La Iglesia prepara ya el mes misionero extraordinario de octubre de 2019

Ha sido convocado por el Papa Francisco, que además ha grabado un video mensaje para apoyar el comienzo de la Asamblea General de las Obras Misionales Pontificias. «Desde los primeros tiempos, el sostenimiento mutuo entre las Iglesias locales, comprometidas en anunciar y testimoniar el Evangelio, ha sido un signo de la Iglesia universal», ha dicho el Pontífice

Redacción

En octubre de 2019 la Iglesia celebrará un Mes Misionero Extraordinario. Ha sido convocado por el Papa Francisco con motivo del centenario de la Carta Apostólica Maximun Illud, que hace un siglo abordaba la propagación de la fe católico en el mundo entero.

Su preparación ha sido uno de los asuntos abordados por los delegados de Misiones de las diócesis españoles que la semana pasada celebraron la Asamblea Nacional de las Obras Misionales Pontificias.

Durante la asamblea, los delegados intercambiaron diferentes propuestas de animación misionera como parte de la preparación para el Mes Misionero Extraordinario. Asimismo, «ha sido una oportunidad para hacer balance y reflexionar sobre la actividad de animación misionera que se realiza en España y para fijar las prioridades de esta animación de cara al DOMUND de este año», explican desde OMP España.

Video mensaje del Papa

Paralelamente, desde este lunes 28 de mayo hasta el próximo sábado 23 de junio los directores nacionales de las Obras Misionales Pontificias se reunirán en Roma en Asamblea General. Entre otras cosas, se estudiarán «las peticiones de ayuda recibidas en todo el mundo» y se aprobará «la distribución de fondos».

Con motivo de la inauguración de la Asamblea, el Papa Francisco ha hecho público un vídeo mensaje en el que asegura que «desde los primeros tiempos, el sostenimiento mutuo entre las Iglesias locales, comprometidas en anunciar y testimoniar el Evangelio, ha sido un signo de la Iglesia universal».

Esta labor recibió un nuevo impulso en el siglo XIX, según el Pontífice, con la fundación de las Obras Misionales, que tenían como «propósito específico orar y actuar de modo concreto para sostener la evangelización en los nuevos territorios».

El proyecto fue reconocido como pontificio por el Papa Pío XI, «quien, de esta forma, quería subrayar cómo la misión de la Iglesia hacia todos los pueblos está muy en el corazón del Sucesor de Pedro. ¡Y así sigue siendo!», explica Francisco.

Antes de concluir, el Pontífice insta a los fieles «a colaborar en nuestra común tarea de anunciar el Evangelio y sostener a las jóvenes Iglesias gracias a la labor de estas Obras Misionales».

En este sentido, «debemos rezar por los misioneros y las misioneras, por la acción evangelizadora de la Iglesia», ya que la oración «es la primera obra misionera que todo cristiano puede y debe hacer, y es también aquella más eficaz».