Vallejo Balda admite que filtró documentos porque se sentía «amenazado y corría peligro»

Según el sacerdote español, se sintió presionado por otra imputada del juicio, Francesca Chaouqui. «Estaba convencido de que Chaouqui le había contado a Nuzzi cosas personales de mi vida, mi familia, de mis relaciones con amigos», ha explicado ante las preguntas de su abogada y del fiscal

Alfa y Omega

Según el sacerdote español, se sintió presionado por otra imputada del juicio, Francesca Chaouqui. «Estaba convencido de que Chaouqui le había contado a Nuzzi cosas personales de mi vida, mi familia, de mis relaciones con amigos», ha explicado ante las preguntas de su abogada y del fiscal

El sacerdote español Lucio Vallejo, imputado junto a su secretario Nicola Maio, la relaciones públicas Francesca Chaouqui y los dos periodistas Gianluiggi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi, en el tribunal del Vaticano por la filtración y divulgación de documentos de la Sede Apostólica y considerados secretos, ha admitido que pasó documentos a los periodistas porque se sentía «amenazado» y «presionado».

«Filtré los documentos porque me sentía presionado y amenazado. Corría peligro físicamente», ha declarado en el interrogatorio al que ha sido sometido en el Vaticano en la reanudación del juicio por el caso conocido como Vatileaks II, según informa el periódico italiano Corriere della Sera.

El religioso riojano ha expresado que, sobre todo, se sintió presionado por otra de las imputadas en el juicio Francesca Chaouqui, que le llevó a hacer cosas por las que «evidentemente» se siente presionado, «cosas que no podía justificar». «Estaba convencido de que Chaouqui le había contado a Nuzzi cosas personales de mi vida, mi familia, de mis relaciones con amigos», ha explicado ante las preguntas de su abogada y del fiscal.

Así, ha reconocido que facilitó al periodista italiano Gianluigi Nuzzi, que publicó en su libro Viacrucis los documentos secretos, las más de 80 contraseñas de los archivos confidenciales que conservaba en su correo electrónico. Sin embargo, el sacerdote se ha defendido diciendo que nunca entregó documentos físicos en papel.

En su declaración ante los jueces ha denunciado que sufrió continuas presiones y chantajes por parte de la joven italiana Chaouqui tras terminar sus labores, en mayo de 2014, en la comisión investigadora de las finanzas vaticanas que integraban, la Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede (COSEA), creado por el Papa Francisco para limpiar las finanzas de la Santa Sede.

También ha dicho que fue extorsionado por el marido de Chaouqui, Corrado Lanino, el encargado del sistema informático de la COSEA.

La audiencia de este lunes ha durado tres horas y media y se retomará hoy martes 15 de marzo desde las 10:30 hasta las 17:30 horas aproximadamente.

Europa Press/Alfa y Omega