Silvina Pérez: «El Vaticano está a la vanguardia en remuneraciones equitativas»

Es laica, joven y argentina. Y como Francisco, llama a las cosas por su nombre. Silvina Pérez dirige la edición española del L’Osservatore Romano

Victoria Isabel Cardiel C.
Foto: CNS

Es laica, joven y argentina. Y como Francisco, llama a las cosas por su nombre. Silvina Pérez dirige la edición española del L’Osservatore Romano, que se imprimió por primera vez el 5 de enero de 1969, para rememorar la primera visita de un Papa a América Latina: la de Pablo VI a Bogotá en agosto del año anterior. Con su llegada, el periódico del Papa cruzó el charco y se asentó como publicación especial, con contenidos propios, en Argentina, Honduras, México, Colombia, Perú, y Panamá

¿Cuál ha sido para usted la noticia del año 2019 en el Vaticano?

2019 fue muy intenso para el pontificado. Comenzó con un viaje a las periferias de América Latina (JMJ de Panamá) y Francisco se consolidó como el Papa de las primeras veces con su visita a la península arábiga, la cuna del Islam. Pero lo más destacado fue la cumbre antipederastia de febrero de 2019. Desde entonces ha habido un cambio brutal en las diócesis, que han ido aplicando medidas para erradicar esta lacra con mayor o menor celeridad.

Está al frente la edición española del L’Osservatore Romano. ¿Cómo es trabajar en la Santa Sede siendo mujer?

Si pienso en que las mujeres desembarcamos en el periódico del Papa en 2008 me siento una privilegiada. Pero yo no soy la primera mujer que dirige esta edición. Esto ha abierto mucho el camino. Además, la presencia femenina en el Vaticano se enmarca también en lo que el Papa subraya siempre: la Iglesia es mujer. Aquí no hay brecha salarial. El Vaticano está a la vanguardia en las remuneraciones equitativas. Sí, es cierto que, en número, sigue habiendo muchos más hombres en los puestos de dirección, aunque es un techo cristal que se está empezando a romper.

¿Cómo ha encajado el periódico la reforma de los medios de comunicación hecha por Francisco?

Lo fundamental es que el Papa ha querido cambiar los corazones de los trabajadores del Vaticano. Esto no es algo figurado. Ha querido aportar un punto de vista más genuino, que refleje que estamos al servicio de los católicos del mundo.

¿Las noticias falsas también están al acecho en el periódico del Papa?

Nadie es inmune del todo a este fenómeno. Pero nosotros tenemos un antídoto y es que manejamos informaciones oficiales. Tenemos más filtros y controles que en otros sitios. Además, estamos fuera del juego de la inmediatez. Buscamos una lectura más reposada de análisis que no está tan sujeta al ahora. Somos portavoces del Papa y de la Santa Sede, aunque también nos hemos abierto al mundo en los últimos años.

El estilo de comunicación del Papa, abierto de tú a tú sin tapujos, ¿hace más fácil o más difícil la labor de los vaticanistas?

Mucho más difícil. El Papa pone en crisis el sistema de comunicación. Te trasforma todo, cambia las reglas y te obliga a poner en discusión constantemente tu propia información. Francisco defiende el modelo periodístico del poliedro frente a la esfera. En la esfera todo es igual, cada punto es equidistante del centro, no hay diferencias y, en cambio, en el poliedro hay coherencia, hay unidad, pero también hay diversidad, variedad de posiciones, de cultura y de identidad.

Victoria Isabel Cardiel C.
Ciudad del Vaticano


Otras:

Francesca Di Giovanni: «La voz de la Santa Sede debe ser escuchada»
Mariella Enoc: «La clave está en conjugar el presupuesto con la humanidad»
Mary Melone: «Ninguna mujer quiere un cargo por una cuota rosa»