Ivanka Trump: ¿Una aliada contra el cambio climático?

Monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias, explica por qué no todo está perdido pese al «desastre» del desplante de Donald Trump en la lucha contra el cambio climático

Lucas Schaerer
Monseñor Sánchez Sorondo (izquierda) durante una presentación de Laudato si. Foto: Fundación Alameda

Monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias, explica por qué no todo está perdido pese al «desastre» del desplante de Donald Trump en la lucha contra el cambio climático

«Un desastre». Así califica el argentino Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia Pontificia de Ciencias, la retirada de EE. UU. del compromiso internacional contra el calentamiento global. La comunidad internacional logró en París un difícil acuerdo, en buena medida «gracias a la encíclica Laudato si», pero ahora todo peligra por el viraje que ha ordenado Donald Trump.

Sánchez Sorondo habla así tras participar en el II Congreso Mundial Laudato si y grandes ciudades, celebrado del 13 al 15 de julio en Río de Janeiro, promovido por la Fundación Antonio Gaudí para las Grandes Ciudades (que preside el cardenal Lluís Martínez Sistach, arzobispo emérito de Barcelona) y el Arzobispado de Río.

Trump fue el centro de muchas conversaciones durante el congreso. Sánchez Sorondo explica que los norteamericanos, una superpotencia en contaminación, habían iniciado un «cambio profundo» con Obama, no sin dificultades, hasta el punto de que el entonces presidente «lo tuvo que sacar como decreto y no como ley, porque no tenía totalmente a favor a las cámaras en el Congreso».

Pero Trump –añade– «se burló del acuerdo» de París, lo que a su juicio responde a las presiones del «lobby del petróleo que le hacen un pase de factura porque financiaron su campaña presidencial». Sánchez Sorondo pone, en concreto, la lupa sobre los hermanos Charles y David Koch, multimillonarios controvertidos por su apoyo a todo tipo de grupos reaccionarios. Eso incluye –destaca el canciller de la Academia de las Ciencias– a «grupos católicos que dicen que el Papa no tiene autoridad para hablar de ciencia».

Un peligro serio añadido es ahora, a su juicio, que el abandono norteamericano del acuerdo de París produzca «un efecto dominó entre los países petroleros». «Esperemos que eso no ocurra», apostilla.

Sintonía con la hija del presidente

Pero no todas sus previsiones son pesimistas. El canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias destaca la rebelión de «varios gobernadores, como el de California, Jerry Brown, que es uno de los más potentes, en contra de la decisión del presidente de los Estados Unidos». También alude al liderazgo de Europa contra el cambio climático mientras llega «el próximo presidente» norteamericano, que «no va a tener la misma posición» que Trump.

Pero incluso en la Casa Blanca –añade– no todos dan la razón al presidente, y cita en concreto a la consejera presidencial Ivanka Trump, la hija el mandatario, con quien Marcelo Sánchez Sorondo ha hallado varios puntos de encuentro en temas como la lucha contra la trata, la defensa de la mujer o el rechazo a la prostitución. También ha habido sintonía en la cuestión del clima. «Vamos a hacer algo juntos si el padre no se enoja», asegura.

Lucas Schaerer
Buenos Aires