Persecución religiosa también en Europa - Alfa y Omega

Persecución religiosa también en Europa

El acoso a los cristianos no es patrimonio sólo de dictaduras como China o de los países islámicos, aunque son éstos los que, según la Comisión para la Libertad Religiosa de Estados Unidos, atacan con más violencia a los creyentes

María Martínez López

El acoso a los cristianos no es patrimonio sólo de dictaduras como China o de los países islámicos, aunque son éstos los que, según la Comisión para la Libertad Religiosa de Estados Unidos, atacan con más violencia a los creyentes. En Europa, los casos de intolerancia y discriminación contra los cristianos, aunque menos graves que en esos países, son más frecuentes de lo que parece. Lo afirma el Observatorio sobre Intolerancia y Discriminación contra los Cristianos en Europa

En 2011, el Observatorio sobre Intolerancia y Discriminación contra los Cristianos en Europa (OICDE) investigó 180 incidentes de este tipo; una veintena de ellos, en España. Son datos recogidos en un informe del Observatorio, hecho público el pasado 19 de marzo. La condición mayoritaria de los cristianos en el Viejo Continente no impide la violencia. El 95% de los casos de violencia por motivos religiosos en Escocia entre 2010 y 2011, y el 84% del vandalismo en Francia durante 2010 tuvo como objetivo a personas o templos cristianos.

Estas manifestaciones de intolerancia «son una realidad alarmante porque subrayan una realidad hasta ahora poco conocida y en crecimiento», ha afirmado monseñor András Veres, obispo de Szombathely (Hungría). Los obispos de Europa -añadió- apoyan a «quienes no ven sus derechos respetados y recuerdan que la libertad de religión es un bien valioso que debe ser protegido para seguir siendo un pilar de la paz en nuestro continente».

Monseñor Veres hizo estas declaraciones como obispo designado por el Consejo de Conferencias Episcopales Europeas para seguir la actividad del Observatorio. El OICDE es una organización no gubernamental cuyo fin es investigar y ofrecer este tipo de información a las instituciones europeas y a instituciones religiosas como el Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa.

«Es necesario un cambio»

El informe clasifica los actos de intolerancia y discriminación en varias clases: libertad de religión, libertad de expresión, libertad de conciencia, políticas discriminatorias, exclusión de los cristianos de la vida pública y social, represión de los símbolos religiosos, insultos, difamación y estereotipos negativos, actos de odio, vandalismos, profanaciones y, por último, crímenes de odio contra algunas personas.

El documento del OICDE resalta que «incontables individuos e instituciones han alzado su voz en 2011 para llamar la atención hacia la creciente intolerancia contra los cristianos, y para advertir de que es necesario un cambio». Esta toma de conciencia se reflejó en las instituciones europeas.

Por ejemplo, la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sentenció que la presencia de crucifijos en los colegios públicos no es en sí misma una forma de adoctrinamiento religioso. Asimismo, la Asamblea Parlamentaria de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) pidió que se reconsiderara la legislación que pueda tener consecuencias negativas para los cristianos.

Países especialmente preocupantes

Por otro lado, la Comisión para la Libertad Religiosa, dependiente del Departamento de Estado de Estados Unidos, ha hecho público su informe anual sobre libertad religiosa en el mundo. Este informe recoge cada año los países que suscitan una particular preocupación por sus violaciones de la libertad religiosa. Aunque el informe recoge la persecución a personas de todas las religiones, los cristianos suelen ser víctimas habituales de ella en la mayoría de países acusados.

Este año, ha sorprendido que a la lista de sospechosos habituales (Arabia Saudí, Birmania, China, Corea del Norte, Egipto, Eritrea, Iraq, Iran, Nigeria, Pakistán, Sudán, Turkmenistan, Uzbekistan y Vietnam) se ha sumado, para sorpresa de muchos, Turquía. Eso sí, sólo con el voto de cinco de los nueve miembros de la Comisión.

El sorprendente caso de Turquía

El informe incluye el voto particular de los otros cuatro comisionados. Subrayan que, durante el último año, el Gobierno turco ha dado bastantes pasos para conceder más autonomía tanto a los musulmanes como a las religiones minoritarias. Hasta ahora, ambos grupos han visto su libertad restringida por el secularismo de las instituciones. Estos pasos -recuerdan los comisionados disidentes- han sido valorados positivamente por diferentes líderes religiosos del país.

El informe de la Comisión incluye también una lista de países que, aunque no restringen la libertad religiosa tanto como los arriba citados, sí deben ser vigilados. Se trata de Afganistán, Bielorrusia, Cuba, India, Indonesia, Laos, Rusia, Somalia y Venezuela. En este grupo se encontraba el año pasado Turquía, así como Tajikistán, que también ha pasado a engrosar la lista de los países que suscitan una particular preocupación.

María Martínez López