«Un cura en un hospital no es un enterrador: damos vida»

Cuando era niño, Gonzalo Javier Seco decía que «no quería ser ni cura, ni profesor, ni médico». Hoy, con 40 años y 15 de sacerdocio, es capellán del hospital Puerta de Hierro de Madrid, después de haber dado clase de Religión durante un año. «Son las cosas locas que hace Dios, que uno a veces no comprende, pero que demuestran que Él sabe lo que hace con cada persona», explica. Hijo, hermano y sobrino de médicos, recuerda que la gracia de Dios es la mejor medicina para el alma del enfermo

José Antonio Méndez
Gonzalo Javier Seco junto al cardenal Rouco durante una de sus visitas al hospital Puerta de Hierro. Foto: Archivo personal de Gonzalo Javier Seco

Cuando era niño, Gonzalo Javier Seco decía que «no quería ser ni cura, ni profesor, ni médico». Hoy, con 40 años y 15 de sacerdocio, es capellán del hospital Puerta de Hierro de Madrid, después de haber dado clase de Religión durante un año. «Son las cosas locas que hace Dios, que uno a veces no comprende, pero que demuestran que Él sabe lo que hace con cada persona», explica. Hijo, hermano y sobrino de médicos, recuerda que la gracia de Dios es la mejor medicina para el alma del enfermo

¿Qué cura un cura en un hospital?

El que va al hospital lo hace por enfermedades del cuerpo, pero muchas veces hay ligadas enfermedades del alma que hay que atender. Y ahí es donde entra el sacerdote. El capellán del hospital está para servir a los enfermos, a sus familiares y al personal del hospital, con una conciencia muy clara de que Dios se sirve del sacerdote, e incluso a pesar del sacerdote, para hacer su labor…

¿Y eso cómo se concreta?

Hay dos facetas. La primera es atender espiritualmente a los enfermos: celebrar la Eucaristía, dar la unción de enfermos, llevar la comunión a los impedidos, hablar con las familias… A veces basta escuchar al paciente para que cambie de actitud. Y con la confesión, la comunión y la unción, se fortalece el alma y eso ayuda incluso a la salud del cuerpo. Te podría contar miles de casos en los que Dios cura el alma, y eso ayuda a sanar la enfermedad. La otra faceta es atender a los trabajadores del hospital, que son la feligresía fija, porque los pacientes pasan, pero el personal está siempre.

Si ya están los médicos con sus tratamientos, ¿qué puede hacer Dios por un enfermo?

Foto: Archivo personal de Gonzalo Javier Seco
Foto: Archivo personal de Gonzalo Javier Seco

Muchas cosas. Cuando miras con ojos de fe, ves la mano de Dios en todo lo que sucede. Por ejemplo, dirigiendo la inteligencia y las manos de los médicos que atienden al paciente. Muchos médicos me cuentan que experimentan cómo Dios los sostiene en su labor. La acción de Dios también es fortalecer el alma del enfermo para no huir de su realidad y encarar su situación. Dios no ayuda a vivir solo con resignación, sino a ver la enfermedad como un cauce de la gracia de Dios.

Pero Dios no quiere que suframos, ¿no?

Dios nunca quiere nuestro mal y no quiere que suframos, pero permite los sufrimientos que nos vienen de la misma naturaleza humana para obtener una gracia muy grande. Hay muchas personas que se han acercado a Dios gracias a la enfermedad, porque entienden que sin Él, nada tiene sentido. La acción de Dios ayuda a ver la enfermedad como ocasión de gracia y redención. Suena un poco fuerte, pero las personas, ofreciendo nuestros dolores, estamos salvando el mundo porque nos unimos al Salvador.

Déme un ejemplo…

Una trabajadora del hospital, con un problema familiar muy grande de enemistad con su hija, me pidió que la encomendara para que se restaurase la relación. Ella ni siquiera conocía a su nieta, y yo la estuve encomendando. Rezábamos mucho, pero parecía que no funcionaba nada. Un día me la encontré ingresada por una enfermedad repentina. Me preocupé porque conocía sus problemas, pero ella me dijo que gracias a la enfermedad había vuelto a hablar con su hija, había conocido a su nieta y habían empezado un camino de reconciliación… Dios hace cosas así.

¿La gente tiene miedo al ver a un cura en el hospital?

Algunos familiares temen que el enfermo se asuste, pero la experiencia dice que los pacientes se alegran mucho cuando les digo que voy a rezar por ellos para que se pongan buenos. Cuando llegas al hospital, recibes muchísima información sobre la enfermedad y el tratamiento, y no caes en la cuenta de que está el capellán y que no hay que esperar al último momento. En cualquier hospital hay un capellán que hace guardias de 24 horas para que los pacientes puedan acudir a él en cualquier instante. No somos el último recurso ni estamos en el hospital como el enterrador: damos vida, porque damos a Dios y vamos con la fuerza de la fe.

José Antonio Méndez