Sole. El despertar del padre - Alfa y Omega

Sole. El despertar del padre

Juan Orellana
Ermanno cuida del bebé de Lena como si fuera su propio hijo. Foto: Márgenes

Ermanno (Claudio Segaluscio) es un joven que no hace nada en la vida más allá de pequeños hurtos y de perder el tiempo y el dinero en las máquinas tragaperras. Es contratado por su tío para vigilar a Lena (Sandra Drzymalska), una joven polaca embarazada. Se trata de una operación de adopción ilegal. Cuando el bebé nazca, Ermanno se declarará padre de la criatura. Ella se irá, y Ermanno pedirá a los servicios sociales que sus tíos –que no pueden tener hijos– se hagan cargo del niño en un acogimiento permanente, alegando que él no se siente capaz de cuidarle. 

Durante el tiempo que Ermanno pasa con Lena empieza a surgir un cierto interés por ella, pero cuando nace el bebé ese interés se convierte en colaboración concreta. Ermanno ayuda en las cosas del niño y procura cuidar a su madre. De esta forma se va creando un vínculo de padre improvisado que entra en conflicto con los planes de sus tíos.

En esta cinta tan personal, su director, Carlo Sironi, ha buscado indagar en la condición de paternidad, que va mucho más allá de una mera transmisión biológica de un código genético. Ermanno no tiene ninguna relación con el bebé de Lena, pero el hecho de cuidarlo despierta en él un sentimiento de responsabilidad propio de un padre. Sin embargo, la película no cae en la tentación de desenlaces hollywoodienses, excesos de adrenalina o reclamos melodramáticos. Su compromiso realista puede dejarse por el camino a algunos espectadores que se hacen una imagen clara de cómo quieren que acabe el filme. Porque, en palabras del director, a la película lo que interesa es observar el despertar de una conciencia paternal, no contar una historia romántica con un happy end impostado.

La película es lenta, silenciosa, en coherencia con la introversión y parquedad de nuestros protagonistas, dos personas solas y sin horizontes, que casi se comunican solo por miradas y gestos. No es por tanto una cinta de vocación de masas, meramente comercial; es una cinta con fuerte personalidad autoral, dirigida a aquellos espectadores que se acercan al cine para conocer mejor al ser humano.

Sole
Director:

Carlos Sironi

País:

Italia

Año:

2019

Género:

Drama

Público:

+12