La Mesa por la Hospitalidad recuerda que la acogida implica «calidez, humanidad y compasión» - Alfa y Omega

La Mesa por la Hospitalidad recuerda que la acogida implica «calidez, humanidad y compasión»

En el Día Mundial del Refugiado recuerda que «no puede reducirse a un mero acto de buena voluntad»

Begoña Aragoneses
Una pareja de refugiados es atendida por Cruz Roja. Foto: Juan Carlos Soler.

La Mesa por la Hospitalidad de la Iglesia en Madrid se une al Día Mundial del Refugiado, convocado por Naciones Unidas este lunes, 20 de junio, con un comunicado en el que asegura que la acogida de refugiados «es muy importante, pero no puede reducirse a un mero acto de buena voluntad». Es una acogida que «implica calidez, humanidad y “compasión” (padecer-con) samaritana del Evangelio».

El escrito recoge los últimos datos de ACNUR (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), según los cuales por primera vez se han superado los 100 millones de desplazamientos forzados en el mundo. Junto a esto, reflexiona sobre las formas de «maltrato» a las que se someten personas cuyo único «delito» es, afirman, soñar con un futuro mejor: dificultades para solicitar el empadronamiento, restricciones en la atención sanitaria, «enorme tardanza» en la cita para solicitar el asilo…

Ante las trabas administrativas, «abogamos por un ejercicio responsable y generoso de la política ejercida al servicio del bien común y en defensa de los más débiles». Al mismo tiempo, los firmantes del comunicado hacen suyos los postulados del Sami Naïr, pensador francés de origen argelino, cuando asegura que «frente al auge del populismo xenófobo, es el momento de convertir el principio de hospitalidad en valor cardinal de la civilización».

Reconocimiento a los que se ponen del lado del refugiado

Junto a estos contras, la Mesa por la Hospitalidad resalta numerosos pros: entre otros, las entidades sociales y eclesiales que apuestan por medidas legislativas para regularizar la situación de «tantas personas que están contribuyendo, de hecho, al enriquecimiento en todos los sentidos de nuestra sociedad»; y todas aquellas personas que «se ponen de parte de los refugiados con su tiempo, su saber, su cariño, sus posibilidades materiales, su trabajo entrelazando redes y sinergias».

Asimismo, «en la Iglesia de Madrid» se reconoce la labor de aquellos que, también por su edad o situación personal, «lo “único” que hacen es orar por los refugiados, dolerse con sus dolores y sonreír con sus avances».

La Mesa por la Hospitalidad está formada por la Delegación de Pastoral de Movilidad Humana, Cáritas Diocesana de Madrid, Justicia y Paz de Madrid, CONFER Madrid, la Comunidad de Sant’Egidio, el Servicio Capuchino para el Desarrollo (Sercade) y Pueblos Unidos. Algunas de estas entidades, junto a otras de carácter social, participarán en concentraciones en favor de los refugiados este día, que se ha convocado con el lema Refugio, acogida digna. Cuando se quiere, se puede.