24 de noviembre: san Andrés Dung-Lac y compañeros mártires

José Calderero de Aldecoa

La fe llegó a Vietnam al inicio del siglo XVI y se fue consolidando con los primero Vicariatos Apostólicos del norte (Dáng-Ngoái) y del sur (Dáng-Trong) en el 1659. Esa primera semilla dio grandes frutos evangélicos y se transformó en millones de personas convertidas

Actualmente, Vietnam cuenta con 25 diócesis (10 en el Norte, 6 en el Centro y 9 en el Sur) y los católicos son, aproximadamente, 6 millones (casi el 10% de la población); la jerarquía católica vietnamita fue constituida por el Papa Juan XXIII el 24 de noviembre de 1960.

Esta impresionante fructificación de la semilla de la fe se ha debido a que, desde los primeros años, la fe se ha mezclado, en el territorio vietnamita, con la abundante sangre de los mártires, tanto del clero misionero como del clero local y del pueblo cristiano de Vietnam. Juntos han soportado las fatigas del trabajo apostólico, como si se hubiesen puesto de acuerdo, han afrontado incluso la muerte para dar testimonio de la verdad evangélica.

La historia religiosa de la Iglesia vietnamita señala que han existido un total de 53 edictos, firmados por los señores Trinh y Nguyen o por los Reyes que, durante más de dos siglos, en total 261 años (1625-1886), han decretado contra los cristianos persecuciones una más cruel que la otra. Son alrededor de unas 130.000 las víctimas caídas por todo el territorio nacional.

A lo largo de los siglos, estos mártires de la fe ha sido enterrados de forma anónima, pero su recuerdo permanece vivo en el espíritu de la comunidad católica. Desde el inicio del siglo XX, 117 de este gran grupo de héroes, martirizados cruelmente, han sido elegidos y elevados al honor de los altares por la Santa Sede en 4 beatificaciones: en 1900, por el Papa León XIII, 64 personas; en 1906, por el Papa san Pío X, 8 personas; en 1909, por el Papa san Pío X, 20 personas; en 1951, por el Papa Pío XII, 25 personas. Entre ellos había: 11 españoles, todos dominicos (seis obispos y cinco sacerdotes); 10 franceses, todos de las Misiones Extranjeras de París (dos obispos y ocho sacerdotes); 96 vietnamitas: 37 Sacerdotes (11 de ellos dominicos) y 59 fieles (entre ellos, un seminarista, 16 catequistas, 10 terciarios dominicos y una mujer).

«Estos son los que vienen de la gran tribulación: han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del Cordero» (Ap. 7, 13-14), según el siguiente orden cronológico:

· 2 caídos bajo el reinado de Trinh-Doanh (1740-1767)
· 2 caídos bajo el reinado de Trinh-Sam (1767-1782)
· 2 caídos bajo el reinado de Canh-Trinh (1782-1802)
· 58 caídos bajo el reinado de Minh-Mano (1820-1840)
· 3 caídos bajo el reinado de Thieu-Tri (1840-1847)
· 50 caídos bajo el reinado de Tu-Duc (1847-1883)

El edicto real, junto a cada uno de los ajusticiados, precisa el tipo de sentencia: 75 condenados a la decapitación, 22 condenados a ser estrangulados, seis condenados al fuego, quemados vivos, cinco condenados al desgarro de los miembros del cuerpo y nueve muertos en la cárcel debido a las torturas.

José Calderero @jcalderero/Vatican.va