Jesucristo o lo imposible - Alfa y Omega

La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emmanuel, que significa «Dios con nosotros».

Es decir, algo absolutamente imposible. ¿Cómo va a concebir una virgen?

Imposible.

Pero hay más:

Ese hijo será destinado a morir por los pecados de los demás.

¿Por los pecados de los demás? Imposible.

Y lo hará voluntariamente.

¿Voluntariamente? Imposible.

Y podría librarse de ello si quisiera.

¿Podría haberse librado y no se libró? Imposible.

Y perdonó a quienes lo mataron.

¿Perdonarlos? Imposible

Pero es que, en realidad, nació para crecer, ayudar, enseñar, curar y después dejarse matar sin oponer resistencia, por aquellos a quienes había ayudado enseñado y curado.

¿Dejarse matar? Imposible.

Y, encima, luego resucitó.

¿Resucitar? Imposible

Para demostrar que si lo más difícil –vencer a la muerte–, resulta posible, ya nada es imposible.

Y que todo lo que rechaza por imposible la ratonil imaginación humana, es sencillo desde la perspectiva divina.

Pobres, pobres humanos, atrevidos ignorantes que creen saberlo todo desde su nebulosa y balbuceante percepción de nada. Dan culto a sus sentidos como si lo fuesen todo y no son nada. Desde su patética ceguera no creen más que lo que ven y no pueden ver nada con su atrófica mirada enceguecida de soberbia. ¡Pobrecillos!

Pero el perdón de los pecados también es imposible para los hombres.

Pero muy sencillo desde la perspectiva divina.

Tan sencillo como la resurrección.

Terminada su misión, Jesús de Nazaret dejó una regla de oro ampliada para practicarla hasta su segunda venida. Haz a los demás lo que quisieras que estos hiciesen contigo. Y no sólo a tus amigos familiares o allegados, sino también a tus enemigos.

¿Amar a los enemigos? Imposible.

¿Imposible?

¡Seamos realistas: hagamos lo imposible!

Bendito Niño de Belén que viene cada año en la noche más larga, para traer la luz y el calor del amor a nuestras almas. Jamás permitas que nos separemos de Ti. Siempre fieles a lo imposible.

Alejandro Peláez Ruiz-Fornells

Escríbenos

Querido lector:

Tú también formas parte de la gran familia de Alfa y Omega y, por eso, queremos ofreceros este espacio –el blog El rincón de los lectores– para que podáis enviarnos vuestras reflexiones, aportaciones o escritos.

Los podéis hacer llegar a través del siguiente correo electrónico: redaccion@alfayomega.es