Velas, coleteros y mucha creatividad para ir a la JMJ - Alfa y Omega

Velas, coleteros y mucha creatividad para ir a la JMJ

Recaudar fondos para poder costearse el viaje a la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia: ese es el objetivo de estos jóvenes madrileños, que han puesto toda su creatividad para poder acompañar…

Redacción

Recaudar fondos para poder costearse el viaje a la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia: ese es el objetivo de estos jóvenes madrileños, que han puesto toda su creatividad para poder acompañar al resto de jóvenes del mundo durante la visita del Papa Francisco a Polonia

Be my light es una de estas iniciativas. Diez chicos y chicas de la parroquia de la Inmaculada, en Alcorcón, decidieron crear velas con mensaje y venderlas a los vecinos y familiares. Todo empezó «pidiendo por las parroquias cera de las velas, y después montamos una especie de taller artesanal en casa». Lo cuenta Patricia Morlanes, una de las creadoras de esta iniciativa. «Fundimos la vela y cogemos tarros de conserva. Luego hacemos pegatinas con frases cristianas y decoramos los tarros». Cada viaje cuesta unos 700 euros, y cada vela una media de cinco euros. Además de venderlas por las diferentes parroquias, todo aquel que quiera ayudarles puede hacer sus pedidos en su Facebook e Instagram.

Patricia, Cecilia, Marta y Cristina son cuatro chicas de Madrid que han lanzado Pe de Pelícano, donde venden bonitos coleteros. «Empezamos a hacer coleteros para nosotras, pero después de subir fotos a las redes sociales la gente empezó a pedir», explica Cristina. De momento han hecho más de 300 coleteros, «así que ya llevamos dos de los cuatro viajes financiados, y esperamos completar los otros dos que nos faltan», señala. Para los que quieran ayudar a estas estudiantes a llegar a Cracovia pueden encargar coleteros en su  Facebook o Instagram.

También Delegación Diocesana de Infancia y Juventud ha puesto un catálogo de productos a disposición de los jóvenes, para que puedan costearse al menos parte del viaje. La Delegación vende a los jóvenes a precio de coste diferentes modelos de pulseras, tarjetas y rosarios para que ellos los puedan vender después.

Laura Ucelay/C. S.