«Necesitamos una Europa fuerte en derechos humanos. Id a votar» - Alfa y Omega

«Necesitamos una Europa fuerte en derechos humanos. Id a votar»

En una entrevista publicada en Avvenire, monseñor Jean-Claude Hollerich, presidente de COMECE, denuncia que algunas personas «reclaman una identidad europea cristiana, incluso con aspiraciones políticas que se revelan en claro contraste con una perspectiva basada en el Evangelio»

Redacción
CNS

«Votar significa asumir la responsabilidad de reafirmar el papel de Europa, tanto para los países miembros como a nivel mundial. Votar significa tener el bien común en el corazón. Por eso nuestro llamamiento a los ciudadanos es: ve y vota». Es el llamamiento que Jean-Claude Hollerich, jesuita, arzobispo de Luxemburgo y presidente de COMECE (Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea) lanza en una entrevista publicada el domingo en Avvenire y realizada por Nello Scavo.

En un incisivo análisis sobre la situación de la Unión, Hollerich lamenta que «muchas, demasiadas veces, solo hablamos de resultados económicos. Pero creo que una Europa verdaderamente unida es necesaria, por ejemplo, para la promoción y protección de los derechos humanos en todo el mundo».

Una gran parte de la entrevista, publicada íntegramente al final de estas líneas, está dedicada al auge de los populismos y del rechazo a los inmigrantes. El jesuita recuerda que, «en el momento del milagro económico», el inmigrante era bien recibido porque «su presencia y su esfuerzo aseguraban el bienestar». Sin embargo, «ahora se ha convertido en un extranjero», que se percibe como amenaza al ser «cultural y religiosamente diferente».

Identidad cristiana contra el Evangelio

Este proceso coincide con la pérdida de sensación de bienestar, que ha dado lugar a «muchos temores». Y algunos aprovechan esto para «reclamar una identidad europea cristiana, incluso con aspiraciones políticas que se revelan en claro contraste con una perspectiva basada en el Evangelio».

En efecto, los entramados ideológicos detrás de los populismos –asegura el arzobispo de Luxemburgo– niegan «la esencia de la teología occidental: el amor de Dios y el amor al prójimo. Sin libertad, el amor no puede existir y la libertad es la condición indispensable para toda interacción humana, y también lo es la acción política y la responsabilidad». Una dinámica que ha contado con la complicidad de «un cristianismo autorreferencial», pero que puede acabar «devorando al cristianismo», advierte.

Una cohesión incoherente

No es la única voz de la Iglesia que en los últimos días se ha alzado para alertar sobre la importancia de las elecciones europeas de este fin de semana. El vicepresidente de COMECE, monseñor Mariano Crociata, abordó esta misma cuestión recientemente en el seminario internacional de estudios de EZA, el Centro Europeo para los Asuntos de los Trabajadores, una red europea de asociaciones que se reconocen en los valores sociales cristianos.

«Desgraciadamente –afirmó–, en esta etapa de la historia de la Unión Europea, falta la capacidad de ver y actuar en el sentido de su cohesión y colaboración como forma de responder a las expectativas de los pueblos».

Frente a quienes quieren responder a la crisis de identidad europea dando marcha atrás en el proceso de integración, monseñor Crociata señaló que entre las causas de la actual fragilidad de la UE se encuentran precisamente la poca coherencia de su cohesión, la falta de una visión común y la falta de capacidad de planificación compartida.

«Unidos por la moneda y la libre circulación de bienes y personas, los países de la Unión pueden presumir de una tradición cultural consolidada –subrayó–, pero el grado de su integración política e institucional sigue siendo en gran parte deficitario en comparación con los desafíos que el mundo de hoy presenta».

Y concluyó afirmando que «solo un espíritu redescubierto de entendimiento y disposición de proyectos compartidos puede restaurar la confianza en la posibilidad de tomar en nuestras manos el destino común», agregó el prelado.

Texto completo de la entrevista a monseñor Jean-Claude Hollerich, SJ

¿Por qué le preocupa a COMECE lo que sucederá con las próximas elecciones europeas?
Hay quienes quieren una Europa dividida, fragmentada y disputada. En cambio, se necesita una Europa fuerte en la escena internacional. Muchas, demasiadas veces, solo hablamos de resultados económicos. Pero creo que una Europa verdaderamente unida es necesaria, por ejemplo, para la promoción y protección de los derechos humanos en todo el mundo. Una vez más, Europa debe ser verdaderamente capaz de promover la paz y la justicia social y económica. Debemos entender que los resultados electorales tendrán repercusiones en las decisiones que afectan a toda la humanidad, no solo a nuestro continente.

Recientemente, en Civiltà Cattolica, usted examinó la fascinación soberana. Figuras como el estadounidense Bannon y el ruso Dugin inspiran e influyen en algunos de los movimientos políticos antieuropeos. ¿A dónde quieren ir?
Steve Bannon y Aleksandr Dugin son los sacerdotes de esos populismos que evocan una falsa realidad pseudoreligiosa y pseudomítica. Una realidad que quiere negar la esencia de la teología occidental: el amor de Dios y el amor al prójimo. Sin libertad, el amor no puede existir y la libertad es la condición indispensable para toda interacción humana, y también lo es la acción política y la responsabilidad. Hay que repetirlo: sin libertad no existe nuestra fe. Por el contrario, los populismos no crean comunidades libres, sino grupos que repiten las mismas consignas, que generan nuevas uniformidades, que son la antecámara de los totalitarismos.

Siendo pesimista, ¿qué podría pasar?
Al observar nuestros problemas diarios, que ciertamente no debemos esconder, olvidamos que el bien supremo de la paz es una herencia frágil. Una Europa débil y dividida podría volver a encender las tensiones y los conflictos. Y tenemos la responsabilidad histórica de evitar este grave peligro.

Hay muchas preguntas abiertas. Libia es una de ellas, ya que solo confirma una marcada debilidad de la Unión en la escena internacional, que es un reflejo de las debilidades internas. Los países miembros, como Francia e Italia, se enfrentan por el futuro de Trípoli, cada uno buscando su propio interés.
El caso de Libia es la demostración de que la UE no tiene una sola voz y procede de manera inconexa. Pero sin una visión compartida es imposible imaginar y construir perspectivas de paz. De ello se deduce que, al no tener una posición común, la UE esencialmente dice que no puede hacer nada. Esto también es una demostración de cómo las viejas elites no pudieron resolver problemas complejos. Los votantes tienen el deber de pedir ser escuchados sin dejarse encantar por aquellos que quieren destruir en lugar de construir.

Sin embargo, la desunión también involucra a las religiones, que no por casualidad se blanden también como un instrumento de batalla política. Ni siquiera el cristianismo, que es la fe mayoritaria, es inmune a intentos similares. ¿Cómo valoras estas tendencias?
Un cristianismo autorreferencial se arriesga a hacer el juego de aquellos que quieren negar y manipular la interpretación de la realidad, generando dinámicas que acabarían devorando el cristianismo.

Hace unos días estaba en Grecia con la delegación del Vaticano enviada por el Papa para apoyar la reapertura de los corredores humanitarios. En la isla de Lesbos se encontró con la desesperación de los refugiados y la angustia de los ciudadanos griegos que intentan recuperarse de la crisis económica, pero se sienten humillados por las instituciones europeas. ¿No es esta la síntesis de las contradicciones de la UE en las que se basan los populistas?
La difícil situación de los refugiados y migrantes en el Mediterráneo es una vergüenza para Europa. Pero hoy en día, la sensación de bienestar parece haber desaparecido y haber dado lugar a muchos temores que algunos cabalgan reclamando una identidad europea cristiana, incluso con aspiraciones políticas que se revelan en claro contraste con una perspectiva basada en el Evangelio. Los populistas recogen y amplifican este malestar, pero carecen de una visión, no dicen qué proyecto político persiguen, qué futuro quieren construir. Venden ilusiones y confían en los miedos. Hoy en día la migración en Europa parece perturbar el orden interno de los países. El inmigrante, que en el momento del milagro económico fue bien aceptado porque su presencia y su esfuerzo aseguraban el bienestar, ahora se ha convertido en un extranjero. Y como también es cultural y religiosamente diferente, aparece como una amenaza. Así es como, desorientados y asustados, dejamos que las emociones negativas exploten: el otro ya no es considerado como una oportunidad de encuentro, sino como alguien que amenaza nuestra identidad.

No se puede negar que los distritos del ghetto han enfatizado las dificultades en varias ciudades europeas.
Es cierto, en muchas ciudades europeas hay malos ejemplos: barrios donde la población nativa ya no se siente como en casa. Pero, ¿es esto culpa de los migrantes o se debe a la falta de proyectos de integración reales? ¿No hay una política de liberalismo exacerbado, centrada en la economía y el materialismo, en el origen de estas divisiones? Por eso COMECE dice que ir a votar significa tener el bien común en el corazón.