Premios Carisma: «Vuestro corazón seguro que no descansa imaginando lo mejor para otros» - Alfa y Omega

Premios Carisma: «Vuestro corazón seguro que no descansa imaginando lo mejor para otros»

CONFER entregó este jueves sus premios Carisma a aquellos que «tienen ese don de Dios y lo despliegan en el servicio a los demás». Jordi Sabaté o Mabel Lozano fueron algunos de los galardonados

Redacción
Los premiados de esta edición. Foto: CONFER

Este jueves, 17 de junio, se celebró en el Espacio O_Lumen de los dominicos la II Gala de los Premios Carisma otorgados por la CONFER. Al encuentro, que estuvo amenizado por el grupo de violinistas Teamduodeno y la compañía de teatro Impro Impar, asistieron todos los galardonados. En el caso de Jordi Sabaté, enfermo de ELA, hubo un encuentro virtual en directo.

La gala fue inaugurada por la Presidenta de la CONFER, M.ª Rosario Ríos, ODN. En palabras de la religiosa de la Compañía de María, «reconocemos un carisma, verificamos que es verdadero, cuando quien recibe ese don de Dios –el que sea– no lo convierte en una posesión, sino que lo despliega realmente en el servicio a los demás; cuando construye comunidad desde la diversidad y la complementariedad con otros carismas y así, de un modo u otro, construye el Reino de Dios y una sociedad fraterna de hermanos diversos, donde todos tienen espacio».

El encuentro fue clausurado por el Secretario General de la CONFER, Jesús Miguel Zamora, FSC, quien expresó a los premiados, que «todo premio tiene una contrapartida que me parece que es ambiciosa. Tiene escondido en lo recóndito de vuestra aceptación un compromiso: el de seguir en la brecha con lo que hacéis con mayor denuedo, si cabe, porque el corazón humano, el vuestro en concreto, seguro que no descansa imaginando lo mejor para otros, cada uno desde su realidad y sus posibilidades».

Estos fueron los ganadores de los premios Carisma:

Premio Carisma de Formación y Espiritualidad a José Ramón Busto Saiz, sacerdote de la Compañía de Jesús, «por su dedicación incansable, inspiradora y de calidad, a la formación e investigación en el campo de la exégesis bíblica durante 43 años».

Premio Carisma de Justicia y Solidaridad a la Fundación Madrina, «por su apoyo y protección a la infancia más vulnerable y a la mujer en su maternidad frente a la exclusión social, educativa y laboral».

Premio Carisma de Misión y Cooperación a la Iglesia en Canarias y en particular a Antonio Viera, «por su denuncia de las condiciones en las que se encuentran los extranjeros que llegan al CIE Barranco Seco en Las Palmas de Gran Canarias, así como su lucha incansable hasta conseguir su cierre».

Premio Carisma de Educación a Raquel Pérez Sanjuán, directora de la Comisión Episcopal para la Educación y la Cultura, «por su trabajo para la defensa de la asignatura de Religión como necesaria para una completa formación de los niños, adolescentes y jóvenes españoles».

Premio Carisma de Pastoral Juvenil Vocacional a los Jóvenes Dehonianos, «por sus campañas de publicidad creativas y actuales con el objetivo de impulsar el conocimiento y promoción de la vida religiosa en la sociedad».

Premio Carisma de Salud a los capellanes de hospitales durante la COVID-19, «por su labor de acompañamiento y consuelo a las víctimas del coronavirus que se encontraban solas en los hospitales», además de «por sus oraciones en el Palacio de Hielo y los cementerios sin la presencia de las familias», lo que para CONFER ha supuesto «una labor silenciosa pero fundamental para el consuelo de las familias».

Premio Carisma de Comunicación a Mabel Lozano, escritora, actriz y directora de cine, «por su compromiso en la lucha contra la prostitución, la explotación sexual y la trata de seres humanos»

Premio Carisma Fe y Cultura a la Fundación Pablo VI, «por su diálogo con la política, la cultura y la sociedad; la ciencia, la tecnología y la bioética; la justicia social, la promoción humana, el desarrollo y la ecología, sobre la base del humanismo cristiano».

Premio Carisma de Impacto a Jordi Sabaté, enfermo de ELA, «por su campaña Mueve un dedo por la vida y por el incansable empeño en acercar el conocimiento de esta enfermedad degenerativa a la sociedad e impulsar su investigación, todo ello a través del humor y siempre en defensa de la vida».

Premio Carisma Especial a José Luis Pinilla, sacerdote de la Compañía de Jesús, «por su labor encomiable en materia migratoria y defensa de los derechos humanos haciéndose amigo y hermano de los pobres a ejemplo de Pedro Arrupe, vocación religiosa que se hace entrega sobre todo en el desamparado».