Éxito de la Campaña de AIN de ayuda a la República Centroafricana - Alfa y Omega

Éxito de la Campaña de AIN de ayuda a la República Centroafricana

Se han superado todas las expectativas de la campaña de ayuda urgente a la República Centroafricana, puesta en marcha por Ayuda a la Iglesia Necesitada. El obispo español de Bangassou, monseñor Juan José Aguirre, pasa unos días en Córdoba, reponiéndose «del shock postraumático después del inmenso puñetazo en la nariz que ha supuesto la llegada» al poder de los islamistas. «Ahora mismo nos están robando, violando a nuestras hijas, quemando nuestras casas», ha dicho al Diario de Córdoba. «Estamos viviendo en un largo Viernes Santo»

Redacción

Se han superado todas las expectativas de la campaña de ayuda urgente a la República Centroafricana, puesta en marcha por Ayuda a la Iglesia Necesitada. El obispo español de Bangassou, monseñor Juan José Aguirre, pasa unos días en Córdoba, reponiéndose «del shock postraumático después del inmenso puñetazo en la nariz que ha supuesto la llegada» al poder de los islamistas. «Ahora mismo nos están robando, violando a nuestras hijas, quemando nuestras casas», ha dicho al Diario de Córdoba. «Estamos viviendo en un largo Viernes Santo»

Monseñor Juan José Aguirre, obispo de la diócesis de Bangassou, al sur de la República Centroafricana, ha escrito una carta de agradecimiento por la ayuda de quienes respondieron a la campaña de la Fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada. La recaudación ha superado los160.000 euros previstos, por lo que se podrán ampliar los proyectos. El dinero enviado servirá para reparar los daños en iglesias y misiones, para la restitución de los vehículos robados utilizados en la pastoral y para comprar alimentos, medicinas y objetos de primera necesidad.

El obispos agradece también la labor de sensibilización. La República Centoafricana ha sido invadida por un grupo de rebeldes islamistas que se han hecho con el poder, arrasando a su paso con misiones, iglesias y casas, y es necesario que «el mundo conozca la situación tan desesperada que estamos viviendo».

Monseñor Aguirre pasa unos días de descanso en Córdoba, su ciudad natal, donde permanecerá durante un mes.  «Me viene muy bien estar aquí para salir del shock postraumático después del inmenso puñetazo en la nariz que ha supuesto la llegada del Seleka. La mente se queda maltratada y templar el corazón y los sentimientos es necesario», ha dicho, en una reciente entrevista al Diario de Córdoba. «Ahora mismo nos están robando, violando a nuestras hijas, quemando nuestras casas. Ahora mismo estamos viviendo en un largo Viernes Santo. La esperanza está muy apagada, pero cuando la esperanza viene a menos queda la esperanza de volver a la esperanza. La gente nos da mucho ánimo», incluidos muchos musulmanes; «nos dicen no os vayáis, al final Dios ganará».

El obispo de Bangassou agradece las ayudas que ha recibido de sus paisanos, donde se han organizado diversas iniciativas para recaudar fondos, bien a través de la catedral, o de institución como el Colegio Médico o el de Abogados. Pero el prelado pide más… «Yo lo que pido siempre es contar las lágrimas de mi pueblo. Y pido oración a todos los cordobeses para que los nuevos dirigentes de Centroáfrica tengan discernimiento para que no sangren ni pisoteen a su pueblo. A los cordobeses, religiosos y a las monjas de clausura, oración. Sentimos la oración».

Mañana martes, 2 de julio, se celebrará una misa de acción de gracias, en la que monseñor Juan José Aguirre explicará lo ocurrido en su diócesis. Será en la parroquia de San Nicolás, a las 20.30.

Alfa y Omega