La vida religiosa recuerda a sus fallecidos por la COVID-19

CONFER contabiliza en cerca de 400 los religiosos y religiosas que han perdido la vida por el coronavirus

Fran Otero
Foto: AFP

CONFER dedica este martes 29 de septiembre, fiesta de los arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, a los más de 350 religiosos que han fallecido a consecuencia de la pandemia de la COVID-19. Una jornada en la que toda la vida religiosa de nuestro país se unirá para recordar su vida y dar gracias por su testimonio.

«Queremos que sea un momento importante dentro de nuestras comunidades. Queremos sentirnos unos y otros juntos porque nos duele su pérdida, pero también alegres porque han recorrido un camino de fidelidad y han caminado hasta la meta», afirma Jesús Miguel Zamora, secretario general  de CONFER.

391

religiosos y religiosas habían fallecido a causa de la COVID-19 a fecha de 29 de septiembre.

Así, desde la entidad eclesial animan a todas las comunidades religiosas a sumarse a esta iniciativa y a tenerlos presentes durante los momentos de oración del día: en la eucaristía comunitaria o en la oración personal de la mañana o de la tarde. Desde CONFER se ha pedido a todos los superiores mayores los nombres de cada uno de los religiosos y religiosas fallecidos para que la hoja con todos los nombres pueda posarse sobre la mesa del altar y ser nombrados uno a uno.

Asimismo, animan a las que así lo deseen a enviar fotos, vídeos o reflexiones que luego serán publicadas en la web de CONFER, a modo de «homenaje».

«Momentos muy dolorosos»

Según Zamora, en los últimos seis meses se han vivido «momentos muy dolorosos», sobre todo, por la imposibilidad de despedir a los hermanos, pero también «gozosos» porque han visto en ellos «un ejemplo de fidelidad». «Los tenemos como intercesores en el Cielo y nos ayudarán en este camino que seguimos haciendo como vida religiosa», añade.

Con los últimos datos recibidos, con fecha de 29 de septiembre, CONFER contabiliza un total de 391 fallecidos de 78 congregaciones religiosas diferentes, datos que se irán actualizando en los próximos días. Estas cifras no tienen en cuenta –no entran dentro de las ámbito de acción de CONFER– a la vida contemplativa, ni a los institutos seculares ni a las nuevas familias eclesial, por lo que todo indica que el impacto de la COVID-19 en los consagrados de nuestro país es todavía mayor.

Invitación a la oración por parte de Jesús Miguel Zamora, secretario general de CONFER