mismas precauciones. Ofréceles juegos adecuados a su edad y madurez.

5
Conoce con quién habla

¿Con quién juegan? ¿Qué contactos tienen en sus redes sociales? ¿A qué personas siguen? Respetando
su privacidad, interésate por estas cuestiones. Enséñales a no compartir información ni fotografías personales con desconocidos, ya que puede llevar a situaciones de ciberacoso, chantaje.

6
Estimula su sentido crítico

Las acciones y decisiones en internet también tienen consecuencias. Antes de publicar en redes o reenviar fotos, vídeos o audios en los que aparecen otras personas, deben asegurarse de que la otra persona está de acuerdo con que se haga. No deben difundir información sobre otras personas por internet sin su consentimiento. Tampoco deben crear o difundir informaciones falsas o mal intencionadas. Explícales las posibles consecuencias de lo que se envía o se publica. Lo que hoy parece algo simpático o una buena idea puede tener consecuencias impredecibles.

7
Muéstrate abierto a ayudar

Enséñales que pueden contarte cualquier situación que les haya hecho sentir incómodos. Estar disponible para ayudar a tiempo puede evitar que la situación sea más grave, especialmente si el contenido que han visto en la red implica peligro, provoca ansiedad o miedo, o si el contenido es sexual o violento.

8
Tú respondes por tus hijos e hijas

Expresar una burla o publicar contenidos sensibles de otras personas puede vulnerar sus derechos e ir contra la ley. Los padres o tutores legales responden civilmente por los daños y perjuicios materiales y morales causados por las infracciones administrativas o delitos cometidos por sus hijos menores de edad.

9
Garantiza un espacio de desconexión

Comparte con ellos la necesidad de tener momentos libres de tecnología para toda la familia que permitan el acceso a otro tipo de experiencias que beneficien su desarrollo, o simplemente porque necesiten estar concentrados en sus estudios o su descanso.

10
Observa cómo se sienten en su vida digital

Identifica de manera temprana cualquier situación que esté afectando a su bienestar físico y mental. Presta atención a sus emociones, especialmente a cambios de humor o reacciones fuera de lugar tras períodos de uso intensivo. Estos comportamientos nos pueden revelar otros problemas que, no siendo causados por la tecnología, se manifiesten en su interacción.