Un arzobispo para ofrecer a Cristo

Colaborador

El sábado pasado, monseñor Celso Morga tomó posesión como arzobispo coadjutor de Mérida-Badajoz, en la Eucaristía presidida por monseñor Santiago García Aracil, y concelebrada por cerca de 200 sacerdotes y 19 arzobispos y obispos. En su alocución al final de la Misa, el nuevo arzobispo coadjutor afirmó que su misión será «ofrecer a Cristo y ayudar a encontrarlo», según informa la diócesis de Mérida-Badajoz. Se refirió a la crisis de fe que padece nuestra sociedad, «una situación que no debe quitarnos la esperanza ni la alegría», y pidió a todos que «demos a conocer el Evangelio». Sobre sus prioridades pastorales, señaló a los sacerdotes, a los que pidió unidad, y afirmó que serán su ocupación principal junto con la promoción de las vocaciones sacerdotales y las familias; y, dentro de éstas, afirmó que atenderá prioritariamente a las que padezcan dificultades económicas a causa del paro y a las que tengan enfermos o ancianos que cuidar.