Francisco, preocupado por la protección de los océanos - Alfa y Omega

Francisco, preocupado por la protección de los océanos

Al comienzo del Tiempo de la Creación, el Papa pide que los políticos, científicos y economistas «trabajen juntos por la protección de los océanos»

Redacción
Foto: ABC

Al comienzo del Tiempo de la Creación, el Papa pide que los políticos, científicos y economistas «trabajen juntos por la protección de los océanos»

El Papa ha inaugurado el Tiempo de la Creación, un tiempo que los cristianos de distintas confesiones dedican anualmente para reflexionar y actuar por el cuidado del medio ambiente –este año se desarrollará entre el 1 de septiembre y el 4 de octubre–, con una batería de mensajes que en esta ocasión alertan de los peligros que acechan a los océanos, a la vida marina y al medio ambiente en general.

En primer lugar, Francisco ha querido dedicar la edición de septiembre de El vídeo del Papa a la protección de los océanos, que «contienen la mayor parte del agua del planeta y también la mayor variedad de seres vivientes, muchos de ellos amenazados por diversas causas».

La creación, explica el Pontífice en el filme, «es un proyecto del amor de Dios hacia toda la humanidad». Por ello, el Pontífice ha instado a los fieles a rezar «para que los políticos, los científicos, los economistas trabajen juntos por la protección de los mares y de los océanos».

Mensaje por la Jornada Mundial por el Cuidado de la Creación

El Vídeo del Papa coincide en el tiempo con la publicación del mensaje para la Jornada de Oración por el Cuidado de la Creación, en el que el Santo Padre tilda la creación como «un precioso regalo para custodiar», pero que sin embargo, «trágicamente, la respuesta humana a ese regalo ha sido marcada por el pecado, por la barrera en su propia autonomía, por la codicia de poseer y explotar».

De esta forma, «el mismo ambiente ha sido puesto en peligro», alerta el Papa al mismo tiempo que asegura que «la degradación ha aumentado en la últimas décadas». En este sentido, señala «la contaminación constante, el uso incesante de combustibles fósiles, la intensiva explotación agrícola» o «la práctica de arrasar los bosques están elevando las temperaturas globales a niveles alarmantes».

Francisco también alerta del «derretimiento de los glaciares, la escasez de agua, el descuido de las cuencas y la considerable presencia de plásticos y microplásticos en los océanos», que «son hechos igualmente preocupantes, que confirman la urgencia de intervenciones que no pueden posponerse más».

Con todo, «hemos creado una emergencia climática que amenaza seriamente la naturaleza y la vida, incluida la nuestra».

13 millones de toneladas de plástico

Actualmente, 13 millones de toneladas de plástico se filtran en el océano cada año, lo que provoca, entre otros daños, la muerte de 100 mil especies marinas. La gravedad no reside únicamente en el hecho de que la mayoría de los plásticos quedan intactos durante décadas o siglos después de su uso. Además, aquellos que se deterioran acaban convirtiéndose en microplásticos, que tanto peces como otros animales marinos terminan consumiendo. Esto pone en marcha una cadena alimentaria contaminada mundial.

Citas imprescindibles

Frente a esta situación, Bergoglio ha recordado en su mensaje la importancia de la próxima Cumbre de las Naciones Unidas para la Acción Climática –donde los países pueden demostrar su voluntad para acelerar las medidas para conseguir cero emisiones de gases de efecto invernadero y contener el aumento de la temperatura–, la Asamblea especial del Sínodo de los Obispos –dedicada a la Amazonia–, y la influencia de cada fiel cristiano, que «puede contribuir a tejer, como un hilo sutil, pero único e indispensable, la red de la vida que abraza a todos». Además, invita a que nos sintamos «involucrados y responsables» en el cuidado de la creación, haciéndolo «con la oración y el compromiso».

Alfa y Omega