Francisco: «A los ojos de Dios toda vida es valiosa, sagrada e inviolable» - Alfa y Omega

Francisco: «A los ojos de Dios toda vida es valiosa, sagrada e inviolable»

Francisco ha reflexionado durante la audiencia general de este miércoles sobre el quinto mandamiento –No matarás­– y ha asegurado que «a los ojos de Dios toda vida es valiosa, sagrada e inviolable porque somos su imagen y objeto de amor infinito». Nadie «puede despreciar la vida de los demás o la suya propia»

José Calderero de Aldecoa
Foto: AFP/Tiziana FABI

«A los ojos de Dios toda vida es valiosa, sagrada e inviolable porque somos su imagen y objeto de amor infinito». Por eso, «nadie puede despreciar la vida de los demás o la suya propia». Así de claro se ha mostrado el Papa durante la audiencia general de este miércoles en la que ha reflexionado sobre el quinto mandamiento –No matarás­–.

El mensaje de Francisco, dirigido a una audiencia global, tiene especial relevancia leído desde España, donde el PSOE está impulsando una ley –que se encuentra en un avanzado trámite parlamentario- para que la eutanasia entre dentro de las coberturas de la Seguridad Social.

Más allá de esta primera acepción, el Pontífice ha asegurado que «la indiferencia también mata» y que «la ira, el insulto y el desprecio contra los demás son también una forma de homicidio». De hecho, «para ofender la inocencia de un niño es suficiente una frase inapropiada. Para lastimar a una mujer es suficiente un gesto de frialdad. Para romper el corazón de un joven es suficiente negarle la confianza. Para aniquilar a un hombre, basta simplemente ignorarlo».

En este sentido, Francisco ha subrayado que «no amar es el primer paso para matar; y no matar, el primero para amar».

Perdón y misericordia

Frente a estas formas de homicidio, el Papa ha propuesto el perdón. «El amor que no nos puede faltar es el que perdona, que acoge a quien nos ha hecho daño. Ninguno de nosotros puede sobrevivir sin misericordia, todos necesitamos el perdón, todos. Entonces, si matar significa destruir, suprimir, eliminar a alguien; entonces No matarás querrá decir cuidar, valorar, incluir y también perdonar», ha asegurado Francisco.

Antes de concluir, el Pontífice ha pedido que nadie se engañe pensando: «Estoy bien porque no hago nada malo», y ha reformulado esta idea con una frase de san Alberto Hurtado: «No hacer el mal es bueno, pero no hacer el bien es malo». Por último, en los saludos a los peregrinos procedentes de España y Latinoamérica, el Papa ha explicado que «el mandamiento No matarás es, ante todo, una llamada al amor y a la misericordia, una invitación a vivir como Él, que por nosotros murió y resucitó».