Un cardenal surcoreano visita Corea del Norte

Colaborador

El cardenal Andrew Yeom Soo-jung, arzobispo de Seúl, visitó el 21 de Corea del Norte. Su visita, la primera de una personalidad eclesiástica al régimen estalinista, tenía como destinatarios a católicos surcoreanos en la zona industrial de Kaesong, donde cooperan empresas de ambos países, según un acuerdo entre ambos Estados. A su vuelta a Seúl, el cardenal calificó esta visita de esperanzadora, en un momento de gran tensión entre las dos Coreas: «Vi un signo de que podemos superar la agonía y la tristeza de la división, si hacemos un esfuerzo de diálogo y sinceridad». Según el informe World Watch List 2013, de la organización americana evangélica Open Doors, Corea del Norte es la nación más hostil a los cristianos del mundo. Según el estudio, viven actualmente entre 100.000 y 400.000 cristianos en el país, cifras -aclara la Iglesia en Corea del Sur- imposibles de contrastar. Lo que sí es seguro es que estas personas, que celebran su fe en la clandestinidad, se exponen a ser ejecutadas sumariamente, o enviadas a un campo de trabajo. Pyongyang, antes conocida como la Jerusalén del Este, tenía en 1900 unas 3 mil iglesias.