Septiembre mariano

Cristina Tarrero
Foto: www.romerosnsgracia.es

Es bien conocido por todos que España es considerado como un país mariano. San Juan Pablo II en 1982 se despidió con estas palabras: «¡Hasta siempre, España! ¡Hasta siempre, tierra de María!». La devoción a la Virgen María está muy arraigada y hay muchas advocaciones que así nos lo recuerdan. Durante el mes de mayo es habitual en parroquias, pueblos y santuarios encontrar diferentes actos de piedad vinculados a la Virgen. En la antigua Grecia en mayo se celebraban las fiestas en honor a Artemisa, y en Roma a Flora, pues la primavera era el mes de la fecundidad y de las flores. En el mundo cristiano hay referencias a María en las cantigas de Alfonso X el sabio que la citan como «flor de las flores». Mayo se ha convertido en la fecha idónea para las comuniones y los niños consagran su corazón a María. Pese a todo en mayo hay pocas fiestas litúrgicas vinculadas a la Virgen, en cambio septiembre aglutina un gran número de advocaciones marianas. Así, descubrimos que en México se celebra Divina Infantita, en Cuba la Virgen de la Caridad del Cobre, en Venezuela la Virgen del Valle, en Austria Nuestra Señora de Zell, en Alemania Nuestra Señora de Hildesheim… y es el 8 de septiembre, el día de la Natividad de la Virgen cuando comienza el año litúrgico bizantino.

En España septiembre es sin duda un mes dedicado a la Virgen. El día de la Natividad reúne muchas fiestas: la Virgen de Covadonga, la Virgen de Guadalupe, la Virgen de la Encina, la Virgen de la Cinta, la Virgen de Regla, la Virgen de los llanos, Nuestra señora de los Remedios, Nuestra Señora la Antigua… En la villa de Madrid durante la Edad Moderna se celebraba el 8 de septiembre la Virgen de la Almudena. Desde la iglesia de Santa María comenzaba una procesión y con el Voto de Villa se consagraba a la Almudena al pueblo de Madrid. Desde 1976 estos actos se realizan el 9 de noviembre. Entre las fiestas de nuestra comunidad destacan las de San Lorenzo de El Escorial, donde veneran la Virgen de Gracia. Las celebraciones incluyen rosario de la aurora, Misa del alba y romería. San Lorenzo se viste de gala en honor a María hermanando devoción y folclore. Merece la pena acudir y participar de la excepcional romería.

Cristina Tarrero