Los presos podrán realizar trabajos comunitarios en el Obispado de Segovia - Alfa y Omega

Los presos podrán realizar trabajos comunitarios en el Obispado de Segovia

La iniciativa «forma parte de lo más genuino de la vida cristiana, como es ayudar a los necesitados y, en este caso, ayudarles a reintegrarse en la sociedad. Nuestro objetivo es netamente evangélico»

José Calderero de Aldecoa

El miércoles 7 de abril se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) un convenio firmado entre Instituciones Penitenciarias y la diócesis de Segovia para que los internos puedan cumplir las penas de trabajos comunitarios en diferentes dependencias de la iglesia segoviana.

«En realidad el proyecto se lleva preparando desde verano, se firmó el 8 de enero y esta misma semana se va a empezar a aplicar», explica a Alfa y Omega Ángel Galindo, vicario general de la Diócesis de Segovia, que fue precisamente el encargado de firmar el convenio.

El acuerdo surgió «después de que Instituciones Penitenciarias nos ofreciera la posibilidad de presentar una oferta de diversas actividades de tipo social que podíamos ofrecer a los internos que estaban de periodo de readaptación social», añade. «Se estudió la propuesta y decidimos aceptarla».

Además de los internos, en el convenio también se habla de la participación en el programa de personas que no se encuentran en situación de presidio pero que han sido condenados por los jueces a desarrollar trabajos comunitarios. Todos ellos podrán trabajar tanto en la biblioteca del Obispado, en la catedral, «ayudando con las pequeñas reparaciones en parroquias o, por ejemplo, en una nave que tenemos en un polígono cercano donde se guarda el patrimonio diocesano».

Para el vicario general, esta iniciativa entronca con «los más entrañable del cristianismo, las bienaventuranzas y las obras de misericordia». El convenio «forma parte de lo más genuino de la vida cristiana, como es ayudar a los necesitados y, en este caso, ayudarles a reintegrarse en la sociedad. Nuestro objetivo es netamente evangélico», concluye.