Muere a los 100 años el obispo más viejo de China

Ha muerto monseñor Juan Bautista Liu Jingshan, el obispo más anciano de China, que estuvo encarcelado 30 años por su fidelidad al Papa, y que se distinguió por su alta consideración del sacerdocio, que le llevaba a ser muy exigente con sus sacerdotes y seminaristas

Colaborador

Ha muerto monseñor Juan Bautista Liu Jingshan, el obispo más anciano de China, que estuvo encarcelado 30 años por su fidelidad al Papa, y que se distinguió por su alta consideración del sacerdocio, que le llevaba a ser muy exigente con sus sacerdotes y seminaristas

muereobispomasviejochinaMonseñor Juan Bautista Liu Jingshan, antiguo obispo Yinchuan, al norte de China, falleció a los cien años el pasado lunes en la catedral de la diócesis donde vivía tras su retiro en 2009. Su salud se había agravado en los últimos meses.

El anciano prelado había restaurado la comunidad cristiana en Ningxia después de llegar allí en 1983. Antes estuvo 30 años en prisión en un campo de trabajo. El padre Joseph Zhang Jianding, que conoció al obispo Liu durante 20 años, lo ha descrito como una persona amable, que sin embargo, imponía exigencias estrictas a sus sacerdotes y seminaristas. «Él nunca toleraba ninguna falta en mi vida sacerdotal y en mi trabajo pastoral. A menudo era criticado por ello».

Monseñor Liu nació en 1913 en Bameng, en la región de Mongolia Interior. Entró en el seminario menor en 1929 y estudió en dos seminarios mayores desde 1935 hasta 1942, mientras las tropas japonesas ocupaban China. Cuando se ordenó en sacerdote en 1942, trabajó en una parroquia y un seminario menor. En 1951, fue encarcelado y condenado a trabajos forzados. En 1970, fue puesto en libertad y enviado a su casa a trabajar como agricultor.

Comenzó a enseñar en una escuela y reanudó el trabajo pastoral para restaurar la Iglesia en el año 1979, después del fin de la Revolución Cultural, cuando el gobierno volvió a permitir las actividades religiosas. Cuatro años más tarde, cuando ya tenía 70 años de edad, fue invitado a Ningxia para dirigir asuntos de la Iglesia. En ese momento sólo había dos sacerdotes católicos en la vasta región donde la mayoría de los habitantes son musulmanes. Tuvo que viajar en bicicleta para administrar los santos sacramentos y realizar visitas domiciliarias a personas que habían perdido su fe. En 1993, el gobierno le sancionó por reabrir la autoridad eclesiástica en la diócesis de Ningxia y ser ordenado obispo a la edad de 80. La diócesis de Ningxia cuenta con unos 15.000 católicos, atendidos por 12 sacerdotes y unas 20 monjas.

Monseñor Liu ordenó a su obispo coadjutor, monseñor Li, en 2007 y se retiró dos años después. El actual obispo de Ningxia, Mons. Li, afirmó a ucanews.com que han recibido condolencias del obispo Joseph Ma Zhongmu, de 95 años de edad, amigo del obispo fallecido y que está señalado por el Gobierno chino por su fidelidad a Roma.

Ucanews/AIN