No utilizar a los hijos como arma de combate, no poner a caldo al otro, predicar con el ejemplo… - Alfa y Omega

No utilizar a los hijos como arma de combate, no poner a caldo al otro, predicar con el ejemplo…

El Papa recibió este lunes al Grupo Santa Teresa, de mujeres separadas, de la Archidiócesis de Toledo. Durante el encuentro, que duró cerca de hora y media, las mujeres mantuvieron un coloquio con Francisco. «¿Cómo podemos educar a nuestros hijos cuando nuestro criterio no coincide con el del padre?», le preguntó Esperanza Gómez-Menor, que atiende a Alfa y Omega a la salida de la cita con Francisco

José Calderero de Aldecoa
Esperanza haciendo su pregunta al Papa. A su derecha, Miguel Garrigós, delegado de Familia y Vida de la Archidiócesis de Toledo

A Trump, el Papa le dedicó 20 minutos. Con las mujeres separadas de la archidiócesis de Toledo que forman el Grupo Santa Teresa, Francisco estuvo 95 minutos de audiencia privada. El encuentro –precedido por otro en que las mujeres se han encontrado con monseñor Farrel, prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida– tuvo lugar este lunes en el Vaticano gracias al cruce de cartas entre las mujeres y el Papa, que tuvieron de enlace al arzobispo de Toledo. El Pontífice no solo les dedicó tiempo a las integrantes del Grupo Santa Teresa, también se mostró muy cercano. «Estábamos esperando en la sala con la puerta abierta y entró él solo y cerró la puerta. Primero saludó a don Braulio [arzobispo de Toledo] y luego se acercó a cada uno a uno de los presentes. Incluso estuvo bromeando con los hijos de las mujeres», recuerda para Alfa y Omega Miguel Garrigós, delegado de Familia y Vida de la Archidiócesis de Toledo.

Tras los saludos iniciales, se inició un coloquio entre las mujeres y el Santo Padre. Esperanza Gómez-Menor, madre por partida doble, le preguntó por la educación de los hijos. «Es un tema difícil y que nos preocupa. En muchas ocasiones, tanto en cuestiones cotidianas como en la educación en la fe, nuestro criterio no coincide con el del padre», explica a Alfa y Omega. En concreto, Esperanza le preguntó: «¿Cómo podemos educar a nuestros hijos sin desacreditar al padre?». A lo que Bergoglio, según Esperanza, respondió «que nunca utilicemos a los niños como arma de combate. Que no intentemos barrer para casa poniendo a caldo al otro. Que había que predicar con el ejemplo y que todo hay que hacerlo con mucho amor». El Santo Padre también invitó a las mujeres a rezar por sus ex maridos.

El papel de las separadas en la Iglesia

Durante el coloquio también se habló del papel de las separadas en la Iglesia. Sobre esta cuestión le preguntó al Papa la talaverana Isabel Díaz, que dijo sentirse «muy agradecida a la Iglesia por todo lo que estaba recibiendo» y preguntó «¿qué podían hacer ellas?». La respuesta del Papa «ha sido muy bonita», según Garrigós, «porque les ha dicho que ayuden a los matrimonios en crisis. Que cuando vean a un matrimonio que tiene dificultades, les animen a tener paciencia, que si se tensa más la situación se puede romper, que ellas han pasado por esto…».

A la salida del encuentro, el arzobispo de Toledo, monseñor Braulio Rodríguez mostró su agradecimiento al Papa por recibirles y aseguró que fue «el propio Francisco quien ha mostrado interés en conocer personalmente cómo se trabaja pastoralmente en este ámbito». Este trabajo, añadió el prelado, «forma parte de nuestro plan pastoral diocesano que quiere responder ante los problemas reales que existen en nuestra sociedad».

Grupo Santa Teresa

El Grupo Santa Teresa de la Archidiócesis de Toledo nació hace tres años para acompañar y ayudar a mujeres separadas y/o divorciadas. A él perteneces 35 mujeres, 28 de las cuales acudieron a la cita con Francisco.

Se reúnen mensualmente en la parroquia de San Juan de la Cruz de la ciudad de Toledo. «Hay un rato de adoración al Santísimo, luego rezamos vísperas y luego trabajamos específicamente sobre algún tema. Actualmente estamos tratando el libro La libertad interior, de Jacques Philippe, porque habla del perdón y la reconciliación. Ellas leen unas páginas y luego se comentan», explica el delegado de Familia y Vida de Toledo.