Actualmente, la gran mayoría de la gente habla de sentimientos morales y no de conocimiento. Estamos arraigando la ética en los sentimientos. Sin embargo, el sentido de culpa es una alarma que nos protege, algo sanísimo. Para entenderlo, basta recordar que, cuando a alguien se le quita el sentido de culpa, se convierte en un sádico.