Pensadores de frontera y de búsqueda - Alfa y Omega

Este libro de Ediciones Rialp es pequeño de tamaño y de páginas, pero supone una gran ventana abierta para profundizar en las vidas y las obras de veinte pensadores, hombres y mujeres, de los siglos XIX y XX, que pueden ser un punto de referencia para moverse en la compleja realidad del siglo XXI. Su autor, Jaime Nubiola, profesor de Filosofía en la Universidad de Navarra, lo ha titulado con acierto Pensadores de frontera. En mi opinión, el título también podría haber sido el de Pensadores de búsqueda. En efecto, los autores presentados, entre los que hay novelistas, poetas, filósofos y artistas se caracterizan por la búsqueda de la verdad, lo que en unas ocasiones se tradujo en una adhesión a la fe católica; en otras, a religiones cristianas y a la fe judía, o simplemente a un deseo de trascendencia más allá de los condicionantes de una razón empeñada en encerrarse en sí misma. 

El profesor Nubiola, en el prólogo, recuerda una enseñanza clave de san Juan Pablo II: la síntesis de cultura y fe no es solo una exigencia de la cultura sino también de la fe. En efecto, una de las cualidades de la fe es que enseña a ver la cultura con ojos nuevos, no con recelo, sino con esperanza. La desculturización, que también afecta al cristianismo y lo rebaja a la categoría de un asustadizo fideísmo, es probablemente el resultado del miedo a «contaminarse», a ser influenciado por una antropología alejada de Dios. Asumir esta idea es ponerse a la defensiva, pero además implica un pesimismo sobre el ser humano. El relativismo imperante nos hace olvidar que siempre han existido personas, y siguen existiendo, que buscan la verdad en el arte, la poesía o la filosofía. Son pensadores de frontera, constructores de puentes entre la cultura y la fe, con independencia de su ideología o creencias. Quien ve así el mundo encontrará muchos tesoros en estos pensadores. Podrá realmente decir que nada humano le es ajeno, sobre todo cuando empiece a profundizar en estos grandes humanistas, en los que resalta la grandeza de la condición humana, pese a los defectos personales. 

Me decía un amigo que una gran cualidad de un artículo es que despierte en el lector el ansia de saber más. En efecto, al leer este libro, queremos saber más de filósofos como Arendt, MacIntyre, Weil o Wittgenstein, o de escritores como Camus, Dostoyevski, Kafka o Machado.