La ciudad polaca de Breslavia acogerá el Encuentro Europeo de Jóvenes 2019

Cuando rezamos juntos uno experimenta que los que tengo alrededor son hermanos», ha asegurado reivindicando el padrenuestro, dice el cardenal Osoro, al agradecer a Taizé haber elegido este año Madrid

Rodrigo Pinedo
Foto: Archimadrid/José Luis Bonaño

Cuando rezamos juntos uno experimenta que los que tengo alrededor son hermanos», ha asegurado reivindicando el padrenuestro, dice el cardenal Osoro, al agradecer a Taizé haber elegido este año Madrid

El hermano Alois ha anunciado este domingo, 30 de diciembre, que Breslavia (Polonia) sucederá a Madrid en la organización del Encuentro Europeo de Jóvenes. La noticia ha arrancado sonoros aplausos entre los 15.000 jóvenes congregados en la oración de la tarde en Ifema, especialmente ente los polacos.

Poco antes, había informado de ello a la prensa, acompañado por el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro; el obispo auxiliar de Breslavia, Andrzej Siemieniewski, y Radoslaw Michalski, en representación del Ayuntamiento de la ciudad.

Ante medios de toda Europa, el prior de la Comunidad de Taizé ha agradecido la «muy calurosa bienvenida» de Madrid y ha subrayado que «la oración estaba en el corazón» de todas las actividades y celebraciones en parroquias. También ha incidido en que el cardenal Osoro es la «viva imagen de la bondad de Jesus, con su corazón de bienvenida» y ha reiterado su agradecimiento a las autoridades civiles por colaborar en la organización.

Foto: Archimadrid/José Luis Bonaño

Rezar juntos crea fraternidad

Por su parte, el arzobispo de Madrid ha dicho que el Encuentro Europeo de Jóvenes «está siendo una experiencia muy cercana de la presencia del Señor en medio de su Iglesia». «Cuando rezamos juntos uno experimenta que los que tengo alrededor son hermanos», ha asegurado reivindicando el padrenuestro.

El purpurado ha celebrado que haya «jóvenes venidos de toda Europa, de culturas diferentes» con «una forma de entenderse: el lenguaje del corazón». «Estos Encuentros Europeos de Jóvenes son una profecía de lo que tenemos que vivir y de lo que tenemos en nuestras manos. Aquí ha habido una vida que nos dice que es posible vivir unidos, tener un proyecto común», ha aseverado con la mirada puesta en los polacos que ahora recogen el testigo.

Infomadrid/R. Pinedo