La desconocida contribución de Felipe González a la catedral de la Almudena - Alfa y Omega

La desconocida contribución de Felipe González a la catedral de la Almudena

Redacción
Foto: Arzobispado de Madrid

Este mes se han cumplido 25 años de la consagración de la catedral de la Almudena. Fue el 15 de junio de 1993, cuando san Juan Pablo II consagró por primera vez un templo de estas características fuera de Roma. Una efeméride que ha desembocado en la celebración de un Año Jubilar Mariano en toda la diócesis y que contará con un documental, elaborado por Telemadrid, titulado La catedral del cielo.

A través de esta producción, de 60 minutos, se podrán conocer espacios desconocidos de la catedral, anécdotas, imágenes e historias inéditas. Es el caso de las gestiones del cardenal Suquía con Tierno Galván y Juan Barranco para conseguir financiación pública para el templo o el reconocimiento público que el cardenal Rouco hace a Felipe González pues fue de los que más colaboró para que concluyesen las obras.

Además, recoge testimonios de personas que han vivido de cerca esta gran historia. José María Álvarez del Manzano, exalcalde de Madrid; Antonio Mª Rouco Varela, arzobispo de Madrid entre 1994 y 2014; Luis María Ansón, miembro de la Real Academia Española, Joaquín Leguina; expresidente de la Comunidad de Madrid, y así hasta casi 30 representantes de la sociedad, desde arquitectos, artistas y miembros de la iglesia hasta madrileños de protección civil que ayudaron a que la visita del Papa fuera una jornada inolvidable, cargada de emoción, sentimiento y alegría desbordada.

El documental, conducido por Inmaculada Galván, se emitirá el próximo 30 de junio y fue presentado este jueves en la propia catedral. Según el director general de Telemadrid, José Pablo López, «en la televisión pública caben todos, los que no tiene fe; aquellos que profesan otras religiones y confesiones; y la mayoría que se confiesa católica».

Por su parte, el cardenal Osoro recalcó que «toda catedral es una expresión de lo que es la Iglesia, una casa de todos».

Alfa y Omega