Alfa y Omega
a

Diálogo de arte sacro y contemporáneo

El proyecto La Iberoamericana de Toro tiende puentes entre el arte moderno, con obras de 30 mujeres artistas internacionales, y el arte antiguo de las iglesias zamoranas

Ana Robledano

La ciudad de Toro, en Zamora, acoge este verano una serie de obras de mujeres artistas contemporáneas en un recorrido por las principales iglesias y lugares históricos de la localidad. Destacan las exposiciones de las iglesias de San Sebastián, Santo Sepulcro, San Agustín y San Lorenzo. Este proyecto, titulado La Iberoamericana de Toro, es una iniciativa cultural del Ayuntamiento de dicha ciudad y del Gabinete de la Sociedad de Amigos de las Artes, comisariada por Manuel Víctor del Campo Yllera. 

Son más de 150 obras de 30 creadoras iberoamericanas, como Marina Núñez,  Susana Guerrero, Mar Solís o Marina Vargas, entre otras, y se trata de la primera edición de un concepto expositivo que tiene como pilares los lazos de esta ciudad con América y la proyección de mujeres artistas del siglo XXI para favorecer la igualdad en el mundo del arte. La obra contemporánea entra en diálogo con el arte sacro y antiguo de cada iglesia y su arquitectura, que datan en su mayoría de los siglos XII y XV. Esta combinación tiende puentes entre lo tradicional y lo moderno con un lenguaje único que busca puntos de unión.

‘Cielo errante’ (detalle), de Marina Nuñez, expuesto en la iglesia del Santo Sepucro.

El país invitado en este estreno del proyecto es México, en colaboración con su embajada y el Instituto Cultural de México en España. Doce artistas mexicanas muestran su trabajo más actual. Entre ellas cabe mencionar a Susana Casarín, Ximena Pérez Grobet y Flavia Tótoro Taulis. 

La representación española reúne a 16 artistas de reconocido prestigio nacional e internacional. En la iglesia del Santo Sepulcro, sobresale la obra de la madrileña Mar Solís, una de las creadoras más singulares del panorama escultórico nacional. Sus piezas monumentales manifiestan un camino de exploración que convierte el espacio en escenografía al servicio del arte. Su participación en este proyecto lo titula Fúrico, materia antimateria. La artista medita sobre su propia creación al sintonizarla en el ambiente de una iglesia antigua, y ella misma confiesa que «exponer en la iglesia del Santo Sepulcro ha supuesto una revisión espacial y argumental de mi trabajo; interactuar con los ábsides y bóvedas, la luz, el silencio, la imaginería de gran valor artístico y patrimonial… Es un espacio verdaderamente impactante donde ha sido un lujo revisar mi trabajo y reflexionar». Sin embargo, sus creaciones parten ya de una sensibilidad que va muy unida a lo trascendental y sobrenatural. Asegura que su obra «tiene un poderoso contenido espiritual que se hace notorio en lugares erigidos para el culto. Son manifestaciones abstractas, entre la fragilidad y el equilibrio, que imitan el ritmo orgánico de la naturaleza. Desean elevarse hacia lo transcendente».

‘Fúrico, materia antimateria’. Obra de Mar Solís. Iglesia del Santo Sepulcro.

En el mismo espacio, Marina Vargas expone una de las piezas de mayor impacto estético del proyecto. Su escultura Piedad invertida es, como claramente describe el título, una imagen transformada de la tradicional Piedad. En este caso, Cristo sostiene a su madre con su corazón en la mano. Transmite un enfoque empático al sufrimiento de la Virgen. La artista de Palencia Marina Núñez dialoga con estas piezas a través de su obra Cielo errante. Sobre la plataforma del vídeo, la artista expone que «se suceden dos modelos cosmológicos: uno religioso, otro científico. Los ángeles y las galaxias de nubes apresadas en esferas nos ofrecen, desde perspectivas radicalmente diferentes, el sueño ansiado y compartido de un cosmos comprensible, armonioso y bajo control». 

‘Piedad invertida’, de Marina Vargas. Iglesia del Santo Sepulcro.

En la iglesia de San Sebastián destaca Santa Catalina de Alejandría y su fe, de Susana Guerrero. «Víctor del Campo me mostró los maravillosos frescos de santa Catalina de Alejandría firmados por Teresa Díez y empecé a buscar información sobre ella. Tengo varias series en la que trabajo con referentes de mujeres decapitadas», explica la artista. La llama dorada en sus obras simboliza el aliento vital de esas mujeres que permanece tras el martirio. «Otra cosa que me interesó mucho de santa Catalina es que fuera una santa auxiliadora, invocada para no perder la fe», añade.

La ciudad zamorana nos ofrece este interesante intercambio de estéticas donde el arte sacro y el femenino contemporáneo entran en comunicación y sintonía. Una experiencia cultural interesante y completa.

«La mejor ayuda que te puedo dar es un trabajo»

Tras cubrir las necesidades más básicas de 200 familias por la pandemia, una parroquia de Córdoba reorienta esta asistencia a la formación laboral con el apoyo de empresas locales. Más de la mitad de los participantes en los cuatro cursos organizados ya tiene empleo

Fran Otero

El año pasado, la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción del barrio Parque Figueroa de Córdoba y su párroco, Ángel Roldán, fueron noticia por su atención a los vecinos golpeados por la crisis económica derivada de la pandemia. La imagen de las bolsas ocupando los bancos del templo, especialmente característico por su disposición circular, se hizo viral, y mereció la visita del obispo, Demetrio Fernández. Bolsas con productos de alimentación, higiene y limpieza para 200 familias.

Sin embargo, Roldán no quiso quedarse ahí –«no es futuro ni esperanza ni la forma de cuidar a la persona»– y durante el verano de 2020 fue reorientando la ayuda a la formación para conseguir un trabajo. Tenía dos razones importantes: dar una solución a largo plazo a estas personas, la fundamental, y reducir los gastos de la parroquia. «Invertíamos al mes 13.000 euros en alimentos para 200 familias. Y un curso para unas 15 personas cuesta aproximadamente unos 6.000 euros, con la posibilidad de que salgan con un puesto de trabajo», explica. Surgió así el proyecto Samaría.

Roldán fue ofreciendo a las familias que se acercaban a por sus bolsas de alimentos la posibilidad de formarse, de modo que fueran ellas las que dieran respuesta a sus propias necesidades. «La mejor ayuda que te puedo dar es un trabajo», les decía el párroco.

Tras estudiar los perfiles laborales que se necesitaban en la ciudad, la parroquia lanzó cursos de formación en hostelería, jardinería, riego y mantenimiento de piscinas, en agricultura ecológica y en albañilería. Se ha completado ya la primera edición de todos ellos a excepción del de albañilería, que está celebrándose en estos momentos.

Algunas empresas, como el Grupo Cabezas, que tiene tres restaurantes, o el Cortijo La Reina, del sector de la agricultura, se han implicado directamente tanto en la formación como en la contratación posterior de los alumnos. También han puesto a disposición del proyecto sus instalaciones y sus profesionales. A nivel financiero, contó con el soporte de la Fundación Caixa Cajasol.

Para «cerrar el círculo perfecto», explica el párroco a Alfa y Omega, el Cortijo La Reina ha cedido 3.000 metros cuadrados a la parroquia para montar un huerto ecológico, terreno que se ha trabajado durante el curso de agricultura ecológica y cuya producción va a ser comprada íntegramente por los restaurantes del Grupo Cabezas. 

Ángel Roldán, párroco de Nuestra Señora de la Asunción, es el impulsor de la iniciativa. Foto: Álvaro Carmona

Según explica José María Cabrera, gerente del Cortijo La Reina, la intención es crear ahora una pequeña empresa con trabajadores que salgan del citado curso para suministrar productos ecológicos a estos tres restaurantes. Empezarán a sembrar entre septiembre y octubre, de modo que puedan realizar las entregas en marzo, abril y mayo. «Tenemos que buscar la fórmula de organización, pero nos gustaría que un porcentaje de los beneficios del huerto fuesen a parar al proyecto Samaría. El responsable del Grupo Cabezas me ha dicho que también lo va a hacer», añade Cabrera.

En los cursos han participado un total de 52 personas, de las que ya tienen trabajo más de la mitad. En estos momentos, el párroco está en conversaciones con Carrefour para organizar formaciones de cajero y comercio, y se está preparando otra edición del de hostelería.

«Estamos todos contentos. Los beneficiarios tienen su nómina, sus días libres, sus vacaciones y jefes humanos que los escuchan; y las empresas, profesionales preparados para hacer el trabajo que necesitan», concluye Roldán.

Donna Strickland, premio Nobel de Física, nuevo miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias

Actualmente, Strickland es profesora de Física Óptica en la Universidad de Waterloo (Canadá)

Redacción

La física canadiense Dinna Theo Strickland, Nobel de Física 2018 por sus trabajos de investigación sobre los rayos láser, ha sido designada por el Papa Francisco nuevo miembro ordinario de la Pontificia Academia de las Ciencias.

Profesora de Física Óptica en la Universidad de Waterloo (Canadá), Strickland fue la primera mujer en 55 años en recibir el Nobel de Física, y la tercera en toda la historia de los galardones.

Descrita como una mujer positiva y enérgica, la nueva integrante de la Academia, de 62 años, ha señalado en alguna ocasión que de joven tuvo dudas sobre si estudiar una ingeniería o Física, que le parecía «más divertida». Un máster en láser y electroóptica la llevó, en 1976, a iniciar el camino de la física.

Menos de diez años después, en 1985, revolucionó los estudios sobre los rayos láser al lograr crear pulsos de láser ultracortos y de alta intensidad que se aplican, por ejemplo, en cirugías de vista.

El Papa anima a los jóvenes reunidos en Medjugorje a tener el coraje de seguir a Cristo

Los jóvenes celebran el Festival de la Juventud Mladifest 2021, una «semana intensa de oración y encuentro con Jesucristo» que concluirá el próximo 6 de agosto y contará con la presencia del cardenal Robert Sarah

Redacción

El Papa Francisco ha enviado un mensaje a los participantes en la 32 edición del Festival de la Juventud Mladifest que se celebra todos los años, en el mes de agosto, en Medjugorje. Se trata, en palabras del Papa, de «una semana intensa de oración y encuentro con Jesucristo, especialmente en su Palabra viva, en la Eucaristía, en la adoración y en el sacramento de la Reconciliación». Además, «es un acontecimiento que tiene el poder de ponernos en camino hacia el Señor».

Recordando la cita evangélica en torno a la cual se han congregado los jóvenes este 2021, «¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna?» que le dice el joven rico a Jesús, Francisco recuerda en su mensaje los pasos a seguir. En primer lugar, aprender a hacer el bien con el prójimo. Después, pasar de la lógica del mérito a la del don. El Papa explica en este punto que se trata de una llamada «a una mayor madurez, a pasar de los preceptos observados para obtener recompensas al amor libre y total». «Lo que Jesús propone – dice – no es tanto un hombre despojado de todo como un hombre libre y rico en relaciones».

Y en tercer lugar, el seguimiento de Cristo, que «no es una pérdida, sino una ganancia incalculable». Al joven rico, con un corazón dividido entre dos amos, Dios y el dinero, el miedo a arriesgar y a perder sus posesiones le hizo volver a casa triste. No había dudado en plantear la pregunta decisiva, indica el Santo Padre, pero no encontró el valor de aceptar la respuesta, que es la propuesta de «desatarse» de sí mismo y de sus riquezas para «atarse» a Cristo, para caminar con él y descubrir la verdadera felicidad.

Hoy Jesús también llama al seguimiento, asegura el Papa, y por eso anima a los jóvenes a «tener el valor de vivir vuestra juventud confiando en el Señor y poniéndoos en camino con Él; a dejarse conquistar por su mirada de amor que nos libera de la seducción de los ídolos, de las falsas riquezas que prometen la vida, pero traen la muerte, y a no tener miedo de acoger la Palabra de Cristo y aceptar su llamada». El gran modelo «de imitación de Cristo» es María, concluye el Pontífice, «que con su “aquí estoy” respondió sin reservas a la llamada del Señor».

El Festival de la Juventud Mladifest concluirá el próximo 6 de agosto y contará con la presencia destacada de, entre otros, el cardenal Robert Sarah.

«Lo que se ha creado en Afganistán no tiene por qué destruirse»

Las negociaciones con los talibanes son claves para sostener el cambio de los últimos 20 años ante la salida de EE. UU., según un analista del IEEE

María Martínez López

«Los ejércitos pasamos, pero los caminos permanecen». Esta reflexión lleva al coronel José Ignacio Castro, analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) con experiencia de primera mano en Afganistán, a ser «prudente», pero no pesimista, ante el horizonte al que se enfrenta el país asiático a partir del 31 de agosto. En esa fecha está prevista la salida definitiva de las últimas tropas estadounidenses, en medio de un importante avance de los talibanes y de un incremento de la violencia.

Según datos de la ONU, en lo que va de año los enfrentamientos han acabado con la vida de 1.600 civiles, un 47 % más que en el mismo periodo de 2020, y con las cifras en mayo y junio más altas desde 2009. Además, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha informado de que en 2021 290.000 personas más se han visto desplazadas dentro del país

«Las familias cuentan que tuvieron que huir sin previo aviso, con lo puesto» y enfrentándose a la amenaza de explosivos improvisados en las carreteras, relata María Jesús Vega, portavoz de la entidad en España. Se suman a los casi seis millones de desplazados y refugiados generados por décadas de conflicto. Todo ello, en medio de una preocupante sequía y mientras el coronavirus se expande entre una población donde ni una de cada 100 personas ha recibido la vacuna completa. 

Cambio de mentalidad

En medio de este panorama, la alusión del coronel Castro a los caminos no es poética. Remite a lo que han supuesto casi 20 años de presencia extranjera. La mejora en la seguridad hizo posible el trabajo de multitud de ONG y agencias y la puesta en marcha de todo tipo de iniciativas de desarrollo y promoción de los derechos humanos. «Se ha educado a niños y a niñas», destaca, algo antes impensable; «se han establecido o reconstruido hospitales e infraestructuras» de agua y luz para buena parte del país. El coronel subraya la importancia de la expansión de la radio, televisión e internet, y de los «kilómetros y kilómetros de carreteras asfaltadas». Más aún, ha empezado «un cambio importante en la mentalidad de las personas, que han visto un estilo de vida diferente» y han sido testigos de un proceso democrático.

Afganistán
Población:

37,5 millones

Invasión:

7 de octubre de 2001, en respuesta al 11S

Gobierno:

Régimen presidencial (últimas elecciones en 2019)

«Todo lo que se ha creado no tiene por qué destruirse», confía. Cree que la situación seguirá empeorando a corto y medio plazo, pero que a la larga el país «puede remontar» gracias a lo sembrado estas dos décadas. El momento actual es de cambio en los equilibrios, explica, y los talibanes están ocupando el vacío de poder. Avanzan rápidamente, a veces ante la inacción de las tropas del Gobierno, sobre todo en las zonas rurales del sur y este. Allí es mayoritaria la etnia pastún, afín a ellos. Pero el Gobierno «controla las principales capitales, las ciudades y vías de comunicación». Otras zonas de la nación, muy fragmentada, están en manos de señores de la guerra que pueden frenar el avance de la facción islamista.

Movimiento en el que, por otro lado, el analista del IEEE detecta un cambio y cierto «espíritu constructivo». «Quieren el máximo poder y, si pudieran, intentarían volver» a dominar casi todo el territorio. Pero son conscientes de que hay otros implicados y de que, si van demasiado lejos, «van a encontrar un escenario final de confrontación» hasta la «guerra civil o la partición del territorio», dos salidas que parecen querer evitar. Convertidos en interlocutores internacionales en negociaciones sobre el futuro del país como las de Irán o Doha, «están dialogando» y se han comprometido a no apoyar a grupos terroristas. «Pensamos que van a actuar de manera racional».

Muchos posibles jugadores

Por ello, a pesar del fracaso del diálogo los días 17 y 18 de julio en la capital de Catar, Castro subraya que la prioridad es «intentar que siga». Es un proceso complejo que «va para largo» y con muchos jugadores, desde Rusia y China (que comparte frontera con Afganistán) hasta los vecinos Irán y Pakistán, o Turquía y Catar como posibles mediadores. 

Si se logra que las conversaciones progresen, se podría alcanzar algún tipo de acuerdo y, una vez medidas las fuerzas, «intentar que no se perdiesen los derechos adquiridos», sobre todo por las mujeres. Eso sí, matiza, siendo conscientes de que Afganistán «ya es una república islámica» y no muy diferente de las sociedades de su entorno. Si fracasan, la alternativa es «la desestabilización de toda la zona, que es lo que se está intentando evitar por todos los medios». Desde ACNUR, Vega exhorta «a todas las partes a desescalar el conflicto y volver a la mesa de negociaciones» buscando el bien común de todo el país.

Las negociaciones políticas son, en opinión del analista del IEEE, una de las principales herramientas que pueden «sustituir en cierto modo» la presencia militar. Otra es la economía, a través del apoyo de países donantes. Pero también aprovechando la utilidad que tendría un Afganistán estable para la Nueva Ruta de la Seda de China o para el transporte de mercancías o petróleo, y los beneficios que esto podría reportar al país.

Duelo en Irak

El Gobierno iraquí detuvo el sábado a varios presuntos autores del atentado, reivindicado por el Estado Islámico, que el 19 de julio se cobró 30 vidas en un mercado del barrio chiita de Sadr, en Bagdad. El Papa pidió que «ningún acto de violencia disminuya los esfuerzos» por la paz.

Sosa a los jóvenes de CVX: «La comunidad es necesaria para vivir la fe»

El general de los jesuitas habla a los 130 participantes, de 52 países, del Encuentro Mundial de Jóvenes de CVX. Con el tema ‘Embrace the world in an ignatian way’, también ha contado con la intervención del provincial en España o de José María Rodríguez Olaizola

Rodrigo Pinedo

En la fiesta de san Ignacio de Loyola, este sábado, 31 de julio, el padre general de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa SJ, recordó que «los jóvenes son los protagonistas principales del cambio de época del que todos hablamos», aunque «lo vivimos sin comprender y ni siquiera imaginamos su magnitud».

En un vídeo grabado para el Encuentro Mundial de Jóvenes de la Comunidad de Vida Cristiana (CVX) –que se desarrolló durante tres días virtualmente con el lema Embrace the world in an ignatian way–, alentó a los participantes a «elegir el camino de futuro en el que encuentre sentido su vida», a hacerlo «desde la esperanza» y a tomar «la decisión de recorrerlo». «Los animo a reconocer y disfrutar la diversidad de sus culturas, gustos y modos de expresarse… y desarrollar la creatividad necesaria para integrar la complejidad de las situaciones que les toca vivir e imaginar nuevas formas de relaciones más humanas», aseveró.

Al hilo de varias preguntas de jóvenes, el jesuita venezolano incidió en que, «al identificarnos con Jesús en Cristo y ser movidos por su amor, entramos en sintonía con los crucificados de este mundo», y valoró «la generosidad de tantísima gente» en este tiempo de pandemia, cuando no solo se han puesto a prueba la medicina y los sistemas sanitarios, sino que también ha salido a relucir «la profundidad de la injusticia incrustada en las actuales relaciones sociales en todos los niveles». «La mayor contribución de ustedes, los jóvenes, sería tomar conciencia de lo sucedido, profundizar en su significado y confirmar el compromiso con la transformación de las estructuras injustas que dominan la humanidad», abundó.

El general de la Compañía de Jesús también los invitó a «acoger la pluralidad y acercarse con serenidad a lo distinto», como algo plenamente cristiano: «Acoger la pluralidad comienza, siguiendo el ejemplo de Jesús, por no juzgar ni condenar. Significa perder el miedo de acercarse a lo diverso y estar dispuesto a percibir la novedad como alternativas de vida y no como amenaza a lo que es habitual. […] Dentro de la diversidad se encuentran posibilidades de vida y también de muerte. Adentrarse en ella requiere desarrollar el discernimiento de los caminos del buen espíritu y los del maligno».

Con la mirada puesta ya en los jóvenes de CVX e ignacianos, reivindicó el valor del examen del día para «reconocer la presencia de Dios» y «reafirmamos constantemente la elección que hemos hecho». «El examen ignaciano se asemeja a un colirio que refresca la vista y permite percibir con mayor claridad la acción de Dios en la historia humana, en la vida del grupo y en la mía –explicó–. […] Permite ver si lo que hago cada día se mantiene dentro de la elección de vida hecha o si, por el contrario, se va enfriando esa opción y me voy alejando del camino elegido».

Asimismo, en pleno Año Ignaciano, el general de los jesuitas remarcó la importancia de la oración para vivir en libertad, con un «desapego de los afectos desordenados», al tiempo que aseguró que «la experiencia del Dios de Jesús no es intimista sino personal y apostólica» y que «la comunidad es necesaria para vivir la fe cristiana».

«Dios conquistó a san Ignacio por su causa»

En términos parecidos, el presidente de CVX España, Eduardo Escobés, pidió a la juventud hacer «una contribución real a una sociedad y una Iglesia que necesita nuestra participación». «Ignacio de Loyola salió con ganas de conquistar el mundo para Dios», pero al final fue Dios «quien lo conquistó por su causa», destacó, poniendo el foco en que «la CVX mundial necesita salir: dialogar con la vida social, política, eclesial…, con la sociedad de hoy, sus desafíos y contradicciones, sus conflictos».

Por su parte, el presidente mundial de CVX, Denis Dobbelstein, en videollamada desde Bélgica, pidió a los más de 130 jóvenes de 52 países que se sintieran «cómodos en CVX» y que fueran «contemplativos en la acción» porque «nos urge a abrazar el mundo» —sin caer en la autorreferencialidad—, y señaló que, si CVX realmente es un «regalo para la Iglesia y el mundo», «el Espíritu Santo jugará su papel».

Manifiesto de los jóvenes

Recogiendo el guante, los participantes del Encuentro Mundial de Jóvenes de CVX hicieron público un manifiesto consensuado en distintas sesiones de trabajo en el que, partiendo de las «heridas» del mundo, se ofrecen a «colaborar en la construcción de una Iglesia más abierta y cercana a todas las personas, especialmente a aquellas que más sufren».

Entre otros puntos, apuestan por aprovechar los ejercicios espirituales y las redes ignacianas y trabajar a favor del encuentro con los más pobres, «ya sea material, psicológica o espiritualmente», «el desarrollo humano integral», el «diálogo entre toda la diversidad de culturas y personas, más allá de las fronteras» y el «diálogo intergeneracional».

Los participantes se conectan virtualmente. Foto: Misión Joven

¿Turistas o peregrinos?

Durante las tres jornadas también se pudieron escuchar testimonios de servicio de distintas CVX del mundo y las intervenciones de varios jesuitas, con Antonio España, SJ a la cabeza. El provincial de la Compañía en España incidió en que, en un momento en el que se producen fenómenos como la secularización, el relativismo, el hedonismo o la hiperinformación, marcado por la globalización y las brechas de desigualdad y exclusión, emerge el reto de «acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro lleno de esperanza».

Acompañar, según desgranó, pasa por «dialogar», «estar ahí, ser capaz de compartir espacios y situaciones en la vida» y «lidiar con fallos, dudas, conflictos»; mientras que la creación es una gran «invitación» a «deliberar juntos, hablar juntos, leer la realidad, soñar, rezar juntos para ver cómo responder creativamente». Y todo ello hay que hacerlo con «esperanza», sabiendo, como supo san Ignacio, que «Dios siempre está actuando».

En esta línea, José María Rodríguez Olaizola, SJ, contrapuso la imagen del turista a la del peregrino, que es lo que fue san Ignacio de Loyola. Mientras que el turista es «un coleccionista de lugares» que se queda en «lo externo», que viaja «a golpe de reloj, con el horario marcado y una agenda en la que rara vez cabe la improvisación» porque así evita «dificultades», el peregrino viaja «abierto a la sorpresa», «aprende y crece con cada paso que da» y «no evita las dificultades, las afronta».

El camino de Ignacio, relató, es el seguimiento de Dios, un camino «a la vez interior y exterior», que exige desprendimiento y que no va estar exento ni de dificultades ni de derrotas. «Buscad ejemplos de vuestra propia vida, contexto, pasado, presente o futuro, donde se pueda ver esa posibilidad de vivir las cosas como turista o como peregrino. La fe (incluso la espiritualidad ignaciana), se puede vivir como turistas o como peregrinos. ¿Qué sería la fe del turista?, ¿cuál la del peregrino?», concluyó.

«Estamos llamados a superar fronteras en busca de uno de los grandes retos de hoy: la reconciliación. En esto, el ejemplo de san Ignacio puede servirnos de guía», lanzó en otro momento del encuentro el vicepresidente ejecutivo de Entreculturas, Daniel Villanueva, SJ. En su ponencia sobre la necesidad de tejer redes para así construir el Reino de Dios, afirmó que, «como Iglesia, tenemos una vocación de abrazar la realidad desde todas las perspectivas posibles», y valoró que los ignacianos configuran un «cuerpo apostólico diverso que ya está funcionando en red y que puede encaminarnos a una conversión capaz de conseguir cosas que hasta ahora eran casi inimaginables».

Reconecta en vacaciones

Como es habitual, Alfa y Omega deja de publicarse en agosto. Con el deseo de que pasen un feliz verano y tengan lectura abundante hasta el 9 de septiembre, Maica Rivera selecciona diez obras para todos.

Maica Rivera
1
Gratitud al cine

«Este libro no contiene críticas de películas ni un ranking, sino evocaciones». No ofrece «erudición cinéfila» sino «gratitud al cine». Así nos presenta el periodista y escritor Eduardo Aguirre esta pequeña joya, delicada y original, conformada por 30 textos personalísimos de homenaje a grandes películas (Salvar al soldado Ryan, Los santos inocentes, Gran Torino, El tercer hombre, Tiempos modernos, Una noche en la ópera, Boyhood, El retorno del rey…). Aguirre, en reflexiones como dardos que van directos al corazón, nos enamora, hablándonos de amistades que son paisajes, deudas sentimentales, viejas heridas invisibles, la épica del perdedor, hobbits que sonríen tristes, de vivir para reírlo… Todas estas perlas, fogonazos que encienden problemáticas humanas en las profundidades del alma con sencillez y serenidad, vienen acompañadas de la obra plástica de Rafael Carralero. Se suceden las frases inspiradoras como la de Atticus Finch a sus hijos en Matar a un ruiseñor, contextualizadora del precioso proyecto: «Nunca se comprende realmente a un hombre hasta que te has calzado sus zapatos y caminado con ellos».

Cine para caminar
Autor:

Eduardo Aguirre y Rafael Carralero

Editorial:

La Armonía de las Letras

Año de publicación:

2021

Páginas:

160

Precio:

18 €

2
En busca de la emoción perdida

Aquí llega «la biografía no autorizada» de nuestro querido arqueólogo Indiana Jones, propulsor nato de los mejores valores de la aventura para varias generaciones. Es un volumen «de acompañamiento» para un exhaustivo disfrute de la ficción que abarca historia, arqueología, crítica, cine, mitología y misterios que alcanzan la lanza de Longino. 

Salva Rubio narra cómo Spielberg y Lucas unieron su pasión infantil para crear este mito moderno, y cómo la narrativa indiánica aborda en numerosas ocasiones motivos bíblicos entre los coloridos temas que completan su «universo expandido» (serie de televisión, novelas, cómics, videojuegos…). «En una época que podría considerarse contraria al misterio, en la que todo se consigue a golpe de clic», Rubio ensalza el libro como preludio de los verdaderos desafíos de la vida, como herramienta de aprendizaje y búsqueda de lo insondable, de lo más profundo en nuestro interior. 

El valor añadido es el prólogo de Javier Sierra, quien confiesa que Indy le permite reconectar sin pestañear con el niño que vio las primeras películas, «ese pequeño Javier al que nunca he querido dar por perdido».

Tras los pasos de Indiana Jones
Autor:

Salva Rubio

Editorial:

Minotauro

Año de publicación:

2021

Páginas:

322 páginas

Precio:

16,95 €

3
Familias en ruta por España

Este libro, indicado «para viajar con niños por España», tiene el objetivo de ser más que una guía viajera y se recomienda para leer antes de irnos a dormir o para inspirarnos a la hora de organizar excursiones. Contiene 25 itinerarios ilustrados, concebidos especialmente para los pequeños de la casa, con numerosas propuestas de visitas, alojamientos y planes divertidos; y cada ruta está acompañada de una famosa leyenda o un cuento local para hacer volar la imaginación. Max y María nos dicen «esperar de corazón» que estas páginas sirvan también para que cada familia cree sus propias historias, «de modo que cada escapada con tus hijos se convierta en un recuerdo de incalculable valor». Destacamos «la ruta del peregrino» (a Santiago de Compostela) con la propuesta de que el peregrino ande «ligero de equipaje para dar valor a las cosas verdaderamente importantes de la vida». Particularmente, nos quedamos con la invitación de que la experiencia de«caminar durante horas afrontando miedos, superando retos y paseando entre el verdor y la magia de los paisajes» se viva como verdadero viaje iniciático a la búsqueda de Dios.

Rutas de leyenda
Autor:

Max López y María Fernández

Editorial:

Anaya Touring,

Año de publicación:

2021

Páginas:

312

Precio:

24,90 €

4
De generosidad extravagante

Stach reúne 99 hallazgos sobre la personalidad de Kafka que le sorprendieron mientras se documentaba para su monumental biografía. El anecdotario nos acerca íntimamente al autor de La metamorfosis, poniendo acento en su humanidad más allá del mito literario universal, y, sobre todo, del estereotipo. Habla del «asceta» que, a pesar de no llegar a ver jamás el fruto de su consagración artística, no pierde el humor con que iluminar «las más sombrías calamidades». Nos deja el retrato de un hombre de generosidad extravagante y excesiva, que se conmovía más con el sufrimiento ajeno que con el propio; «amigable, solícito y encantador» en lo cotidiano, que «escuchaba con interés y, a la vez, era absolutamente discreto»; que no sabía mentir y caía bien a todo el mundo, «tanto a hombres como a mujeres, a alemanes y a checos, a judíos y cristianos».

¿Éste es Kafka?
Autor:

Reiner Stach

Editorial:

Acantilado

Año de publicación:

2021

Páginas:

336

Precio:

22 €

5
La epifanía joyceana

Este relato de James Joyce, incluido en Dublineses, es un retrato íntimo del Dublín burgués de principios del siglo XX. La historia, que nos llega en la extraordinaria traducción de Nuria Barrios, recrea una tradicional cena navideña con baile en una casa dublinesa. La anécdota, protagonizada por Gabriel Conroy, se desarrolla con una prosa impecable, a ritmo perfecto hasta el drama final, en una atmósfera absolutamente embriagadora. La clave reside en que constantemente se respira una gravedad que pesa sobre el alma, y que se revelará en temas como la pérdida del amor de juventud, la muerte de los seres queridos, las ausencias y el paso del tiempo. Esta obrita maestra nos dejará en una canción un ejemplo supremo de epifanía joyceana. Adaptado al cine por John Houston en 1987, es, para T. S. Eliot, el mejor cuento escrito en lengua inglesa.

Los muertos
Autor:

James Joyce

Editorial:

Navona

Año de publicación:

2021

Páginas:

120

Precio:

12,50 €

6
El poema inaugural

Activista comprometida con el medio ambiente y la igualdad, la afroamericana Amanda Gorman, de fe católica, es la poeta más joven que ha inaugurado una investidura presidencial en EE. UU. Jamás olvidaremos su fascinante estampa declamando este poema, tomando la palabra a continuación del presidente Biden. Sus versos, traducidos por la siempre certera Nuria Barrios, hablan de crear una patria comprometida «con todos los colores, las culturas, los caracteres y circunstancias del hombre»; advierten de que, para construir nuestro futuro, «debemos aplazar, antes que nada, nuestras diferencias»; invitan, con fuerzas renovadas y toda su energía jovial, a la fraternidad universal, a deponer armas y a «tender nuestros brazos a los otros», buscando «la armonía», e incluso apelan a las Sagradas Escrituras como argumento de autoridad. Gorman ensalza la poesía como el lenguaje de la reconciliación, apuesta por mirar hacia adelante con «esperanza y júbilo» para «transformar este mundo herido en otro extraordinario». Para muchos, ella simboliza «la voz de los olvidados». Para la prologuista, Oprah Winfrey, es «la gracia y la paz personificadas».

La colina que ascendemos
Autor:

Amanda Gorman

Editorial:

Lumen

 

Año de publicación:

2021

Páginas:

72

Precio:

7,50 €

7
Las poetas desconocidas

Este volumen bilingüe ofrece una muestra del trabajo de una decena de poetas inglesas que recorre todo el siglo XIX, revelando «una gama de estilos e intenciones amplia, que matiza y ensancha nuestra visión del Romanticismo». Se abre la nómina de autoras con muchísima fuerza: Elizabeth Barrett Browning (1806-1861) es la primera citada, en un formato práctico que se repetirá con las siguientes, de manera que una breve biografía va dando paso ligero a la selección poética. De los sonetos de Barrett Browning dijo Robert Browning que eran los mejor jamás escritos en inglés después de los de Shakespeare, y en la misma línea de ensalzamiento se nos informa de su impacto sobre Emily Dickinson. De la poeta en cuestión descubrimos, como apuntes relevantes, que hizo campaña por la abolición de la esclavitud y que su obra ayudó a influir en la reforma de la legislación sobre el trabajo infantil. Siguen los nombres de Mary Shelley, Charlotte Brontë, Anne Brontë, George Eliot, Christina Rossetti y Alice Meynell, y cierra el libro Charlotte Mew (1869-1928) con imágenes conmovedoras como «la hermosa Jerusalén sobre la que Cristo lloró».

Antología de poetas inglesas del siglo XIX
Autor:

VV. AA.

Editorial:

Alba

Año de publicación:

2021

Páginas:

416

Precio:

22,50 €

8
Presencias y ausencias

Este poemario es una elegía que Ana Blandiana dedica a su marido fallecido, un extenso monólogo dramático que se nos invita a leer como una larga carta de amor. «Considerada por muchos el nombre más puro de las letras rumanas, casi legendaria», Blandiana nos renueva la poderosa fuerza de su verso humano que, más si cabe en lírica amorosa, «cautiva con la metáfora y la concisión aforística». Entre «lo visible y lo invisible, presencia y ausencia», es el suyo «un continuo esfuerzo por mantener los vínculos indestructibles del amor más allá de la muerte», con un imaginario hiperrealista que parte del mito platónico de la unidad primordial escindida y descansa en la fe de que «los esposos forman una unidad indestructible» más allá de la vida terrena. Según la traductora, Viorica Patea, en estas páginas, el amor mundano adquiere una dimensión mística en la que «el amado es una figura crística». En esta línea, el estilo confesional nunca naufraga en el sentimentalismo, sino que encuentra el equilibrio perfecto en un lenguaje que convierte la filosofía en la más bella poesía, con alusiones interesantes a Dante y a la Biblia.

Variaciones sobre un tema dado
Autor:

Ana Blandiana

Editorial:

Visor

Año de publicación:

2021

Páginas:

152

Precio:

14 €

9
De Mesopotamia al pueblo de Israel

Este libro del prestigioso arqueólogo italonorteamericano tiene el propósito específico, complejo y ambicioso, de ayudar a comparar la espiritualidad mesopotámica y la bíblica. Al hacerlo en clave multidisciplinar, el profesor Buccellati permite que el lector prolongue la reflexión histórico-arqueológica hacia la filosofía y la teología, como argumenta Javier María Prades en el esclarecedor prólogo. Estas primeras páginas nos invitan a poner en relación esta investigación sobre Mesopotamia no solo con la revelación bíblica, sino con algunos rasgos de la mentalidad dominante secular de Occidente. El planteamiento desarrollado ayuda a superar la tendencia que, quizá por influjo de la escuela de la historia de las religiones, propone estudios comparados en los que el resultado suele ser homologar los relatos bíblicos con los del mundo extrabíblico.

«Cuando en lo alto los cielos…»
Autor:

Giorgio Buccellati

Editorial:

Encuentro

Año de publicación:

2021

Páginas:

420

Precio:

28 €

10
Un místico llamado Dante

Penguin Clásicos propone para el verano un estuche de viaje que compendia una nueva edición bilingüe de la Divina Comedia de Dante a cargo del poeta español Jorge Gimeno. Nos quedamos con el último de los tres volúmenes, Paraíso, que sucede a Infierno y Purgatorio, en el que Dante asciende a los cielos «con unos versos finales que se resuelven en la divinidad». Se trata de un texto que no admite comparación en toda la literatura universal, a juicio de Gimeno: «No hay un texto que articule tan sostenidamente la experiencia mística». El traductor recuerda en el prólogo que «la mística no canta un triunfo personal sino, ante todo, la gloria de Dios, manifiesta en su criatura, que al fin se ha completado», de manera que la Divina Comedia que «se resuelve en Dios» en los últimos versos es, en rigor y sin fisuras, «un viaje a Dios» de principio a fin.

Divina comedia: Paraíso
Autor:

Dante Alighieri

Editorial:

Penguin Clásicos

Año de publicación:

2021

Páginas:

480

Precio:

13,25 €

Diario de un peregrino. A Santiago hemos de ir

Isidro Catela

Con poco más que una mochila austera, una cruz al pecho, una vieira y un bastón de peregrino, hemos de ir a Santiago, que es Año Santo (por eso de la pandemia, lo será también 2022). El Camino no admite sustituto útil, así que vayan saliendo de sí y calzándose las botas.

Ahora bien, para abrir boca y, en cierta manera, prepararlo, TRECE se ha lanzado a escribir un atractivo diario audiovisual, que lleva la firma del periodista Javier Escartín y que, a modo de etapas del Camino francés, podemos ver cada noche, de lunes a viernes, a las 21:00 horas. Siempre pueden verlo, si no, a la mañana siguiente (12:05 horas) o a la carta en las páginas web de TRECE y COPE.

Estrenado el pasado 20 de julio, Diario de un peregrino contiene un total de 34 entregas en las que van haciendo cameos, junto al presentador, rostros conocidos y otros anónimos para, juntos, mostrar el camino de su vida, el que apunta al monte del Gozo, a las torres de la catedral y de ahí, de Santiago al cielo.

Está contado de manera ágil y fresca, grabado mientras se camina y con una mezcla de reportaje y documental en el que las historias de vida jalonan el recorrido. Se entra, además, en cada lugar, de la mano de algunos cicerones que lo conocen bien y que nos acompañan para abrirnos las puertas de un museo, de una catedral o del corazón de los paisanos, que llevan en su ADN el camino de flechas amarillas.

Junto a sus gentes, hay, como en todo Camino de Santiago que se precie, otros dos protagonistas: el paisaje variopinto, bellísimo, que lleva desde Roncesvalles hasta la plaza del Obradoiro, y el rico patrimonio cultural que vertebra el norte de España y en el que ha hundido Europa sus raíces cristianas.

Den por bien empleadas las ampollas y el cansancio y entren de lleno en este andariego diario. Todo un acierto de TRECE para cerrar este peculiar curso televisivo abriéndolo al horizonte más ancho que cabe imaginar.

Sorolla también pintó a Cristo

El Museo Sorolla de Madrid acoge hasta enero una muestra de la obra de temática religiosa del pintor valenciano, una faceta desconocida e inédita que cultivó especialmente durante los primeros años de su carrera

Cristina Sánchez Aguilar

La única vez hasta ahora que se me habían saltado las lágrimas en un museo fue hace años, ante una Piedad de Van Gogh expuesta en el museo que Ámsterdam dedica al atormentado pintor. Él mismo era Cristo en brazos de la Madre. Murió poco tiempo después de pintarla. La segunda vez fue hace unos días, cuando tras subir las escaleras de la casa-museo de Sorolla en Madrid, el impacto de una inmensa obra de siete metros me atrapó desde que crucé el quicio de la puerta. No es la obra original, sino una composición de la gran apuesta del joven valenciano que, atormentado por las críticas desfavorables en la Exposición Nacional de 1887, abandonó en su taller. De este Entierro de Cristo solo se conservan hoy tres fragmentos, que el comisario Luis Alberto Pérez Velarde ha propuesto colocar superpuestos sobre un boceto del cuadro original. 

Este paisaje descomunal que tanto tormento trajo al pintor da nombre a la exposición –Tormento y devoción– que, hasta el 9 de enero, mostrará la faceta religiosa de Sorolla, desconocida y diluida entre las escenas mediterráneas y luminosas a las que nos tiene acostumbrados. El entierro, en cambio, es oscuro, aunque muestra un atisbo de luz. Es de noche a las afueras de Jerusalén y un grupo de cristianos se dispone a enterrar al Maestro, cubierto con sudario blanco y trasladado en una parihuela. En el lateral derecho, María y el discípulo amado, Juan, observan cabizbajos la escena. Le llevó mucho tiempo pintar este cuadro, realizado durante su estancia en Roma. Prueba de ello son los numerosos estudios de la obra que conserva el Museo Sorolla en su colección permanente, algunos incluso en cuadernos de dibujos que se exponen para la ocasión. También el visitante podrá admirar una carta manuscrita dirigida a su cuñado, en la que Sorolla se muestra a sí mismo en una viñeta con semblante triste y decepcionado ante la reacción negativa de varios personajes que contemplan su cuadro. «Ha dado lugar a muchos comentarios la injusticia con que el jurado ha procedido en la clasificación de esta obra […]. Con asombro de todo el mundo, no ha obtenido ningún premio», escribiría Benito Pérez Galdós.  Según explica Pérez Velarde, los críticos «le reprocharon el hecho de mostrar más empeño en captar la luz del momento, el amanecer, que en descubrir el propio tema del entierro de Jesús». 

Decepcionado, Sorolla se trasladó a Asís, y fue allí donde se propuso encontrar una nueva senda, la que le condujo hacia la luz. Durante esta etapa pintó, ya acercándose a sus notas de color características, numerosas composiciones religiosas. Una de ellas fue la enigmática Santa Clotilde, con una estética próxima al prerrafaelismo y cierta cercanía a los postulados de Klimt. De vuelta en España, Sorolla creó tranquilas estampas de la vida valenciana que reflejaban algún asunto religioso. Por ejemplo, en La bendición de la barca, de 1895, obra llegada a Madrid desde el Museo de Bellas Artes de Asturias, ya comienza a introducir el mundo del mar que tanto le caracterizó. En esta obra, de encuadre llamativamente fotográfico, destaca un detalle pionero: uno de los marinos del barco que bendice el eclesiástico rompe la cuarta pared y mira desafiante y burlón al espectador.

Entre monaguillos, Misas y santos, que tanto pintó Sorolla, destaca una Primera Comunión en la que la nieta va buscando la bendición del abuelo, pieza llegada para la exposición desde un museo de Udine, en Italia. Este cuadro, titulado El día feliz, una niña ataviada de blanco besa la mano de su abuelo, un viejo pescador, mientras el resto de la familia contempla el momento con emoción. «La luz se cuela entre las tablas mal ajustadas de la choza con un dominio que Sorolla desarrollará aún más en años futuros», sostiene el comisario.

Un san Dimas espectacular en escorzo; la delicadeza de la Virgen inspirada en la pintura del italiano Domenico Morelli; la Monja en oración con la que obtuvo la primera medalla de oro –menos mal– en la Exposición Regional de Valencia de 1883, o el monaguillo encaramado al muro que observa, entre aburrido y deseoso, el juego de la gallina ciega de los vecinos, al más puro estilo goyesco, son otras de las joyas inéditas de este gran pintor, cuya faceta religiosa, aunque desconocida, fue prolífica.

Joaquín Leguina: «Que haya pocos niños crea soledad»

ENTREVISTA / El director del Observatorio Demográfico del CEU aboga por «un gran cambio cultural en favor de la natalidad» para resolver el problema del envejecimiento nacional

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo

Desde hace años se alerta sobre el problema de la natalidad en España. ¿Qué es lo que no vemos para que no acabemos de considerarlo urgente?
No sé si no lo vemos, o no lo queremos ver. Parece que hay un movimiento pensado para ocultar este problema. Se ha creado en el Ministerio de Transición Ecológica una secretaría general que está más enfocada al reto de la España vacía, como si eso no tuviera que ver con el problema de la natalidad. De algún modo parece que estamos metiendo este problema debajo de la alfombra, para no verlo. 

¿Quién debe coger la sartén por el mango? ¿La derecha? ¿La izquierda?
Etiquetar este problema como una reivindicación de derechas o de izquierdas es una estupidez. Estamos ante un problema gravísimo que nos coloca a la cola de los países europeos en cuanto a la tasa de natalidad. Desde hace años, el número de nacimientos es menor que el número de fallecimientos en España. Hay más muertos que partos, es tremendo.  No podemos dejarnos llevar por prejuicios políticos. Este problema no se puede ideologizar, aunque haya un feminismo radical que se posicione en contra de la natalidad. Defender la natalidad no es ir en contra de las mujeres. ¡La biología existe, señoras!

Es más bien al contrario: a las mujeres les gustaría tener más hijos de los que tienen.
Eso es lo que dicen todas las encuestas del INE. El número de hijos que desean tener las mujeres en España es más del doble de los que luego tienen. Lo que necesitamos es una política para que las mujeres puedan cumplir ese deseo. Y eso no se resuelve simplemente dando dinero, como hizo José Luis Rodríguez Zapatero.

En sus orígenes

Después de toda una vida dedicada a la política, en la que fue diputado y presidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina (Villaescusa, 1941) vuelve a sus orígenes como demógrafo e investigador. Desde el Observatorio Demográfico del CEU quiere proponer «cambios sociales y legales» para levantar la natalidad en España.

La pandemia ha dado un buen zarpazo a las cifras de natalidad. ¿Remontaremos?
Nadie tiene una bola de cristal con la que poder ver lo que va a pasar, pero es algo que deseo. La pandemia ha creado mucho miedo en la gente, y es precisamente el miedo el mayor enemigo de la natalidad. Espero que podamos volver al menos a los niveles poblacionales de antes, y, a partir de ahí, seguir subiendo.

Para eso van a hacer falta mucha imaginación y creatividad a la hora de implementar medidas. ¿Las tenemos? O al menos, ¿estamos mirando a otros países para copiar lo que hacen?
El país que más lejos ha ido a la hora de plantarle cara al problema de la baja natalidad es Francia, y también los países nórdicos, aunque últimamente también están en picado. Después de la Segunda Guerra Mundial, Francia instauró una política muy decidida y eficaz, con muchas ayudas de todo tipo. Hasta hay enfermeras que van a tu casa a hacer un seguimiento de la familia cuando nace un hijo. Por cierto, que uno de los que más impulsó este tipo de medidas fue el secretario general del Partido Comunista francés. Ellos tienen claro desde hace mucho tiempo que la lucha por la batalla demográfica es transversal y no es una cuestión ideológica.

¿En qué se dejan notar ya las consecuencias de la baja natalidad?
Desde los años 70 del siglo pasado, la bajada en el número de nacimientos se ha acelerado y ahora está cayendo en picado. Este fenómeno tiene repercusiones en el futuro que hoy ya podemos percibir. La universidad, por ejemplo, se está quedando sin alumnos; eso significa que no estamos formando el número suficiente de jóvenes que puedan sacar adelante el país. 

Las repercusiones en el sistema de pensiones son tremendas también: con la pirámide poblacional al revés, los cotizantes son cada vez menos, y los pensionistas son cada vez más. Eso no se resuelve simplemente alargando la vida laboral de la gente.

Y a nivel cultural, no es lo mismo una sociedad con niños que sin niños.
Una sociedad tan envejecida como la que estamos creando, y que en los próximos años lo será todavía más, crea unas bolsas de soledad impresionantes. Que haya pocos niños está condenando ya a muchos a una soledad no deseada. 

¿Quiénes son los principales perjudicados?
Creo que todos, en general, pero las mujeres son las más castigadas. No tener una cultura especialmente sensible hacia la natalidad hace que sus carreras profesionales se resientan, o directamente se acorten. Y la poca cultura de conciliación que tenemos hace que la carga de los cuidados recaiga en mayor medida sobre ellas. Hay que facilitar políticas de igualdad de verdad.

A las mujeres les gustaría tener más hijos de los que tienen. Foto: AdobeStock

¿Qué se puede hacer en este sentido?
Las ayudas económicas directas siempre vienen bien, pero son insuficientes e inevitablemente se terminan en algún momento. Hace falta un gran cambio cultural. Y hay que ayudar no solo en lo económico, sino también en lo profesional, para que las mujeres no sean discriminadas en su trabajo solo por tener hijos. Pero también hay que estudiar cómo ayudar a las empresas, porque para un empresario una mujer embarazada no puede suponer una carga. A las empresas hay que ayudarlas y educarlas también de alguna manera. Al final, eso significa poner euros sobre la mesa. 

En muchas ocasiones se menciona la inmigración como la única salida. ¿Es solución o parche?
Parche, más bien. Los modelos estadísticos que tenemos muestran que es un recurso poco eficaz. Además, el problema es la integración cultural. Se debería potenciar la inmigración de países latinoamericanos, con los que tenemos más sintonía cultural y religiosa.

RELACIONADO