Exsoldados israelíes: «Es vergonzoso el asesinato de manifestantes desarmados»

Cristina Sánchez Aguilar
Manifestante palestinos llevan a un herido durante los enfrentamientos en la Franja de Gaza, el 15 de mayo. Foto: EFE/Mohammed Saber

El lunes 14 de mayo «se cruzaron nuevas líneas rojas en Israel. El asesinato sin escrúpulos de manifestantes desarmados a lo largo de la barrera de separación con Gaza será vergonzosamente inmortalizado en los libros de historia sobre Israel y su régimen de ocupación», aseguran los exsoldados israelíes de la organización Breaking the Silence, enviados a la Franja de Gaza y a otros territorios palestinos.

«El fuego letal debe ser el último recurso después de que todos los demás medios se hayan agotado. Las manifestaciones no deben dispersarse con munición real», aseguran en uno de los comunicados que leerán este viernes en un acto público junto a diversos artistas, figuras públicas y activistas en la plaza Habima de Tel Aviv. «Los más de 60 muertos se unen a las decenas de habitantes desarmados de Gaza que ya han muerto por disparos de las Fuerzas de Defensa Israelí (IDF) desde que comenzaron las manifestaciones en la Franja a finales de marzo», testimonian. Disparos realizados, según han denunciado varios médicos desplazados a la Franja al diario inglés The Guardian, con una munición «que deja unas heridas que no había visto nunca antes. El hueso queda triturado y destruye el tejido blando».

Los exsoldados dejan claro que «los intentos de las IDF de incriminar a los manifestantes considerándolos activistas de Hamás no cambia la intolerable facilidad con la que se disparó contra docenas de personas desarmadas que no figuraban ni en las listas de personas buscadas ni eran objetivos de inteligencia». El número de muertes «es inconcebible, y da fe de una política distorsionada demostrando, una vez más, que en lo que respecta al Estado de Israel, la sangre palestina, y especialmente la sangre de la Franja de Gaza, no tiene valor».

Cuando Israel pelea en Gaza «no está combatiendo a un estado enemigo, sino a sujetos que viven bajo su Gobierno militar», recalcan los exsoldados. «Nuestro control de la Franja de Gaza debe ser llevado a su fin», piden, y «los graves incidentes que han tenido lugar durante las últimas semanas deben verse a la luz de la ocupación, que ha estado erosionando nuestras almas, entorpeciendo nuestros sentidos y despojándonos de nuestros valores morales y humanos más básicos». Concluyen destacando que el derecho a la seguridad «no justifica el derramamiento de sangre, y nos negamos a guardar silencio cuando la única solución del Gobierno es enviarnos a Gaza una y otra vez, en busca de más violencia y ocupación».

C. S. A.