Es necesario esperar al penitente

Colaborador

La iniciativa Veinticuatro horas para el Señor también va a servir como conclusión del Congreso sobre el fuero interno que ha organizado la Penitenciaria Apostólica, en el que han participado quinientos sacerdotes y seminaristas que están ya cerca de la ordenación. El Penitenciario Mayor, el cardenal Mauro Piacenza, ha afirmado en la inauguración del curso que «el sacramento de la Reconciliación está en crisis en aquellos lugares donde los confesores están en crisis. La Iglesia nos enseña que, por el contrario, es necesario esperar al penitente en el confesionario, con esa paciencia que es propia de Dios, bien representada por el Padre, que ve llegar al hijo menor desde lejos. Es una espera paciente, a menudo dolorosa, a veces desilusionada, pero siempre es posible habitar el confesionario rezando, meditando, haciendo lecturas espirituales, ofreciendo el sacrificio. Si un solo penitente se reconcilia con Dios gracias a la fiel espera de su llegada, tal vez preparada con intensa oración, el tiempo empleado no habrá sido en vano. E incluso, si no llegara ninguno, la mayoría de la Iglesia -es decir, los ángeles y los santos-, habrá visto nuestro sacrificio y nuestra disponibilidad».

El cardenal Piacenza también ha alertado sobre «la responsabilidad personal de cada sacerdote frente a todos los pecados que no hayan sido perdonados debido a la negligencia a la hora de ofrecer este Sacramento».