Francisco a los jóvenes de Taizé: «Las raíces no son un ancla sino un punto de partida»

Alfa y Omega
El Papa Francisco con el hermano Alois, prior de Taizé

15.000 jóvenes de toda Europa se dan cita desde el sábado en Breslavia (Polonia) para reflexionar y orar juntos sobre el tema Siempre en camino, nunca desarraigados

El Papa Francisco desea a los jóvenes europeos que el Encuentro Europeo que desde el sábado se celebra en la ciudad polaca de Breslavia les permita descubrir «juntos cómo estar enraizados en la fe os llama y os prepara para ir hacia los demás, para responder a los nuevos desafíos de nuestras sociedades, en particular los peligros que pesan sobre nuestro hogar común».

Es la invitación que el Santo Padre dirige a los 15.000 jóvenes de distintas denominaciones cristianas que se esperan en esta localidad con motivo de la 42ª edición de esta gran cita promovida por la comunidad ecuménica de Taizé hasta el 1 de enero.

El lema de este año, que comparte con las reflexiones del prior de Taizé, el hermano Alois, para 2020, es Siempre en camino, nunca desarraigados. Después de los polacos, los ucranianos son el grupo más numeroso, aunque también están inscritas pequeñas delegaciones del Líbano y Japón.

Las parroquias de la ciudad han trabajado duro para dar la bienvenida a los jóvenes, muchos de los cuales se alojarán con familias o personas mayores. El programa, muy similar al del encuentro del año pasado, que tuvo lugar en Madrid, incluye tres oraciones diarias, momentos para compartir y conocer las comunidades de acogida, y talleres sobre diversos temas repartidos por toda la ciudad.

En la línea de Christus vivit

Los buenos deseos del Papa los ha transmitido en un mensaje el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin. El texto recuerda lo que Francisco escribió a los jóvenes en la exhortación apostólica postsinodal Christus vivit: «Las raíces no son anclas que nos unen a otras épocas y nos impiden encarnarnos en el mundo de hoy para dar a luz algo nuevo. Por el contrario, son un punto de partida que nos permite crecer y responder a nuevos desafíos».

«Al buscar con muchos otros –continúa el mensaje– encontrarás que hay mucha alegría en partir, a veces, como Abraham, sin conocer el destino de antemano. Estate siempre listo para nuevos comienzos, para presenciar el Evangelio y estar completamente presente para quienes te rodean, especialmente para los más pobres y desfavorecidos. No esperes hasta mañana para colaborar en la transformación del mundo con tu energía, tu audacia y tu creatividad… Sois el ahora de Dios, que os quiere fecundos».

El cardenal Parolin asegura que el Papa acompaña a los jóvenes reunidos en Breslavia con su oración y los alienta a profundizar, en contacto con los cristianos de Polonia, el tema elegido. Y agrega: «Polonia es un país que tiene sus raíces en la fe. Son estas raíces las que permitieron a estas personas soportar las grandes pruebas cuando se rompió la esperanza. Lo descubrirás: hay mucho que aprender de aquellos que se mantuvieron fieles a Cristo cuando la tentación era ceder. Estos cristianos se atrevieron a creer en otro futuro».

El Patriarca Eeuménico de Constantinopla, Bartolomé; el Patriarca de Moscú y de toda Rusia, Cirilo, el Primado de la Iglesia de Inglaterra, John Sentamu; el secretario general del Consejo Mundial de Iglesias, Olav Fykse, también han enviado mensajes al encuentro; así como el secretario general de la ONU, António Guterres y, por primera vez, la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Alfa y Omega