Osoro escribe a los más de 600 misioneros de la diócesis repartidos por todo el mundo

«Como Jesús, habéis salido de Madrid para compartir las alegrías, las tristezas, las ilusiones, los dolores de aquella gente que ya no os es ajena, que se ha convertido para vosotros en vuestra familia, en vuestros amigos, en vuestros hermanos»

Colaborador
Monseñor Carlos Osoro Sierra, arzobispo de Madrid, junto a la hermana Paciencia Melgar, durante el XII Encuentro Misionero de jóvenes celebrado en Madrid, del 20 al 22 de marzo de 2015. Foto: OMP

«Como Jesús, habéis salido de Madrid para compartir las alegrías, las tristezas, las ilusiones, los dolores de aquella gente que ya no os es ajena, que se ha convertido para vosotros en vuestra familia, en vuestros amigos, en vuestros hermanos»

Con motivo de la Navidad, el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, ha enviado sendas cartas de felicitación de Navidad a los misioneros y misioneras, y a sus familiares.

En la carta que ha dirigido a los primeros da «gracias a Dios por poder compartir con todos vosotros, como arzobispo y pastor de vuestra diócesis, los mejores deseos para estos días que nos llenan de gozo y que son tan importantes para todos: Dios se hizo Hombre e hizo el cambio de los destinos de la historia».

«Como Jesús, habéis salido de Madrid para compartir las alegrías, las tristezas, las ilusiones, los dolores de aquella gente que ya no os es ajena, que se ha convertido para vosotros en vuestra familia, en vuestros amigos, en vuestros hermanos. […] Pero también, como Jesús, estáis con ellos para mostrarles un Dios amoroso que los perdona, los cuida, se entrega por su salvación», agrega.

A los más de 600 misioneros de la diócesis repartidos por todo el mundo, el purpurado les muestra finalmente su agradecimiento en nombre de la Iglesia diocesana y les encomienda a la Virgen de la Almudena.

«El Señor nos sigue cuidando»

Por su parte, en la carta que ha escrito a los familiares de los misioneros, el cardenal Osoro recuerda que «cada año es un regalo nuevo que el Señor nos hace»: «es un regalo de Dios ver que el Señor nos sigue cuidando y nos da la alegría de ver que sigue creciendo el número de personas que le conocen y quieren». «Nuestros misioneros, vuestros misioneros de modo íntimo, contribuyen a que el amor y la paz que Dios ha anunciado a través de los ángeles a los pastores de Belén sea realidad en el corazón y en las sociedades de la gente a la que están llevando el Evangelio», detalla.

Con deseos de una feliz Navidad, concluye encomendándoles «a la Virgen María, nuestra Madre que desde el cielo os cuida a vosotros y a nuestros misioneros. Que Ella os llene de la alegría del Espíritu Santo. Rezad también por mí y por la diócesis de Madrid, para que no nos cansemos nunca de anunciar que Cristo vive. ¡Muy feliz Navidad y un gran año 2018!».

Infomadrid